Opinión Columna


Columna En Voz Baja


Publicación:14-04-2019
version androidversion iphone

++--

Elba Esther Gordillo, se llevó una muy mala sorpresa cuando se enteró que ni siquiera doscientos maestros llegaron al llamado

Elba Esther Gordillo, se llevó una muy mala sorpresa cuando se enteró que ni siquiera doscientos maestros llegaron al llamado que hicieron las Redes Sociales Progresistas para su evento de recopilación de firmas para su registro como partido político.

No sabemos aún si el rechazo magisterial se debió a ella o a que no quieren entrar a un partido que al final manipulará la casi octogenaria líder por medio de sus familiares.

La mujer quiso con ese acto tantearle el agua a los camotes para ver como andaba su popularidad con los mentores y obtuvo un severo dolor de cabeza.

Los profes tajantemente la rechazaron. Sus motivos tendrán.

 

 

El que envió  un dramático mensajes por redes a sus “seguidores” fue el ajonjolí de todos los moles, Braulio Martínez, quien se quejó de ellos porque le fallaron al evento de firmas de las Redes Sociales Progresistas y de los mil que prometió llevar, sólo junto unas decenas sin llegar a la centena.

Los camiones que le enviaron regresaron vacíos a Cintermex. Felicitó a los ochenta y tantos que llevó y fustigó a quienes lo hicieron quedar mal diciéndoles que en adelante ni el saludo les va a dar. Po’s que enojón.

 

 

Pues en este ya permanente tira tira por el incremento tarifario del transporte urbano, una cosa es clara, que el asunto no tiene para cuando.

Sobre todo, cuando las autoridades estatales un día dicen una cosa y al otro afirman que no dijeron lo que dijeron.

Pero que en el mejor de los casos, aún hay usuarios que siguen pagando tarifas más o menos respetables, no del tarifazo.

Y, quienes sufren las de Caín por aquello de la falta de unidades y que ya aprendieron a compartir los taxis, pagan justos por pecadores.

Por lo que la gran mayoría de los usuarios, se puede decir, que tienen ciertos beneficios con el transporte, más lo que falta.

Pero eso no quiere decir que se salvan de la amenaza de un incremento, del cual no se definen fechas, sino todo lo contrarios.

Y, que según las interpretaciones de las palabras del ejecutivo estatal, nada es gratis y menos el transporte camionero.

Y, que si se quiere disfrutar de las bondades de un buen servicio, del mismo modo habrá que brincar la tablita.

Porque si se quiere de un servicio de calidad, obvio cuesta más, según las propias autoridades por lo que ya adivinará el ramalazo.

 

 

Aunque ya lo dijo el titular de Metrorrey, que la entidad cuenta con el mejor servicio del metro en el país.

Por lo que las fisuras detectadas en las columnas del metro, no preocupa a la propia autoridad que minimiza el daño.

Y, que al contrario, las autoridades se atreven a señalar no nada más que se tiene el mejor metro, que es muy seguro.

Y, que hasta en cierta forma es un tanto natural que la infraestructura presente algunos daños por su antigüedad.

Pero eso no es todo, ya que se atreven a señalar que además de ello, es por demás seguro. Usted qué piensa.

 

 

Hay un viejo dicho popular que reza más o menos así: El que mucho abarca, poco aprieta.

Y, en ese sentido, no dude que en breve los críticos del sistema estatal podrían arreciar metralla.

Sobre todo en eso del uso del nuevo y millonario Dron, que no tan solo será usado para la seguridad.

Lo anterior, porque debido a nuevas disposiciones, el Dron sería empleado para monitorear la contaminación.

Que de igual forma serviría para olfatear los índices de contaminación donde no hay estación de monitoreo.

Por lo que ahora habrá que ver qué más se les ocurre a los genios estatales para echarle al morral.

Y, que en el peor de los casos, atribuyan a sus múltiples labores la falta de resultados en el combate a la inseguridad.

Total, con los altibajos que se registran en Nuevo León, nunca faltarán excusas y mucho menos los pretextos.

 

 



« Redacción »