Opinión Columna


Y sigue la mata dando


Publicación:12-09-2020

++--

Las autoridades de Salud en Nuevo León le sacaron tarjeta roja a más de una veintena de establecimientos que cometieron pifias, al liberar marcadas reaperturas

Y, sigue la mata dando. Hasta parece mentira que con un alto número de contagios de coronavirus y víctimas mortales, ante la reapertura nunca falte un prietito en el arroz.
Tan es así, que las autoridades de Salud en Nuevo León le sacaron tarjeta roja a más de una veintena de establecimientos que cometieron pifias, al liberar marcadas reaperturas.
Sin embargo también hay que reconocer, que existe un importante número de negocios que para eso de la sanitización y la higiene se pintan solitos, siguiendo todo al pie de la letra.
Por lo que es una cuestión que de igual forma, hay que reconocer porque luego de una larga cuarentena, como dice la raza, a quien le dan pan que llore y aproveche al máximo.
Sobre todo, ante el temor de nuevos cierres, hay quienes andan muy bien portaditos, pues la economía ya trae a más de dos trapeando el suelo, en una difícil encrucijada.
Por lo que si no se quiere sufrir sanciones, habrá que aceptar las indicaciones de Manuel de la O Cavazos y del gobernador Jaime Rodríguez, para que no se de ni un paso atrás.


Apenas se dio luz verde con eso de los fines de semana y las avenidas más representativas de la localidad se vieron muy saturadas, con el tráfico de antes y hasta con percances viales.
De ahí que se observaron complicaciones y cuellos de botella en la avenida Universidad, en Pino Suárez, Cuauhtémoc, la Reynosa, la Carretera Nacional y por detrás de la Presa.
Eso fue ayer mismo, pero hubo mucho más arterias que a ratos sufrieron congestionamientos de ida y venida, por lo que no descarte éste día se repita la historia por ser domingo.
Y, que con eso del ''permiso'' de las autoridades para reabrir ciertos negocios, no faltaron las familias enteras que aprovecharon el viaje a parajes en ríos y arroyos locales.


Pero así como decimos una cosa decimos otra, pues a pesar de la reapertura hay muchos de los negocios que siguen con raquíticas entradas.
Por lo que quienes tenían la esperanza de registran importantes ventas se quedaron con los ojos cuadrados, por distintas cuestiones.
De ahí que en algunos casos, los responsables de los casinos, de los restaurantes, gimnasios y algunos otros comercios no dijeron ni pío.
Especialmente, porque dicen que muy a pesar de que se les autorizó reaperturar con accesos restringidos ni el 30 por ciento se cumple.
Que mucho de ello puede deberse, según el análisis de los responsables de los negocios al desempleo o que la gente no tiene dinero.
Y, por si esto fuera poco, hay quienes subrayan que del mismo modo, puede deberse a que las personas prefieren resguardarse por miedo.


Por lo que toca a la movilidad, también hay que decirlo, tuvo sus picos altos en algunos puntos de la capital de Nuevo León.
Del mismo modo, el transporte colectivo se vio saturado a momentos, por lo que hay quien teme se disparen los contagios.
Sobre todo, cuando el número de personas sigue rebasando la demanda camionera en sus diferentes rutas, lo cuál podría ser inminente.
Y, si a eso se le agrega que no faltan los despistados que insisten en omitir el cubreboca, pues ya sabrá el miedo de quienes son responsables.
En el mejor de los casos, urgen acciones de las autoridades para fortalecer la campaña del uso de la mascarilla o sanciones a los ''rebeldes''.


Que bueno que las autoridades estatales, según dicen, podrán pronosticar hasta con una semana de adelantado la calidad del aire.
Todo, porque cuentan con modernas herramientas que le permitirán medir la contaminación que se registre en la entidad, para hacer su diagnóstico.
Pero lo mejor y más sano, sería que eso le sirva para ajustar medidas contra quienes siguen contaminando y que ahora queda claro con la Cuarentena.
Así que, valdrá la pena si la medida es absolutamente de relumbrón o sirve, para regular y mejorar el aire que respiramos ¿Usted qué cree?



« El Porvenir »