Opinión Columna


Quién sabe cómo estén las cosas


Publicación:08-04-2021
version androidversion iphone

++--

El tema de la paridad en las candidaturas es una cuestión que aún no se define

Quién sabe cómo estén las cosas y cómo vayan a terminar, pero el tema de la paridad en las candidaturas es una cuestión que aún no se define.
Y, que al menos este día si no sucede otra cosa y se aplaza como ya se registró por Semana Mayor, las autoridades electorales deberán entrarle al toro.
Especialmente, cuando hay algunas candidaturas que tienen dos opciones lógicas: Que se queden como están o habrá de mover candidatos en base a la ley.
Desde luego, las apuestas son en esos dos precisos movimientos, pero en el mejor de los casos, la autoridad es la que debe resolver según sus instancias.
Y, que a dos meses de las elecciones, ya una vez entrados los candidatos en gastos, ya hay quién tiene su Santo de cabeza, esperanzado en una pifia.
Así que ojo, porque el tea está calientito o mejor dicho, está que arde y puede tronarle el cuete a más de dos porque no se respetó eso de la equidad.


Y, ya que hablamos de cuestiones electorales, vale señalar, como en toda elección,  el cuerpo jurídico juego un papel muy importante en las candidaturas.
Especialmente, porque aparte del trabajo de campo, por tierra y aire, los candidatos deben tener un ojo al gato y otro al garabato, si no podrían comerles el mandado.
Tan es así, que hay elecciones que se definieron en la mesa y que hasta se ganaron por un voto, por lo que los ''lechuzos'', aunque no se vean, ya tienen trabajo por resolver.
Y, que de acuerdo a las autoridades, a ellos les toca parar bola en base a las exigencias que marca la ley en materia electoral y que entre la campaña, ya emite sanciones.


El calendario de la aplicación de las vacunas contra el Coronavirus, sin lugar a dudas es un tema que se volvió viral ayer.
Sobre todo, cuando las autoridades federales y municipales, dieron a conocer los pormenores de la vacuna en Monterrey y Guadalupe.
Y, que en el mejor de los casos, se aplicará a un importante sector de los adultos mayores, para frenar su propagación.
Pero como se trata de dos municipios metropolitanos con el mayor número de personas beneficiadas, no descarte el caos.
Que el registro previo, basado en la experiencia de las otras localidades, es una cuestión que no puede descartarse.
Aunque el alcalde Toño Martínez Beltrán de Monterrey y Cristina Díaz de Guadalupe, ya desplegaron la logística.
Y, que en el mejor de los casos, se espera evitar en lo posible las complicaciones en sus días de aplicación.


Que el programa de reconstrucción en la sierra de Santiago anunciado ayer por el gobernador, Jaime Rodríguez Calderón es una cuestión en la que se matarán dos pájaros de un tiro.
Por un lado porque dentro del ambicioso plan oficial, se busca levantar de nueva cuenta las viviendas de quienes resultaron damnificados y a la vez darles empleo en la reconstrucción.
De tal manera que quienes perdieron sus bienes, sus cosechas, su ganado, puedan tener un ingreso al tiempo que levantan sus propias viviendas, según lo proyecta la autoridad estatal.
Aunque esto no quita el riesgo inminente para quienes residen en las partes altas de la sierra y menos en temporada con fuertes vientos y temperaturas superiores a los 40 grados centígrados.


Ah por ciento, en estos días que pasaron luego de que los incendios de Santiago y demás se sofocaron, vale preguntar que tanto avanzaron las buenas intenciones por mejorar el salarios y condición de vida de los brigadistas.
Es cierto que han recibido muchos likes en las redes sociales y muestras de solidaridad en donde sigue de manifiesto la gran simpatía de terceros por su valor y trabajo heroico, pero de los dineros, ya no se dijo nada.
A ver ahora que resurgen los incendios como en la sierra de Rayones y que en base a los calores de las próximas horas y días podrían multiplicarse, se revive el tema para ayudar a los brigadistas o nada más es por las campañas.


Pues quién sabe cómo se pongan las cosas, pero los trabajadores del gis podrían hacerla de tos con eso de sus ahorros.
Que el asunto no es cosa menor y que trae a más de tres muy nerviosos, porque no sería la primera vez que se les afecta.
Esto ya está color de hormiga, la tranquilidad es algo que no puede garantizarse, pues sería como despertar a la leona dormida.



« Columna En Voz Baja »