Opinión Columna


Con los nervios de punta


Publicación:29-08-2020

++--

Los dueños y trabajadores de gimnasios, de salones de fiestas y de casinos no ven nada, pero nada claro

Con los nervios de punta estarán a lo largo de éstos días, dueños y trabajadores de gimnasios, de salones de fiestas y de casinos.
A la fecha, en base a las palabras de las autoridades federales y estatales, ahora sí que los quejosos no ven nada, pero nada claro.
Por lo que aquellos que están endeudados, sin recursos o quebrados, sólo han aplazado sus compromisos y sus deudas.
De ahí la urgencia y la esperanza fiel de reactivar sus gimnasios, sus salones y sus casinos lo más pronto posible.
En especial, cuando la parálisis oficial los tiene en calidad de veremos, sin apoyos sino todo lo contrario.
Pero como se depende de terceros, de lo que marquen las estadísticas, se tienen enormes dudas y pocas posibilidades.
Y, aunque se podría abrir con todas las restricciones que ya se saben los quejosos al dedillo, dependen de la voz oficial.
Con lo que se puede entender, que no se dará ni un paso adelante, simple y sencillamente, si los números no cuadran.


La reducción en la aplicación de las pruebas Covid-19, por lógica refleja un menor número de contagios.
Que el dato ya lo presumen las autoridades de Salud, pero también es cierto que los críticos ya sueltan metralla.
Tan es así, que en simple prueba matemática si se eliminaran más estaciones del Drive Thru bajarían las cifras.
No así los riesgos de quienes se estiman asintomáticos y que pueden transitar incrementando los riesgos.
Pero donde manda capitán no gobierna marinero y como dice la raza, las autoridades sus razones tendrán.


No somos aves de mal agüero, pero con los números más altos registrados en cuanto al fallecimientos de personas por Coronavirus, se advierte continúen las restricciones a negocios no necesarios.
El dato, desde luego le pega no nada más a los negocios y establecimientos que urgen reaperturar, sino a quienes se quedan bailando con la más fea, sin su fuente de ingresos por más modesta que sea.
De ahí que de una u otra manera afloren los trabajos informales y los negocios improvisados ofreciendo productos, servicios y comidas en medio de la Pandemia y con la urgencia de reactivar empleos.
De modo que las autoridades estatales y municipales ya trabajan en forma coordinada en programas emergentes para brindar soluciones a quienes ya dejaron de pagar servicios y rentas para sobrevivir.


Como era de esperarse, los negocios que cuadran en la autorización oficial para reaperturar este fin de semana que pasó, registraron buenas ventas.
No es lo que desean según dicen sus propietarios o responsables, pero luego de meses de sufrir la gota gorda, todo ingreso dese luego, es un beneficio.
Por eso hubo muchos establecimientos bien portaditos, pues nadie quiere quedarse en calidad de veremos o que se decrete nuevo cierre por las autoridades.
Y, aunque a algunos los suspendieron o les llovieron avisos por Salud y Economía estatal, quienes la sufrieron, no quieren arriesgarse ni tantito.
Sin embargo, habrá que ver cuál es el saldo dictado por las autoridades tras los registros oficiales de éste fin de semana, porque la indicación fue seria.


Desde muy temprano el día de ayer circularon algunas imágenes en redes sociales del presunto cierre controlado de paseantes, a la zona de las Cascadas en Guadalupe.
El lugar conocido por sus hermosas cascadas y corrientes de aguas cristalinas al pie del Cerro de la Silla, por el rumbo de Rincón de la Sierra, tiene días que se reactivó.
Que se había restringido su paso a causa de la Pandemia del Coronavirus, por lo que no hace mucho se reaperturó y tras el paso de Hanna, afloraron los parajes al natural.
Sin embargo, ayer temprano hubo quienes circularon en redes, imágenes de la instalación de una malla ciclónica con reja, para cobrar 30 pesos a los visitantes del lugar.
Desde luego, precisando quienes se encargaron de ello, que el espacio visitado no es público y que tiene dueño, por lo que vale seguirle la huella al dato y que tan cierto es.



« El Porvenir »