Opinión Columna


Presupuesto para NL


Publicación:10-09-2021
version androidversion iphone

++--

Con un dejo de despreocupación y sin entrar al juego del amarre de las navajas, Samuel García minimizó el proyecto del presupuesto federal 2022.

Con un dejo de despreocupación y sin entrar al juego del amarre de las navajas, Samuel García minimizó el proyecto del presupuesto federal 2022, en que Nuevo León no se verá muy bien beneficiado.

Al menos para el joven gobernador electo de Nuevo León, su visión es muy diferente al afirmar que la entidad, recibirá mucho más recursos que el año pasado pese a las asignaciones.

Y, aunque se presume que la Federación sólo destinaría apoyos para tres obras en la tierra de la machaca y el cabrito, valdría la pena preguntar qué sucedería con el resto de los proyectos.

Sin embargo y pese a ello, todo parece indicar que al próximo gobernador de Nuevo León se le resbala, como dice la raza, toda vez que se señala que es chamba de los diputados federales.

Y, que en su caso muy particular, el muchacho no contempla pleitos de ninguna especie y mucho menos pelearse con el presidente de México, por lo que vale agarrar asiento, lugar y tabla.

Pero el que por lo visto si le echó como unas tres carretillas con leña a la lumbre fue el gobernador actual, Jaime Rodríguez Calderón.

Palabras más, palabras menos, El Bronco de forma hasta irónica dijo muy a su modo y de su ronco pecho: Se le rajó AMLO a Samuel.

Por lo que habrá que ver cómo se las gasta el gobernador electo, Samuel García, toda vez que un viejo adagio reza: La verdad no peca...

Y, que en el caso del gobernador actual, deberá averiguar del porque la reducción de recursos para la construcción de la Presa Libertad.

Ahora sí los que tendrán que aplicarse como dice la raza, pero más que en serio son los legisladores federales de Nuevo León.

Sobre todo, cuando en materia presupuestal el gobierno federal a principio de cuentas contempla apoyos para ciertas obras.

Y, que al menos hasta ahora, se trata del proyecto de presupuesto que como tal no ha sido aprobado y que al menos se puede ajustar.

Que por ahora existe margen de maniobra y que hasta en cierta forma, la pelota está en la cancha de los legisladores federales.

De modo que, habrá que ver cómo se las gastan los diputados y que cuentas le rendirán a Nuevo León tras su cabildeo.




« El Porvenir »