Opinión Editorial


Animales de compañía


Publicación:22-07-2019
version androidversion iphone

++--

“El amor por los animales elevael nivel cultural del pueblo” Fermín Salvochea

 

 

Desde mi tierna infancia he vivido con gatos, perros, peces y aves en casa, y como muchos dueños de mascotas, les hablo, juego con ellos y procuro alimentarlos y cuidarlos.

   Mi inclinación particular son los gatos que  si bien son seres muy indepen-dientes, al menos los de casa atienden por su nombre y son una gratísima compañía, y su ronroneo, reconfortante; pero también representan, como todo ser vivo, un compromiso.

   A propósito del Día del Perro que se celebró ayer a nivel mundial, vale la pena reflexionar, lo mismo de los perros o de cualquier otro animal que se haya decidido tener como compañero en el hogar.

   Citando cifras del INEGI, 57 de cada 100 hogares mexicanos cuenta con una mascota, predominando los perros.

   De los 28 millones de canes en el país,  el 70 por ciento están en condición de calle, lo que pone a México a la cabeza de la triste numeralia  a nivel continental, situación “favorecida” por fiestas comerciales como la Navidad o san Valentín, que es cuando se obsequian más mascotas.

   Sabio y visionario fue Leonardo Da Vinci cuando dijo que “llegará un día en que los hombres verán el asesinato de un animal como ahora ven el de un hombre”.

   Y es que el mundo ha ido cambiando, existe todo un marco legal que se refiere al cuidado responsable de nuestros animales de compañías, a su protección y las lagunas prevalecientes se han ido subsanando gracias a la presión de las organizaciones defensoras de animales.

   El día del perro se festeja en el planeta desde el 2004; en México desde el 2012, pero además de esta fecha pro animal, hay en el calendario otros días especiales  como el Día del Perro sin Raza, que se conmemora el ?27 de julio, o el Día Internacional del Perro Callejero, el 23 de septiembre.

   También existe el Día mundial del Perro Adoptado o el Día Internacional de las Mascotas, que coincide con la festividad dedicada a San Francisco de Asís, el 4 de octubre.

   Entiendo y respeto a toda persona que prefiera no tener un animal de compañía; lo que no comparto es que lo lastime; hago propias las palabras de Albert Schweitzer cuando dice que “no me importa si un animal puede razonar. Solo sé que es capaz de sufrir y por ello lo considero mi prójimo”.

   Doy gracias pues hablar del amor por las mascotas, de comprarle su alimento especial, llevarlo al veterinario o pasearlo ya no nos convierte en personas “locas” y gracias a las redes sociales me he percatado que al igual que yo, hay miles de personas que optan por los felinos como “gathijos”.

   Somos muchos los que procuramos el cuidado animal, pero falta mucho por hacer. No basta amarlos, debemos trabajar para frenar la proliferación de animales en condición de abandono; dejar de hacer obsequios al furor de las fiestas y que la autoridad deje de matar animales casi, casi como un deporte. Si hay quienes buscan adoptar ¿por qué no permitirlo? ¿Qué no se puede? ¡Pues reformemos el marco legal para que se pueda!

   Un poco de voluntad y sensibilidad jurídica y legislativa no nos caería nada mal.

Comentarios: nelly.cepedagzz@gmail.com

 



« Redacción »