Opinión Editorial


Lo urgente e importante


Publicación:31-08-2020

++--

Me queda claro que por la pandemia del Covid-19, nuestro mundo entero se ha trastocado.

Me queda claro que por la pandemia del Covid-19, nuestro mundo entero se ha trastocado.

A parte del confinamiento social a que nos ha orillado la contingencia sanitaria, emigrar a nuevos mecanismos para hacer las compras, estudiar y hasta tele trabajar; esto incluye a los diferentes niveles de autoridad que han hecho de las herramientas tecnológicas las aliadas para acortar distancias, tomar acuerdos, evitar contagios y sesionar, en el caso de los legisladores.

La salud como máxima, evitar el colapso económico y la actividad interna de las autoridades ha sido un triple reto no tan sencillo.

Me y nos ha tocado ver a algunos alcaldes estar hombro a hombro con el ciudadano repartiendo apoyos alimentarios, cubrebocas, gel, desinfectar zonas de uso común como paradas del transporte y una larga lista de etcéteras, lo cual aplaudo, claro está.

Qué falta mucho por hacer, también me queda claro, pero mal que bien han sacado la casta en una situación cuya magnitud, nadie se esperó.

Todo esto ha sido la labor urgente, pero ¿y lo importante?

¿Qué  es lo importante? El transporte público, por ejemplo. Dicen las autoridades que se avanza en la remodelación y rediseño de rutas pero, seamos honestos ¿alguien puede dar un testimonio favorable al respecto? Mientras todos andamos, digámoslo coloquialmente, vueltos locos con la pandemia, el transporte sigue igual; diría que hasta peor en cuanto a que los hacinamientos dentro de las unidades y la falta de desinfección constante lo hace un foco natural de contagios.

Ah, por su puesto está pendiente la conformación del Consejo Estatal del Transporte con presencia de ciudadanos usuarios para tomar las mejores decisiones en torno a las tarifas, que ya se han ido aplazando de manera indefinida.

Las bolsas de plástico de un solo uso podría ser otro ejemplo de las asignaturas importantes que se van dejando al olvido; desde mayo es obligatorio que si se requiere de plásticos, estos sean de una densidad más armoniosa con el medio ambiente y dudo que se le esté dando el seguimiento oportuno; las grandes tiendas comerciales se han protegido desde antes de que estallara la pandemia en México y creo que son de los pocos que van cumpliendo.

Por que lo que es en las esquinas de barrio de aquí y de allá, se siguen viendo esas enormes bolsas negras de siempre, que los amables trabajadores de limpia se llevan a confinar.

Y ni quién se acuerde por ahora de los presupuestos participativos. Claro, todo recurso se reasignó a trabajos de la pandemia, supongo.

¿Y qué cree? Estamos a nada de que comience el año electoral y es probable que muchos que hoy están al frente de alguna responsabilidad, pronto no lo estén, será de una sacudida de piezas de aquí para allá.

Y si ahorita no se toman cartas en el asunto, difícilmente lo harán con el tiempo encima cuando las urgencias –otra vez de lado lo importante- serán todas aquellas que se traduzcan en adeptos, simpatías y votos.




« El Porvenir »