##ctrlhtmlheadnotanoticia##
##ctrlheader##

Opinión Editorial


No somos aves de mal agüero


Publicación:28-11-2021
version androidversion iphone

++--

Ojala y la llegada de elementos de la Guardia Nacional que se esperan para reducir los índices de inseguridad en Nuevo León, tenga los resultados esperados

Ojala y la llegada de elementos de la Guardia Nacional que se esperan para reducir los índices de inseguridad en Nuevo León, tenga los resultados esperados, sin celos, ni diferencias.
No somos aves de mal agüero, pero por experiencias del pasado, ya hubo marcadas diferencias entre las fuerzas del bien que tardaron en dirimir, a diferencia del ''crimen organizado''.
Antes de ''carburar'', los elementos responsables de la seguridad de los tres niveles de gobierno, no dejaron de patentar sus diferencias mientras la inseguridad afloraba.
Y, eso de la coordinación pese a la buena voluntad de los jefes, no se podía palpar en las calles y la sensibilidad del respetable, era cada vez más preocupante por la violencia.
En un gesto esperanzador, lo que se pretende es que esto cambie para bien y que la ''coordinación'' se alcance, porque a como van las cosas, baja la Pandemia, la inseguridad no.


Tuvieron que registrarse cuantiosos daños en las escuelas, para que la actual legislatura local mostrara su interés en el ''blindaje'' de las mismas.
Pues ante el vacío en la ley, con las nuevas reformas se busca aplicar castigos ejemplares para quienes dañen en todos sus sentidos dichas instituciones.
Por lo que habrá de seguirle la huella al asunto, toda vez que ante el paréntesis forzado a causa de la Pandemia, los amantes de lo ajeno se ''chiflaron''.
Lo cuál, quieran o no, deja una muestra clara del gigantesco daño a la educación en Nuevo León, ahora que se anuncia el retorno escolar que tiene freno de mano.
Y, todo precisamente porque a pesar de que ya de hace tiempo se dio luz verde para el retorno presencial, y es fecha que muchas escuelas siguen muy dañadas.


La Cuarta Ola y la nueva variante Omicron del Coronavirus sin lugar a dudas será una cuestión, en materia de contagios, con pronóstico reservado.
Especialmente por aquellos que siguen sacándole la vuelta a la vacuna pese a las intensas campañas registradas en NL y que siguen igual.
Cierto el número de vacunados, según las cifras oficiales continúa a la alza, pero del mismo modo, los omisos estimados preocupantes.
Y, que de una u otra forma, con el disparo de los aforos, la movilidad, las aglomeraciones en el transporte urbano, el riesgo continúa.


Como se ha venido dando los últimos días, la reactivación de muchos establecimientos que buscan la mejora económica sigue con los aforos a tope.
Es más frecuente la aglomeración y las visitas a los restaurantes que en las fechas más criticas del Covid-19, privilegiaran el servicio por aplicación.
Ahora, ya son más frecuentes las visitas de compradores en familia a toda clase de locales, parajes, paseos públicos y parques del estado de Nuevo León.
Eso sí, en los accesos y las restricciones se siguen las reglas protocolarias, porque en eso de las tarjetas rojas y amarillas, la autoridad de Salud no vacila.
Así que ojo, porque este fin de semana si los paseantes no se quedan en sus viviendas ante las bajas temperaturas, habrá casa llena en muchos locales, sino pa´l baile vamos.


Este día los familiares de las personas víctimas de la delincuencia y que forman parte de las estadísticas de las Desapariciones Forzadas, podrían romper el silencio y elevar sus plegarias una vez más.
Pero en esta ocasión en lo alto de la colonia Independencia, allá en los margen de El Santuario de Guadalupe, a donde esperan arribar poco después de medio día para pedir a La Morenita por los suyos.
Y, que en el mejor de los casos, se mantenga viva la esperanza de localizar a sus seres queridos y porque no, encontrar la solidaridad de las autoridades investigadoras a las que han acudido.



« Columna En Voz Baja »
##ctrlfooter## ##ctrlhtmlbodyendnotanoticia##