Opinión Editorial


Ejemplo que arrastra


Publicación:21-06-2020

++--

En momentos en que México sigue con picos altos dentro de la pandemia del Covid-19.

En momentos en que México sigue con picos altos dentro de la pandemia del Covid-19, un secretario de juzgado dispuso que las giras del presidente de la República son esenciales y por tanto, no es necesario suspenderlas.

El coronmavirus llegó a finales de febrero a México y cuatro meses después tenemos que confirmados hay 180 mil 545 casos de contagios y 21 mil muertos. El semáforo sigue de rojo a naranja y la denominada nueva normalidad y la reactivación económica nomás no termina de cuajar.

Dicen que "las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra". Cómo podrá convencer Hugo López-Gatell a millones de mexicanos de seguirse cuidando, de usar antibacterial y de salir sólo lo necesario si no puede convencer a su jefe de lo contrario.

Desde el inicio de la pandemia el titular del Ejecutivo ha mostrado un total enfado y desdén porque considera que el Covid-19 nunca lo tocará y groseramente repudia que alguien se le acerque con una botella para que tome un poco de gel, ni qué decir de las mascarillas que, por sencillas que parezcan, insiste en no utilizar.

Con qué calidad moral criticará el presidente cuando se saturen los hospitales porque la gente nomás no hace caso de las medidas de precaución si él es el primer desobediente; y se le olvida que está dentro de un grupo vulnerable y se le olvida que el deber máximo es para con el pueblo.

No, no digo que el país se paralice, pero siempre hay un plan "b" para hacer sentir a la comunidad que su presidente está al pendiente, que su presidente sigue velando por la salud de todos y que trabaja con su equipo para tomar las mejores decisiones para reactivar la economía de México.

"Al ser el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos en quien se deposita el ejercicio del Supremo Poder Ejecutivo de la Unión, en términos del artículo 80 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por lo que cuenta con las facultades y obligaciones que establece el numeral 89 del citado ordenamiento, deberá ser su voluntad el presentarse a laborar, o bien, el resguardo domiciliario", reza la resolución del juzgado.

Si lo dicen las autoridades judiciales, así es, punto, pero que conste que la legalidad y la moralidad no son lo mismo.

No hay nada más esencial que la salud y hasta el director del IMSS, quien dio positivo, respetó el aislamiento social, se cuidó y atendió.

Es por ello que entiendo que sería un error, por ahora, abrir los gimnasios, pues sin duda sería una incubadora de contagios, pero con qué cara la autoridad sanitaria les seguirá atando de manos.

No es de sorprender, pues, que nadie espere los resultados de las pruebas a que se sometieron.

No es de sorprender tampoco que los contagios no se puedan parar.

Difícilmente coincido con el gobernador de Nuevo León al respecto de cualquier tema, pero hoy le concedo razón en la forma en que ha sabido llevar la coyuntura de la pandemia, aunque también me queda claro que el verdadero artífice de las buenas decisiones ha sido el doctor Manuel de la O.

Y es por ello que aunque como el presidente, los gobernadores anden de aquí para allá en sus reuniones interestatales, lo cual obvio no comparto, sí aplaudo que los estados difieran respecto del semáforo nacional para determinar las etapas de la reactivación económica local.

Por ahora, no hay de otra más que seguirnos cuidando.

Comentarios: nelly.cepedagzz@gmail.com





« El Porvenir »