Banner de aplicaciones

Justicia Más Justicia


Hallan hombre sin vida colgado de árbol

Hallan hombre sin vida colgado de árbol


Publicación:30-07-2022
++--

Aunque, aparentaba ser un simple suicidio, el caso dio un giro de 180 grados, al encontrarse en su cuerpo posibles huellas de torturas

Un hombre fue encontrado sin vida colgado de un árbol, en las orillas del Río del Puente Degollado, en el municipio de Montemorelos.

Aunque, aparentaba ser un simple suicidio, el caso dio un giro de 180 grados, al encontrarse en su cuerpo posibles huellas de torturas.

Los hechos se reportaron a unas horas que personal de la Fiscalía General de Justicia del Estado, catearon cuatro domicilios de Montemorelos, donde decomisaron droga, tablas de torturas y detuvieron a seis personas.

Hasta el momento el ahora occiso no ha sido identificado, siendo una persona de unos 26 años de edad.

Mencionaron que es de piel aperlada, baja estura, con diversos tatuajes en su cuerpo.

Explicaron que el cuerpo estaba semidesnudo, al contar solo con un bóxer y calcetones blancos.

La movilización policíaca se realizó esta mañana, en las márgenes del rio Pilón, en el mencionado puente, que cruza por la colonia Barrio Zaragoza de Montemorelos.

Los vecinos del lugar, mencionaron que al caminar por una calle lateral al puente, se percataron que estaba una persona colgada en un árbol de una soga.

Los hechos ocasionaron al llegada de personal de Protección Civil Municipal, quienes al revisar el cuerpo, se percataron que ya estaba sin vida.

Se cree que al momento de ser colgado, el cuerpo ya estaba sin signos vitales.

Al parecer esta persona fue sometida a torturas con una tabla, presentando lesiones en tórax, ambas extremidades.

La zona del trágico hallazgo fue cerrado con una cinta amarilla, mientras que personal de Servicios Periciales y elementos del grupo de homicidios, levantaron las evidencias correspondientes.

Se espera que el joven sea identificado por medio de las huellas dactilares, para saber cuáles, eran sus actividades.

 



« El Porvenir / Sergio Luis Castillo »