Opinión Columna


Suspirantes a gubernatura


Publicación:24-09-2020

++--

Aunque no soltaron prenda de lo que se dijo en cortito, Adrián de la Garza e Ildefonso Guajardo, ayer le pusieron el cascabel al gato.

Aunque no soltaron prenda de lo que se dijo en cortito, Adrián de la Garza e Ildefonso Guajardo, ayer le pusieron el cascabel al gato.

Tan es así, que las imágenes del encuentro que sostuvieron en conocido restaurante donde todos se miran, calentó los medios electrónicos.

Sobre todo, porque tanto el alcalde de Monterrey, como el ex funcionario federal no dejan de suspirar por la gubernatura de Nuevo León.

Así que ya más o menos podrá entender, lo que pudieron tratar ambos y que sellaron con un brindis de amigos que son, pues se llevan bien.

Y, que en vísperas de las próximas elecciones, lo que sí se puede asegurar que acordaron es llevar la fiesta en paz y con el debido respecto.

Aunque al final de la misma, destacaron cada quien por separado sus buenas migas, el deseo de trabajar por NL, esperando los tiempos.

El que por lo visto no aprende en cabeza ajena, ni en la propia, es el diputado del PES, Juan Carlos Leal.

Sobre todo, porque apenas soltó el curricán al demandar 70 años de cárcel a quien practique el aborto, y ya sabrá.

Ni tardos, ni perezosos sus malquerientes, le soltaron férrea metralla de todos los calibres al legislador local.

Especialmente porque hubo quienes calificaron de exagerada la medida y señalaron por separado su punto de vista.

Por lo que habrá que darle seguimiento al dato, sin olvidar el escándalo aquel que generó reclamos en el Congreso local.

Pero como no nos gusta el chisme, habrá que ver cómo le va de quienes ya ayer mismo andaban levantando olas para hacerla de tos.

Hablando de tercos, al que de plano ya le ponen las cruces en el Congreso local es al diputado morenista, Melchor Heredia.

Resulta que el diputado es de esas personas que por lo visto, fiel a la línea, no cree en el uso del Cubrebocas.

Y, como tal, no le interesa seguir las recomendaciones del titular de Salud, Manuel de la O Cavazos en torno al tema.

Por lo que el legislador se apersona en las reuniones de trabajo con el cubrebocas de gorrito, en el cuello o mal puesto.

Pero como ya se le dijo en todos los idiomas que atendiera la indicación, el asunto subió de tono y se hizo público.

Pidiéndole así, que ya no arriesgue a sus compañeros y que si no entiende no se le deje entrar al palacio legislativo.

Eso, a pesar de que hay dos diputados hospitalizados y otros más no se han  salvado del tan temido Coronavirus.

Igual de dinámico y haciendo ejercicio moderado, echándole un ojo al gato y otro al garabato, el alcalde de Apodaca, César Garza Villarreal, acata las recomendaciones de su médico.

Lo anterior, luego de resultar positivo en la prueba Covid-19 que lo sacó de circulación de sus actividades normales, pero como buen amate de las tecnologías, pendiente de su gestión.

Por lo que seguirá a distancia con sus funciones, aislado en su domicilio para cuidarse y cuidar a los demás de manera responsable, por fortuna, sin molestias por ser asintomático.

Así que ya podrá imaginarse lo difícil que podrá resultarle el mantenerse aislado, cuando es asiduo a su trabajo de campo gastando suela y de su constante actividad físico-deportiva.

Otro que también tendrá que quedarse guardadito es sin lugar a dudas el dirigente ceneopista Carlos Barona.

Sucede que el ex legislador local es otra de las víctimas del Coronavirus que azota el mundo de un tiempo a la fecha.

Por lo que haciendo caso a las indicaciones médicas, deberá resguardarse para evitar riesgos mayores por la cuarentena.




« El Porvenir »