Opinión Columna


Alianza fiscalista


Publicación:16-07-2020

++--

Por lo visto, los gobernadores que forman parte de la alianza fiscalista cada vez suman más fans y realiza reclamos más puntuales contra el gobierno federal.

Por lo visto, los gobernadores que forman parte de la alianza fiscalista cada vez suman más fans y realiza reclamos más puntuales contra el gobierno federal.

Por lo que habrá de tomar asiento, lugar y tabla, para ver en que termina esto, toda vez que ya pidieron atención del gobierno mexicano y no hay respuesta.

Bueno, hasta lo que se sabe, no se ha tenido la respuesta esperada por parte de la gestión de Andrés Manuel López Obrador de quienes piden trato igualitario.

Y, que en eso del reparto de los recursos federales, los Estados que forman parte de dicho grupo, urgen participaciones más justas y equitativas.

Aunque las autoridades del gobierno federal encabezado por AMLO conoce de la situación qu se vive en Nuevo León ante la pandemia, habrá que ver de que tamaño es su respaldo.

Sobre todo, ahora que el secretario de Salud estatal, Manuel de la O Cavazos estuvo ayer tocando puertas, pero será hasta hoy cuando de los detalles de su viaje.

Desde luego no fue de paseo a la ciudad del smog, pues ya tenía cita con sus homólogos federales que a decir de los que saben, son más duros que los regios. Ah, raza.

Y, ya que andamos con asuntos que ya exploran las esferas federales, le diremos que el caso de las Broncofirmas agregó una rayita más a su tan cardíaco tema.

Lo anterior, luego de que las autoridades de la Suprema Corte de Justicia de la Nación aplazara por tiempo indefinido toda determinación al respecto.

Por lo que Jaime Rodríguez Calderón, gobernador de Nuevo León le podría estar ganando tiempo al tiempo les guste o no a sus archienemigos políticos.

Esto no precisamente sería una cuestión definitiva en contra del ejecutivo neolonés, porque es una cuestión en donde la moneda está en el aire. Hagan sus apuestas.

De que los vasos locales de las presas de Nuevo León registran niveles de cuidado en plena canícula, más que danzarle al Dios Tláloc habrá que adoptar cualquier medida de ahorro.

Especialmente, cuando debido a la contingencia el resguardo domiciliario es una de las recomendaciones más recurrentes de las autoridades de salud en general.

Y, como parte de ello, el lavado de manos y la higiene en todos sus sentidos para evitar todo riesgo de contagio del coronavirus, lo cual contribuye a un alto consumo de agua.

Por lo que especialistas en el tema, afirman que de un tiempo a la fecha, el consumo de agua potable se disparó, impactando de cierta manera el nivel de las presas locales.

Será por el encierro, será por el calor como dicen los que dicen que saben, pero los casos de violencia familiar parecen no tener fin.

Desde luego el asunto es más que delicado si se toma en cuenta, que esto lleva implícito un alto riesgo para las víctimas.

Que es cierto, que gracias a la tecnología hay más personas que realizan las denuncias respectivas pidiendo justicia.

Sin embargo, lamentablemente para muchos de los y las afectadas, esta no ha llegado porque sus casos duermen el sueño de los justos.

Y, como no hay acciones inmediatas y no pasa nada de nada, pues los afectados rechazan encuentros en ´´línea´´ con sus victimarios, ya sabrá.

Se aplaza todo encuentro y la procuración de justicia simple y sencillamente, queda bailando en el aire, lo cuál aumenta todo riesgo.

A menos, que las autoridades apuesten al ´´olvido´´, claro si es que la sangre no llega al río antes, como para que aplique aquello de muerto el niño...

Con eso de que la violencia no descansa, no le extrañe si en el estudio de la percepción de inseguridad que realizan los ´´acomedidos´´ encienden los focos rojos en Nuevo León.

Y, cómo no, si aparejado a la pandemia siguen a la alza las ejecuciones y otros delitos más que parecen aflorar de manera desenfrenada, sin que se ponga fin.

Vaya, todo lo contrario, por lo que vale preguntar cuáles son los números que reportan los responsables de la seguridad o si en ese sentido tampoco hay coordinación.




« El Porvenir »