Opinión Editorial


Mes rosa


Publicación:03-10-2022
version androidversion iphone

++--

El año ha transcurrido en un abrir y cerrar de ojos; y en un parpadeo más, llegó octubre, el denominado mes rosa, o mes de la conciencia en torno al cáncer.

Definitivamente, el año ha transcurrido en un abrir y cerrar de ojos; y en un parpadeo más, llegó octubre, el denominado mes rosa, o mes de la conciencia en torno al cáncer de mama.

Como reiteradamente he citado, no necesitamos una efeméride para hacer lo que se necesita hacer, en este caso y como mujeres, es estar al pendiente de nuestro cuerpo y someternos a la valoración que significa la mastografía anual.

Aunque, por otro lado, esta efeméride, ha servido para visibilizar un problema y emprender políticas públicas que salven vidas como lo es un mes (octubre rosa) o una fecha, en este caso el 19 de octubre como el Día Mundial contra el Cáncer de Mama.

Años atrás compartí en este mismo espacio cómo en una valoración de rutina, me fue detectada “una bolita” que me llevó al quirófano en un procedimiento de retiro de esa masa que, afortunadamente, resultó negativa a cualquier situación adversa.

Mientras los resultados de lo extraído llegaban, fueron para mis 40 días de tensión, pero además de dar gracias por un favorable fin y verlo como algo del pasado, he procurado estar mucho más al pendiente de cada cosa que el cuerpo manifiesta.

En este mes de la conciencia sobre el cáncer de mama, saco a colación algunos apuntes globales, como que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce al de mama, como el tipo de cáncer más común en el mundo y por esta causa ocurren 685 mil defunciones anualmente.

No sólo es el que más muertes causa; según la Organización de las Naciones Unidas, es el que más incapacita.

Los especialistas aseguran que el cáncer de mama no tiene una causa única; se ha identificado una serie de factores como la edad, el inicio temprano de la menstruación e inicio tardío de la menopausia y antecedentes de cáncer de ovario.

De igual modo los factores de obesidad y sobrepeso; tabaquismo, algunas terapias de reemplazo hormonal y ciertos anticonceptivos orales, entre otros, pueden “favorecer” su aparición y desarrollo.

En México, 8 de cada 10 casos de cáncer, son de mama.

Afortunadamente durante todo este mes se obsequian pases para las mastografías que no nos representan costo alguno. Es por ello que como mujer me atrevo a invitarla, amable lectora, a aprovechar la coyuntura y someterse al engorroso, sí (sólo quien se somete a la mamografía sabe de qué hablo), pero necesario procedimiento, para descartar cualquier problemita.

Y si usted, caballero, me lee, invite a su pareja o a las mujeres de su familia, a acudir a la rutinaria prueba anual para las mujeres de 40+. No exagero cuando digo que miles de vida pueden salvarse si el mal es detectado a tiempo. Y si no hay mal ¡pues que mejor!

De la anécdota personal que he compartido, en esos 40 días de espera de un resultado, rezar y llorar eran prácticamente lo mismo, pero compartir mi caso, por intrascendente que para otros parezca, ha sido liberador.

El amor propio, el amor por nuestra salud, no es egoísmo. Es más bien un compromiso con la vida, con nuestros seres queridos y con las generaciones que nos sucederán.

Octubre se denomina mes rosa. El rosa puede ser un hermoso color que desde la niñez se relaciona con el ser mujer, pero también puede significar salud y felicidad.




« El Porvenir »