Banner de aplicaciones

Opinión Columna


La nebulosa del gobierno


Publicación:05-04-2019
version androidversion iphone

++--

Y el aumento a las tarifas del transporte es prueba de que el actual gobierno es mentiroso, que no tiene palabra.

Como una neblina densa y húmeda, que no permite la clara filtración de los rayos del sol ni las buenaventuras de quienes quieren hacer bien las cosas, la actuación del gobierno estatal es más lóbrega que el más aterrador de los paisajes de Lovecreaft: ni esperanza de redención ni albricias ni la mínima oportunidad de que los ciudadanos, trasladados a la tumba de los zombies, contribuyan en una actitud de democracia participativa a tirar en conjunto de las riendas de una caravana que se precipita al abismo.


Como un cuento de terror, no del libro vaquero, los habitantes de la comarca nuevoleonesa se encuentran con el agua hasta el cuello de tanto agobio, sin resolución, sin opciones. Por donde se mire. Y es que, más que la ineficacia, la indolencia, la indiferencia, y otros términos en in, la corrupción está permeada por todos los rincones de las áreas de gobierno: diferentes proveedores se han quejado de que para todo les piden moche. Y que son órdenes de arriba, si no, ya no hay pedidos.


Aparte de eso, las áreas importantes de gobierno atenazadas por la corrupción y la ineficacia, muchas veces a propósito, siguen causando grandes problemas a los ciudadanos y contribuyen indudablemente al deterioro del medio ambiente, de nuestro entorno que es la casa de todos, incluidos aquellos que son los causantes de las anomalías: la inseguridad, la contaminación, la falta de atención a la salud social; en todas las áreas, es cuestión de ver los medios de comunicación: se oyen, se leen, quejas y más quejas.


Y todo va en perjuicio del ciudadano. Las tarifas del transporte van a aumentar, no los dos pesos que se negociaron en un principio, sino tres pesos. El argumento de que se va a mejorar el sistema de transporte es un argumento pírrico, es cómico, porque eso se ha dicho en anteriores gobiernos. Y no ha mejorado. Manuel González cree, como viejo priìsta, que todo se olvida al paso de tiempo: no, no todo se olvida o no todos olvidan, para eso es la historia.

Claro, hay quien cabalgue a su lado: la diputada Julia Espinosa de los Monteros, es aliada de la podredumbre. Y pertenece a Morena, Dios mío, qué vergüenza.


Las cuentas públicas se las devuelve el Congreso al gobierno porque no cuadran, cada día hay más delitos, sobre todo en taxis, y robo a casas habitación, vejaciones a menores de edad. Y no se pone remedio. Con estadísticas manidas se cree remediar la situación. “La obligación mínima de cualquier gobierno, aun los conservadores o mínimamente democráticos, es la de satisfacer las necesidades que más reclaman los ciudadanos, por la simple razón de que esa es la única forma en que puedan seguir gobernando”, cita el prestigiado Robert Dall.


Pero en Nuevo León, ni siquiera eso aplica. Lo independiente del gobierno les ha permitido servirse con la cuchara grande, ya que no tienen que rendir cuentas a ningún partido ni otra forma de compromiso. Ni siquiera a Andrés Manuel López Obrador. Y eso es muy grave. Ya desde el principio se vio: no bien iniciado el gobierno independiente surge el caso de las cobijas sobrefacturadas en un claro acto de corrupción, que por lo mismo no fue castigado. Y ese fue el principio de una serie de actos que están devastando al gobierno y a los ciudadanos. Y el aumento a las tarifas del transporte es prueba de que el actual gobierno es mentiroso, que no tiene palabra.



« Redacción »