Opinión Columna


Más restricciones


Publicación:17-07-2020

++--

Dicen que el golpe avisa, pero quieran o no, ante los destellos del semáforo que regula la situación que se vive en Nuevo León en materia de Salud .

Dicen que el golpe avisa, pero quieran o no, ante los destellos del semáforo que regula la situación que se vive en Nuevo León en materia de Salud, hay quienes encienden los focos rojos.

Y, como consecuencia de ello, penden sobre los negocios y empresas de la entidad, restricciones puntuales que ya analizan las autoridades según Manuel de la O Cavazos, titular de Salud.

Por lo que ante el alto grado de mortandad registrado a causa de la Pandemia del Coronavirus, habrá que arreciar las acciones de sanidad si no se quiere dar marcha atrás a la apertura.

Sobre todo, por las tristes consecuencias que conlleva la aplicación de restricciones que dejaron a muchos sin trabajo, a medios sueldos o en calidad de mientras en sus trabajos.

Y, aunque las autoridades de Salud muestra cierta resistencia al cierre, la verdad de las cosas es, que las circunstancias buscan la forma de prevenir contagios antes de cerrar.

Pero si a ello le agregamos con adelanto que el funcionario admite que vamos perdiendo la batalla contra el Coronavirus, puede jurar que el panorama no es nada bueno para nadie.

Pues quien sabe cómo estén las cosas en las escuelas tecnológicas que traen a los maestros y directivos de cabeza.

Lo peor del caso es, que cuando se supone la educación es prioridad, algún engranaje no está bien aceitado.

Pues de ser cierto, que se trata de una plantilla de 600 trabajadores los afectados, el tema no es cualquier cosa.

Especialmente, cuando los recursos para el profesorado no está circulando o alguien no los libera como debe ser.

Por supuesto que, si existen los planteles, las asignaciones y si no les llega el pago, alguien no está haciendo su trabajo.

Por lo que vale meterle lupa al asunto, no nada más para evitar las aglomeraciones en pandemia, si no los tratos injustos.

Con eso de que ya se contagió uno u otro diputado, la verdad de las cosas, esto podría ser nada más el comienzo.

Sobre todo, si se toma en cuenta que la pandemia como se sabe no tiene compadres de pila por los contagios.

Por lo que encima de ello, se podría advertir que el coronavirus tampoco conoce de otras cuestiones como el fuero.

Y, que en el peor de los casos podría seguir contaminando a muchos más diputados de los infectados hasta ahora.

Peor, que ante el más mínimo suspiro de los legisladores, así se reúnan fuera del edificio, les cae la tropa.

Y, que al menos en éste último sentido no falta quien o quienes les caigan en paquete olvidando la Sana Distancia.

Luego de las marchas realizadas hace algunos días en las que dejaron de manifiesto su descontento, los propietarios de gimnasios, siguen sumidos en grandes problemas.

Especialmente, porque sus ingresos dependían desde luego al cien por cientos de la apertura de sus negocios y que ante el coronavirus, fueron forzados a cerrar sus puertas.

Lo anterior, porque se considera que son un importante foco de infección o mejor dicho, lugares precisos para el contagio del virus de moda y que frenó muchas actividades.

Por lo que ya hay quienes urgen nuevas peticiones ante las autoridades gubernamentales de Nuevo León, para que ''no los dejen morir'' ante la falta de ingresos para sobrevivir.

Así que no le extrañe si de la noche a la mañana, se registran más movimientos de hombres y mujeres corpulentos que unan fuerzas para pedirle la mano a las autoridades.

El alcalde de Santiago, Javier Caballero por lo visto ayer andaba más ancho que un pavorreal haciendo talacha.

Y, cómo no si el munícipe recibió en medio de la pandemia, la visita del gobernador Jaime Rodríguez.

Desde luego, con buenas nuevas, ante la celebración de trabajos relacionados con un malecón en La Presa de la Boca.

Así que ya podrá imaginarse cómo se puso el dato, donde se respetaron las medidas de sanidad y la sana distancia.

 





« El Porvenir »