Opinión Columna


Parece mentira


Publicación:19-07-2020

++--

Ayer una gran parte de la población en Nuevo León aprovechó el día para realizar sus vueltas, quizá hasta de manera normal

Parece mentira, pero ayer una gran parte de la población en Nuevo León aprovechó el día para realizar sus vueltas, quizá hasta de manera normal.
Y, si no lo quiere creer cómo se podría explicar el alto número de personas caminando por las principales calles del primer cuadro de Monterrey.
Pero de igual forma, se apreciaron importantes concentraciones de personas sin hacer eco al distanciamiento social, con fiestas o reuniones particulares.
Y, si a eso se agrega hasta arterias congestionadas en medio de la Pandemia, se puede afirmar que algo se está haciendo mal frente al Coronavirus.
Sobre todo, cuando las estadísticas fatales, sin olvidar los contagios ya mantienen una carga diaria en la que no parece preocupar a la población.
De las autoridades ni se diga, pues parecen discos rayados con sus advertencias y amenazas de multas de hasta de medio millón de pesos para nada.
Por lo que habrá que ver hasta dónde estira la liga y las autoridades asumen medidas más fuertes y determinantes, como ocurre ya en estados vecinos.
Pues de lo contrario, no habrá camas, ni refrigeradores, ni respiradores, ni médicos que se den abasto para atender a cuanto paciente de contagie.

 

Y, ya que andamos por el rumbo de los ''rebeldes'', con eso de que el ''mar'' de gentes es tan evidente en la calle, vale preguntar cuál es la participación de las autoridades municipales.

Sobre todo, ante las estadísticas fatales y de contagio reportadas por las autoridades de Salud encabezadas por Manuel de la O Cavazos y sus contantes llamados para cerrar filas.
Pues ante las determinaciones de la restricción de horarios a toda clase de comercios y negocios, sorprende la apertura de muchos establecimientos no autorizados operando.
Por lo que ya hay quienes hacen toda clase de conjeturas, cuando el gobierno estatal lanza estrictas disposiciones y quienes deberían vigilar se cumplieran, dejan pasar la rola. Ah, raza.

 

Una cosa si hay que destacar ante la afluencia de paseantes de éste fin de semana con rumbo a la Carretera Nacional.

Hubo libre tránsito, pues nada más se colocaron filtros para la foto hace algunos días, para luego abrir paso normal.
Pero ante el cierre total de los comercios de las moliendas en Los Cavazos, en el municipio de Santiago, los regios buscaron otras alternativas.
Por lo que la renta y el uso de quintas, ranchos y cabañas por aquellas localidades han incrementado su ocupación.
Lo cuál representa una alternativa, para quienes han podido sacarle ''jugo'' a sus propiedades ante el confinamiento por el Covid-19.

 

Con eso de que el municipio de Rayones Nuevo León, es la única localidad de Nuevo León libre de Coronavirus, siguen las restricciones de paso.

Tan es así, que quienes han tenido la idea de pasear por allá sin ser residentes, son regresados como llegaron, sin dejarlos pasar.
Por lo que hay quienes se dan la vuelta por la hermosa Sierra se tienen que conformar con apreciar sus parajes y retornar para evitar contagios.
Pero como esto va continuar así, habrá que hacer de tripas corazón y bofe, porque las restricciones se mantendrán como hasta ahora.

 

No es la primera vez que ante el avistamiento de los osos, las peligrosas fieras hacen contacto directo con el ser humano.
Se sabe de ataques brutales en donde los aparentes animalitos han tenido terribles episodios con las personas en Nuevo León.
No hace mucho, un par de paseantes que le tomó fotos a un oso allá por la zona citrícola fueron atacados por el animal y se accidentaron.
Sin embargo, se ha vuelto cada vez más frecuente el contacto humano con los osos en diversos sitios de la entidad, incluso sin medir el peligro.
Por lo que ayer, circuló un nuevo video de otro encuentro de paseantes en la Sierra de Chipinque, donde por fortuna no pasó a mayores.
Pero al juzgar por lo que se ve, se puede advertir del riesgo que enfrentaron un grupo de personas que se volvieron viral en redes sociales.
Y, que en el mejor de los casos, urgen arreciar acciones preventivas antes de que la sangre llegue al río y la historia pueda ser otra.

 

Luego de los calorones registrados ayer, se dejó sentir un fuerte aguacero que tomó a muchos por sorpresa.

Pero independientemente de las inundaciones y encharcamientos registrados, habrá que ver que pasa con las vialidades.
Sobre todo, si las nuevas obras viales que se realizan durante la Cuarentena pasan la prueba de fuego.
Por lo que vale pelar el ojo y ver, si luego de las lluvias, los trabajos no registran los famosos baches.


« El Porvenir »