Opinión Columna


Frenar la pandemia


Publicación:21-06-2020

++--

Preocupan sobremanera el incremento de personas que acuden bajo la sospecha de tener Covid-19 y que abarrotan los centros de valoración para detectar el virus.

Preocupan sobremanera el incremento de personas que acuden bajo la sospecha de tener Covid-19 y que abarrotan los centros de valoración para detectar el virus.

Es cierto que el número de quienes experimentan el temor que les inspiran los síntomas de padecer el contagio, ante una psicosis que tiende a generalizarse.

Pero más preocupan que al final de cuentas, con todo y rezago, en muchos de los casos se comprueba que el número de contagios confirmados siguen a la alza.

Por lo que hasta en cierta manera, es un acierto la implementación de estas acciones de las autoridades estatales, como una forma de buscar frenar la Pandemia.

Y, con eso de que no hay peor lucha que no se hace, se ha podido poner en cuarentena a quienes de otra manera andarían contaminados contagiando a más personas.

Eso, no nada más los asintomáticos, sino de aquellos que con algunas síntomas o incrédulos podrían seguir en franco riesgo de confundir sus malestares.

Lo que si se puede asegurar con eso del incremento de los casos de contagios de Cvid-19 en Nuevo León es, que los números continuarán a la alza.

Cuánto tiempo podrán durar, la verdad ni las mismas autoridades saben, pero si se atreven a señalar que los probelas son reales y no terminan.

A contrario seguirán despegando, si no lo cree, basta con apreciar las largas filas en los módulos Covid-19, ya sea en coche o hasta a pie.

Y, que como prueba de ello es, que como consecuencia de ello, se tiene una gran cantidad de resultados entrampados sin salir a la fecha.

Pero como el asunto no se resolverá de la noche a la mañana y menos si las pruebas no faltan, lo más seguro es, que continuará el cuello de botella guste o no.

...

Luego del cierre temporal decretado por las autoridades de Salud en Nuevo León, a las puertas del Congreso local, hoy se podría ser la hora de la verdad en torno al tema de las Broncofirmas.

Y, que de esta manera se compruebe si en realidad hay o no la voluntad de los señores diputados por hacer su trabajo y dar cumplimiento a un ordenamiento sobre el caso y que en el peor de los casos no camina.

Sobre todo, porque a decir verdad y no se requiere ser muy inteligentes, hay fracciones que quiere o hacen como que quieren sancionar y castigar, pero otras que parecen navegar con otros intereses.

Pero como del sospechosismo no pasa,habrá que ver quién puede más, las justificaciones de quienes ahora casi casi abogan por la tregua del Bronco y Manuel González o quienes buscan volarse la barda.

Y, aunque de nueva cuenta ya hay una exigencia de una autoridad que le vuelve a poner el dedo a la llaga, habrá que ver cuál es la excusa que saquen los diputados, perdón, perdón, si no les cae otro pelo en la sopa.

Ah, y ya que andamos por el rumbo de Salud y del Congreso del Estado, con eso de la clausura forzada y suspensión de labores, una vez más se confirman las diferencias de palacio a palacio.

Y, si el poder legislativo no vaciló en elevar a los cuatro vientos su descontento por la clausura de dos días, argumentando que las leyes están de su lado, Salud hace lo propio.

Por lo que Manuel de la O Cavazos, titular de Salud como no queriendo les da su raspadita a los diputados ''llorones'' señalando que salieron tan delicaditos por dicho cierre.

Sobre todo, cuando los mismos diputados en el amanecer de la Pandemia pusieron los pies en polvorosa y ahora que les cierran dicen que no trabajan por esa cuestión. Ah, raza.

QA propósito, no le extrañe si de la noche a la mañana se desata la artillería pesada contra el titular del transporte en Nuevo León, Noé Chávez.

Sobre todo, porque el reparte despensas de la noche a la mañana, de andar del tingo al tango en los camiones, se le perdió la brújula laboral.

Por lo que ahora no se ha dejado ver y que mantiene sus acciones de bajo perfil, porque ya entendió que quien asoma la cabeza, sufre metralla.




« El Porvenir »