##ctrlhtmlheadnotanoticia##
##ctrlheader##

Opinión Columna


Sigue la contaminación


Publicación:04-05-2019
version androidversion iphone

++--

Será el sereno, pero llama poderosamente la atención que muy a pesar de los altos niveles de contaminación y conscientes del problema, la autoridad haga como que la virgen le habla.

Suena un tanto ilógico que a estas alturas de la vida, se siga contando con sólo 15 inspectores estatales y dos más que dependen de la Federación para “corregir’’ a las empresas contaminantes.

Y, que pese a ello, cada una de las entidades estén tan limitadas y restringidas en sus funciones para sancionar a quienes se pasen de la raya.

De ahí que no es necesario que haga mal tiempo, que se reporten ventarrones y se levanten polvaredas si la contaminación arrecia a todas horas, especialmente en las noches.

Por lo que con todo este problema, quien querría validar la verificación vehicular y la falta de planes de arborización, si la autoridad no hace eco en lo que significa el buen Juez.

Amén de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tras su visita a la refinería de Cadereyta, afirma que en Nuevo León se surte gasolina de calidad. Ah, raza.

 

 

Por cierto, ahora que afloraron las manifestaciones como no había sucedido en muchos años, al volcarse la gente este primero de mayo hay cuestiones que saltaron a la vista, o mejor dicho al paso.

Se trata de la proliferación de una gran cantidad de basura que se contabilizó por toneladas que fácil rebasaron las 20, por lo que las autoridades de plano no se daban abasto con el mar de desperdicios.

Más o menos podrá imaginar el montón de desechos localizados por todos lados en el primer cuadro de la ciudad de Monterrey, dejando al descubierto algunas cosas, como la falta de cultura de la limpieza.

De igual modo la falta de recipientes necesarios para que la ciudadanía en general pueda depositar su basura, los cuales si los hay resultan insuficientes y de muy, pero muy baja capacidad.

 

 

Y, ya que andamos con cuestiones oficiales ya hay quien empieza a señalar que tanto silencio los abruma, especialmente si se trata del famoso dron no tripulado.

Desde la presentación del aparato que costó más de 50 millones de pesos al gobierno estatal, no se sabe de su paradero, mucho menos de resultados.

Muy a pesar del “blindaje’ que se le aplicó a toda la información con relación a la compra del mismo, parece que el “blindaje’’ incluye hasta lo que se hace con él.

Por lo que habrá que seguirle la huella a los le-gisladores que andan como loquitos tratando de encontrar las “llaves’’ que abran los candados aplicados sobre el particular.

Vaya, ni la visita de las autoridades estatales le sirvieron para nada de nada a los legisladores, quienes en todo caso salieron regañados por preguntones.

Por lo que los diputados tendrán que buscar la forma de mejorar sus técnicas de interrogación, porque de poco o mejor dicho nada, sirven las citas de funcionarios.

Y, vamos que no es el caso exclusivo de lo relacionado dron, sino al mismo transporte urbano, pues sucedió lo mismo cuando se citó a Jorge Longoria.

Tan duros se quisieron portar también con ese visitante que nada más hicieron el ridículo, pues el titular de la Agencia Estatal del Transporte les salió peor de respondón que la criada.

 

 

Quién sabe que obligue la suspensión otorgada con relación a la elección de los magistrados del Tribunal Superior de Justicia en la entidad.

Pero lo más seguro es que deja a más de dos con el pie lavado y con una preocupación y nervios hechos nudo, por lo que pueda pasar.

Sobre todo, cuando los promoventes del mismo lo que quieren es rectificar la lista de aspirantes inicial y la inclusión del llamado sexo débil.

Y, que si las reglas de la convocatoria no señalan nada sobre lo que se conoce de la equidad de género, ese es ya otro cantar.

Lo más seguro por ahora es, que dicen quienes dicen que saben, que las negociaciones de quienes tenían todo planchado se siguen moviendo.

Por lo que vale esperar cómo deshojan la margarita y si al final de cuentas se respeta el corte que se lleva hasta ahorita o se le mete tijera.

Pues al menos quienes llevaban cierta delantera y hasta favoritismo, podrían estar corriendo peligro de resultar descalificados.

 



« Redacción »
##ctrlfooter## ##ctrlhtmlbodyendnotanoticia##