Opinión Columna


Horarios de transporte y la gente


Publicación:28-04-2020

++--

El gobernador Jaime Rodríguez Calderón dio la cara vía redes sociales, para informar que el horario del transporte público es perfectible.

Dicen que es de sabios reconocer y ante el reclamo de los usuarios en general, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón dio la cara vía redes sociales, para informar que el horario del transporte público es perfectible.

Vaya, que a pesar de que se logró el objetivo, el gobernador de Nuevo León subrayó a través de un video difundido, que el programa de los horarios al transporte podría tener ciertos ajustes, para mejorar el servicio.

Aunque eso no quiere decir que el programa vaya a desaparecer, sino todo lo contrario, pues la idea es aplicar un mejor control a la movilidad y con ello, evitar el incremento de los contagios de Covid-19.

Aunque eso sí, también hay que decirlo, hubo mucha gente que ni sabía de las indicaciones dadas a conocer por las autoridades sobre la regulación del transporte, por lo que tronaron el pico.

El que andaba ayer como trompo chillador y defendió en todas las tribunas su labor, fue Noé Chávez, titular del Instituto de Movilidad en Nuevo León.

Palabras más palabras menos, afirmó amanecer ayer muy temprano y recorrer las diferentes estaciones del metro, sin descuidar las rutas.

Es más, hasta se dio a la tarea de registrar números y realizar trabajo de campo, preguntando a quienes se quedaron varados qué hacían.

Sobre todo a quienes muy campantes y quitados de la pena se mantenían sentados en algunos espacios, vaya sin nada qué hacer.

Por lo que de una u otra manera, el funcionario alimentó sus reportes que luego presumió, como una forma de soportar su chamba.

...

Lo que definitivamente no se pudo evitar fueron las aglomeraciones en el segundo turno del transporte en general, pues nadie se quería quedar a pié.

Por lo que en el reinicio del servicio de los camiones, se presentó el caos en algunas estaciones del metro y paradas de los camiones.

En lo referente al metro, en la estación Cuauhtémoc por ejemplo, una gran cantidad de personas hizo filas para la compra de la tarjeta MIA.

Toda vez que ahora es una exigencia el uso de dicha tarjeta y que a la hora de abordar el metro al igual que las rutas hubo amontonamiento.

Por lo que los usuarios olvidaron hasta en cierta manera la Sana Distancia al tratar de alcanzar asiento o de perdido un buen lugar.

Aunque no había reporte oficial, no faltaron los usuarios del transporte que denunciaron abuso de los taxistas.

Quién sabe si fue cierto o lo decían nada más al tanteo, pero hubo voces que afirmaron tener que pagar más por los traslados.

Por lo que habrá que ver que dicen las autoridades responsables de la movilidad y que andan bien pegados en el tema.

El que circuló también un video con parte de su rostro cubierto por el cubreboca fue el alcalde de Generál Terán, Eleuterio Villagómez Guerrero.

Palabras más, palabras menos, el munícipe tronó contra todo aquel visitante de los Estados Unidos a su municipio por el riesgo fatal del Coronavirus.

Y, peor por el registro de uno de los casos confirmados en Terán y que fue exportado de los EU, por lo que amagó con sanciones y decomisos.

Amén de afirmar que solicitará el apoyo del Ejército Mexicano, a la Guardia Nacional y Fuerza Civil para que no sigan burlando a la autoridad.

José Antonio Chávez Contreras, director de gobierno de estado, se le ha visto muy operativo, pues la raza lo vió con los migrantes centroamericanos, buscándoles la forma de alimentarlos y guarecerlos.

Además de checar que los migrantes campesinos que ya están apalabrados para ir a los campos de Estados Unidos, pero que no les han dado aún su visa de trabajo, no anden desbalagados y evitar que se contagien y contagien.

Muy temprano, ayer, se le vio echando andar camiones de gobierno para acercar al centro de la ciudad a muchos trabajadores que se quedaron dormidos y no alcanzaron transporte.

Eso sin tomar en cuenta que también anda en las colonias apoyando en la distribución de víveres para los que se quedaron sin "lana". Cuando hay chamba, hay chamba.




« El Porvenir »