Justicia Enervantes


Decomisan medio kilo de droga en Apodaca

Decomisan medio kilo de droga en Apodaca


Publicación:06-11-2020
++--

Los narcotraficantes internacionales, fueron descubiertos, cuando estaban fumando droga en el estacionamiento de un hotel.

Monterrey N.L.- Un norteamericano y un mexicano se encuentran bajo investigación, después de ser sorprendidos con medio kilo de mariguana y otras sustancias prohibidas en el municipio de Apodaca.

Los narcotraficantes internacionales, fueron descubiertos, cuando estaban fumando droga en el estacionamiento de un hotel.

Fue el olor característico de la mencionada hierba, lo que alerto a los policías, sobre la presencia de los sospechosos.

Los hechos se registraron esta mañana en el estacionamiento de un reconocido hotel, ubicado a la altura del kilómetro 23, en la avenida Miguel Alemán en dicha localidad.

Hasta el momento las autoridades se reservaron la identidad de los ahora detenidos, siendo dos personas de entre 25 y 28 años de edad.

Solo se informó que uno de los implicados, es originario del estado de Texas, en el país vecino de Estados Unidos.

Según los informes oficiales, los policías preventivos de Apodaca, se encontraban realizando un recorrido de vigilancia cuando observaron a los dos hombres en actitud sospechosa.

Al acercarse a los sujetos, estos intentaron simular que estaban dialogando normalmente.

imagen-cuerpo

Pero los oficiales detectaron que estos tenían sus ojos rojos y aun, tenían impregnado el olor característico de la mariguana.

Los uniformados mencionaron que procedieron a realizar una revisión rutina.

Fue en ese momento que les encontraron entre sus pertenencias una maleta una bolsa con hierba verde y seca con las características de la mariguana.

También tenían en su poder, varias dosis más de la misma droga, en las bolsas del pantalón.

Mencionaron que en total la droga decomisada, supera el medio kilo.

Por lo cual, procedieron a detenerlos, siendo ambos puestos a disposición de la Fiscalía General de la República.



« El Porvenir / Sergio Castillo »