Opinión Columna


Nada de sanciones a transportistas


Publicación:06-05-2019
version androidversion iphone

++--

Aunque los efectos del paro camionero fueron inmediatos ante los usuarios afectados y de innegables consecuencias, es fecha que no se sabe si se impusieron sanciones.
Las autoridades estatales en turno siguen deshojando la margarita, bajo el pretexto de analizar las posibles acciones para quienes dejaron de operar sus rutas.
Así que el tema sigue siendo una incógnita entre las partes que ya se frotaban las manitas porque se metería en cintura a los empresarios que buscan impulsar el tarifazo.
Pero quién sabe a qué santo se encomienden los empresarios camioneros que a la fecha no conocen sanción alguna y hasta se atreven a reclamar las nuevas tarifas.

Mientras son peras o manzanas, las autoridades estatales están a dos fuegos ante la amenazas de protestas y promoción de amparos por el tarifazo.
Por un lado los empresarios del transporte mantienen firmes sus intenciones porque se les de luz verde y cobrar las nuevas tarifas camio-neras.
Pero para su mala fortuna, y aunque ya se les cayó un amparo, quienes rechazan el incremento ya pulen la promoción de amparos y protestas.
Así que vaya agarrando asiento, lugar y tabla porque esto mañana y pasado mañana podría ponerse más que interesante. Vaya, de pronóstico reservado.

Quieran o no, una cosa si es más que segura, que las corporaciones policiacas siguen enca- bezando la lista de las recomendaciones.
Las autoridades de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos los tienen en la mira por la acumulación de quejas contra uniformados.
Por lo que vale apostarle a la reflexión y a la depuración de técnicas de procedimiento y protocolos de captura para los detenidos.
De lo contrario continuarán las corporaciones policiacas encabezando las listas del Top Ten de quejas de los derechos humanos.

De un tiempo a la fecha, durante sus giras de trabajo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador ha podido palpar el sentir de las poblaciones que visita.
Y, vamos que eso de palpar es literalmente hablando, si se toma en cuenta que se trata de la más pura expresión del respetable que se hace notar al más puro estilo de la raza.
Con abucheos, rechiflas y algunas expresio nes que de una u otra forma se podría decir que ya son hasta populares donde se reprueba la la- bor de algunas autoridades.
De ahí que los gobernadores hasta en cierta manera han reprobado el “aplausómetro’’ de los ciudadanos a grado tal que el presidente de México tiene que pedir calma.
Y, al menos por lo que toca en Nuevo León se podría señalar que al Bronco gobernador, Jaime Rodríguez Calderón no le ha ido tan mal, bueno, hasta ahora.

Ahora que las autoridades de la Agencia Estatal del Transporte traen a raya a los taxistas para que cumplen con su refrendo del 2019, hay algunas cosas más que valdría la pena revisar.
Como por ejemplo lo relacionado a las presuntas medidas de seguridad que se aplicarían a fin de que las unidades de taxistas no fueran em- pleadas para delinquir o hacer travesuras.
Sin embargo ya hay quienes califican como un total fracaso la labor de las autoridades en ese sentido, toda vez que las unidades nuevas y las viejas, siguen siendo usadas para todo mal.
Por lo que en muchos de los actos delictivos de alto y bajo impacto registrados en Nuevo León y que quedan impunes, el uso de taxis es más frecuente que otro tipo de vehículo.
Ello obliga a realizar más que un ato de refle-xión, si se trata de mejorar las cosas en todos sus sentidos, no nada más de pasar a los trabajadores del volante a la báscula.

Ahora sí que al gobernador Jaime Rodríguez Calderón las cosa en torno al tema del alza camionera, le saldrá junto con pegado.
Lo anterior porque independientemente de lo que aprueba el Consejo Estatal del Transporte y Vialidad, no será definitivo.
En el peor de los casos, tocará al Ejecutivo estatal tomar la última decisión, por lo que la “papa caliente’’ seguirá estando en sus manos.
Lo cual quieran o no, representa más que un tema delicado, un verdadero desafío si se toma en cuenta que tendrá un costo político.



« Redacción »