Opinión Columna


Con el disparo de los contagios


Publicación:09-01-2022
version androidversion iphone

++--

Las autoridades estatales de Nuevo León se ven en la urgente necesidad de replantearse ante el coronavirus

Con el disparo de los contagios a flor de piel, arañando los cuatro mil casos, las autoridades estatales de Nuevo León se ven en la urgente necesidad de replantearse ante el Coronavirus.

Y, es que apenas a unas horas del aparente optimismo, la duplicidad del Ómicron, por lo visto, ha resultado mucho más poderosa que cualquier análisis realizado por los ''expertos''.

Por lo que en un acto de reflexión y responsabilidad, Samuel García, gobernador de Nuevo León confirma a los cuatro vientos, que éste día se anunciarán nuevas disposiciones ante la Pandemia.

Y, en el mejor de los casos pide a padres de familia y niños estar muy al pendiente de lo que se habrá de señalar éste día, a fin de evitar prolifere el descontrol de los contagiados.

Y, que en el caso de Nuevo León se alcanzó y posiblemente hoy o mañana ya estemos duplicando por mucho, el pico más alto registrado por lo menos el año pasado, según las cifras oficiales.

Así que valdrá la pena parar oreja y pelar el ojo, porque todo indica que se dictarán nuevas disposiciones preventivas, por lo que vale agarrar asiento lugar y tabla éste día.

Lo que podría ser parte de la Cuarta Ola y que ahora hace a las autoridades estatales a realizar ''ajustes'' forzados antes de lo previsto, dicen los que dicen que saben, que se va a alargar.

Y, que en el peor de los escenarios, no nada más podría duplicar los números más altos de los picos anteriores, sobre todo, porque apenas brotan los contagios de las fiestas navideñas y de fin de año.

De aquellos que participaron en las reuniones masivas y conciertos multitudinarios sin la sana distancia, y que particularmente no contaban con sus vacunas respectivas, encabezarían las cifras.

Por lo que esto sería desencadenar en unos días más un ''concierto'' insospechable de consultas, de hospitalizaciones, de intubados y desenlaces fatales como en otras entidades y diversas partes del mundo.

Bueno, ahora que se conoce del alto grado de los contagios de Ómicron y que se sabe que sí existen los contagios por aglomeración en el transporte urbano, habrá que ver qué hacen las autoridades.

Sobre todo, cuando ya tienen fecha para la circulación de las nuevas unidades ya licitadas y si habrá plan ''B'' para acelerar su circulación o sentarán sus reales a esperar la fecha pactada.

Y, en lo tocante al tema de los horarios escalonados por lo visto, todo hace indicar que hay mucha desinformación sobre el programa oficial de gobierno del Estado, por lo que urge reforzar campañas.

Amén de que haya sido un anuncio de un presunto ''acuerdo'' con los empleadores a los cuatro vientos, que simple y sencillamente no aterriza con la tropa, y sino que se consulte el dato.

Aunque las autoridades estatales anunciaron medidas para evitar los cortes de suministro de agua potable en la localidad, hay un problema que sigue a la alza.

Bueno, mejor dicho, sigue a la baja. Nos referimos nada más y nada menos que a la capacidad de agua almacenada en la presa de la Boca, donde se aprecia un paisaje desolador.

Tan es así, que las imágenes de uno de los vasos más populares de la localidad y muy visitado por los regios, luce un bonito malecón, pero las embarcaciones a flor de tierra.

Y, si no lo quiere creer basta con darle una revisada a las redes sociales, donde ya circulan videos que muestran una prolongada distancia de la zona restaurantera a la orilla del agua.

Lo cuál, sin lugar a dudas es un asunto que invita a la reflexión, sobre todo ahora que afloran los contagios del Covid-19 y que requiere del lavado de manos y limpieza en general.

Ahora que Ado Fasci, secretario de seguridad en Nuevo León tomó el toro por lo cuernos el asunto del penal de Apodaca, no nada más logró calmar las aguas, sino desactivar una bomba de tiempo.

No nada más por el descubrimiento de la operación de los grupos de extorsión al interior del centro penitenciario, sino por el hallazgo de cocaína, mariguana y teléfonos celulares.

Además de la inminente falla de los inhibidores telefónicos que por cierto, curiosamente permitían el funcionamiento de los celulares que usaban los detenidos en el penal.



« Columna En Voz Baja »