Banner de aplicaciones

Opinión Columna


Gas Natural


Publicación:08-03-2019
version androidversion iphone

++--

El gobierno también ha parado las orejas y consciente de la situación ha advertido a Gas Natural de que el aumento de precio de su servicio se le puede revertir

De nueva cuenta la depredadora compañía Gas Natural, favorecida para su instalación y operación en México por los gobiernos de Ernesto Zedillo y Vicente Fox, ha comenzado una nueva ofensiva contra las familias regiomontanas, pequeñas y medianas empresas y restaurantes, aumentando sin consideración el precio de las tarifas del gas.


Como en la anterior ocasión, no hace muchos años, la compañía española, que en su país de origen tiene precios más que accesibles, no contamina y cumple con su pago de impuestos, aquí so cualquier pretexto daña la economía familiar, ahora argumentando la volatilidad de los precios internacionales por lo que ajustó sus tarifas siguiendo el método desconocido de “aproximación”.


A una familia compuesta por dos ancianos, un matrimonio que ya cumplió con su misión en la vida, que pagaba por mes 100 pesos ahora tiene que pagar 1,200.00 pesos. El consumo es el mismo y solo ellos dos viven en ese domicilio. Si la Compañía le corta el servicio por no poder pagar, que es lo más seguro que ocurra, le cobrarán irremediablemente la reconexión, la verificación y la multa.


Cuando ya lo intentaron los gachupines, una organización ciudadana, la Alianza de Usuarios del Transporte y Servicios Públicos salió a la calle, surgió la Gitana que “los saló” y la acompañaron miles de ciudadanos afectados por la medida unilateral y alevosa. Sindicatos, otras organizaciones sociales, gremios comerciales, hasta la CAINTRA y la CANACO salieron también a la calle y la depredadora Compañía tuvo que replegarse. Se comprometió a devolver a los usuarios los cobros de más, pero no fue cierto, sólo reintegró centavos… y en abonos por recibo.


La gente se defendió. Como en la antigua conquista. Si bien es cierto que perdimos los mexicanos, también es cierto que los gachupines batallaron, sudaron lágrimas de sangre para ocupar un territorio que no les pertenecía. Y ayer como ahora, lo depredaron; esta vez con la anuencia de gobernantes apátridas y avariciosos que sin duda alguna se llevaron su gran tajada económica. Pero ya no tenemos un presidente de esa calaña, y ya está enterado de los abusos y el deterioro ecológico que causa esa compañía extranjera que tan solo viene a lucrar a un país que todavía cree que le pertenece. Pero no es la Nueva España, es México libre y soberano.


Los medios de comunicación han transmitido la noticia de los abusos y los prejuicios que esa compañía española causa en nuestro suelo, sobre todo en suelo regiomontano. Es un alud de quejas por parte de los más de 800 mil usuarios del servicio.


El gobierno estatal también ha parado las orejas y consciente de la situación ha advertido a Gas Natural de que el aumento de precio de su servicio se le puede revertir. El gobernador del estado, Jaime Rodríguez Calderón, ha asumido su papel como defensor del pueblo regiomontano, ojalá y siga cabalgando por ese camino.

 

 



« Redacción »