Opinión Editorial


Educar en el buen vivir y la felicidad


Publicación:08-11-2022
version androidversion iphone

++--

El desarrollo humano y la felicidad poseen un condicionamiento histórico y cultural

Con júbilo, entusiasmo y compromiso se concluyó el 22º Encuentro Internacional de Educación Inicial y Preescolar: “Educando para la felicidad y el desarrollo sostenible desde la preconcepción, la etapa prenatal y la primera infancia”, convocado por los Centros de Desarrollo Infantil (CENDI) del Frente Popular “Tierra y Libertad” del 3 al 5 de noviembre.

Especialistas, científicos, académicos, investigadores, legisladores, agentes sociales, profesionales de la salud y autoridades educativas de 29 países que representan los cinco continentes, todos expertos relacionados con el desarrollo infantil, junto con educadores de los 32 Estados de la República, vivieron tres días de intensas jornadas cargadas de conocimientos con apego a la ciencia y de emociones llenas de abrazos por el feliz reencuentro.

Tres largos y difíciles años en los que el Comité Organizador no cejó en el empeño de continuar estos encuentros, con el rigor en su organización y carácter científico, acompañado del uso de la tecnología para el desarrollo de sesiones e intercambios de valor incalculable, en un tema de actualidad e importancia universal y para el enriquecimiento de la labor educativa que realizamos y que crece año tras año, mediante aportes de diferentes ciencias y las traducciones pedagógicas que realizan los expertos que nos visitan.

Los visitantes a los CENDI conocieron en el terreno las proezas realizadas por quienes son la piedra angular de esta obra: nuestras directoras, asesoras, maestras y personal en general. Verificaron las transformaciones para ofrecer una respuesta eficiente a la atención educativa de nuestros tesoros más preciados, ante los retos del período post-pandémico, inspirada siempre en los hallazgos comprobados en diferentes ramas del saber, que indicaron las vías más aconsejables para continuar promoviendo el desarrollo de la niñez.

Desarrollo que quedó mostrado con gusto, sensibilidad y disfrute en cada actividad de niñas y niños CENDI, que provoca nuestro deleite. Sin duda extremadamente conmovedor e indudable orgullo para sus progenitores, por la combinación de cerebro y de corazón que representan en esta colosal obra.

Enaltecidos por la presencia del Gobernador, Samuel García Sepúlveda; de la secretaria de Educación Pública, Leticia Ramírez Amaya; del Alcalde de Monterrey, Luis Donaldo Colosio Riojas; de la secretaria de Educación del Estado, Sofíaleticia Morales Garza; del director del Instituto Interamericano del Niño, la Niña y Adolescentes de la OEA, Víctor Giorgi y de la Oficial de la UNICEF, Jimena Lazcano, entre otros, quienes asumen con su presencia también un compromiso con la primera infancia y su educación.

Este compromiso quedará encauzado desde el enfoque construido a lo largo de 32 años de existencia y que privilegia la satisfacción de necesidades vitales de subsistencia, salud, nutrición, juego, comunicación efectiva y, en resumen, una educación de alta calidad sin exclusiones ni discriminación. Así interpretamos el inicio del camino a la felicidad en cualquier contexto, para cualquier familia y como parte de las actividades de educadores y otros agentes garantes de los derechos de la infancia.

Las 14 actividades científicas del Encuentro incluyeron conferencias, comunicaciones, conversatorios y presentaciones híbridas, que nos movieron de la virtualidad a la presencialidad por diferentes latitudes y continentes.

La primera actividad fue ejecutada por la presidenta del Comité Científico, la doctora María Victoria Guadalupe Peralta, quien ofreció razones por las cuales se afirme que es la primera vez que en un Encuentro Internacional se analiza esta temática. Su conferencia cumplió funciones cognitivas y problematizadoras. Cognitivas porque presentó un mapa conceptual polisémico con nuevas y diversas interpretaciones del desarrollo humano, la sostenibilidad y la felicidad. Nos hizo preguntas, pero no ofreció respuestas acabadas: digna actitud de quien desea generar reflexión y provocar cuestionamientos y hacer volar pensamientos.

El desarrollo humano y la felicidad poseen un condicionamiento histórico y cultural. Todo acontecimiento vivido expone la importancia de una cultura de alegría, imprescindible para alcanzar un desarrollo sostenible, que incluye en primer lugar lo social, lo económico y lo ambiental. Currículo de amabilidad para maestros, pedagogía del buen humor y de la lentitud, educar en verde para gozar la naturaleza; en fin, una diversidad de opciones creadas y por crear para educar en buen vivir y la felicidad.

Las intervenciones defendieron desde diferentes miradas y posiciones teóricas, el criterio de que es posible alcanzar la felicidad, el bienestar y el desarrollo infantil, gestando prácticas pedagógicas sostenibles y humanistas que generen aprendizajes integrales, eduquen en valores, paz, equidad, igualdad de oportunidades y respeto al medio ambiente y a la vida.

No tenemos las respuestas definitivas del tema, no disponemos del cómo hacer ante la perentoria incógnita, pero ese es uno de los propósitos del Encuentro, cuando hace confluir estudios de diferentes especialidades y confines. Por eso nos atrevemos a sugerir acciones que mantengan viva la llama de este 22° Encuentro y propicien sucesivas aproximaciones para ser experimentadas, validadas y presentadas en el 23° Encuentro:

1.- Estudiar todo el contenido tratado. 2.- Contrastar posiciones, buscar fundamentaciones e identificar lagunas y fortalezas. 3.- Jerarquizar los nodos identificados. 4. Analizar cuáles estamos en condiciones de abordar y realizar alianzas interdisciplinarias y, por último, 5.- ¡Manos a la obra!

Los esperamos en el próximo año para seguir aprendiendo juntos.       



« Lupita Rodríguez Martínez »