Banner de aplicaciones

Opinión Editorial


Retorno a clases


Publicación:23-08-2021
version androidversion iphone

++--

El retorno a clases el próximo lunes 30 de agosto es inminente.

El retorno a clases el próximo lunes 30 de agosto es inminente.  Con una tercera ola de covid-19 presionando de manera significativa a los sistemas de salud, con una serie de variantes que modifican constantemente al virus, que lo vuelven más agresivo y que desafían, de manera cada vez más preocupante, los esquemas  de vacunación existentes, es claro que el retorno a clases tiene que darse, aunque será en condiciones muy adversas.

Actualmente los expertos no discuten si se debe o no retornar a clases, lo que se analiza es cómo regresar a la escuela con el menor riesgo posible para todos los involucrados en este proceso. Para este 30 de agosto se cuenta con la ventaja de que la mayoría de los docentes están vacunados; en nuestro estado predominantemente con la vacuna Cansino, la cual requerirá un refuerzo en el mes próximo de noviembre.  Los padres de familia, dependiendo de sus edades, es probable que estén en proceso de inmunización con algún esquema de vacunación de los que se han aplicado ya en el país. La población más vulnerable, desde el punto de vista de la inoculación, es la infantil y juvenil. Las vacunas aún no han sido aprobadas para esta población.

Con todo ello, el comportamiento del virus es variable e inesperado. Pueden morir personas con esquemas de vacunación completos, pero que por alguna situación de vulnerabilidad específica (diabetes, hipertensión, obesidad, enfermedades catastróficas como el cáncer y otras condiciones), se encuentranfrágiles y sucumben ante el embate del virus.  La población de docentes con este tipo de comorbilidades  es alta, especialmente considerando el tipo de trabajo que desempeña, donde existe mucho estrés y se lleva una vida sedentaria con mala alimentación.

Igualmente los padres de familia, aunque sean jóvenes, si no poseen un esquema completo de vacunación, pueden fracasar al hacer frente al virus, porque éste es ahora más agresivo como lo señalábamos, ha mutado, se trasmite más fácil y es más letal. Los niños y adolescentes también se encuentran en situación de riesgo, se ha señalado que son menos vulnerables, pero hemos observado que las nuevas variantes del virus, han permitido que esta población se vuelva más endeble y las afectaciones puedan ser más graves.

Con lo anterior es claro que volver a clases, de manera presencial, implica un alto riesgo de salud. Existe mucha presión social por parte de escuelas particulares y ciertos grupos de padres de familia, que están decididos a correr estos riesgos independientemente de las consecuencias. En el caso de las escuelas particulares un 73% estádispuesta a un regreso presencial a clases. Este clamor de las escuelas particulares posee un trasfondo económico muy evidente. Se trata de escuelas que durante años ganaron mucho dinero con motivo de las colegiaturas que pagaban los padres. Los colegios se convirtieron en verdaderas máquinas de generar dinero, en poco tiempo crecían y se expandían de manera muy próspera. Pero con el Covid-19 les llegó una mala racha, cientos de padres de familia tuvieron que  abandonar la educación privada por  situaciones económicas adversas;y como en cadena, los dueños de estos establecimientos privados resintieron los efectos, un 40% está en riesgo de cierre.

En el caso de los padres de familia que apoyan de manera decidida el regreso presencial a clases, es muy comprensible su preocupación por la salud mental de sus hijos. Llevan más de año y medio de confinamiento, con una interacción social mediada en gran medida por las tecnologías, con diversas pérdidas afectivas dentro de la familia y, en términos generales, su mundo social se ha alterado y  el contexto familiar pude ser un medio de sostenimientopositivo  para la vida emocional de los menores, o puede  convertirse en una fuente importante de estrés, considerando el sistema de interacciones entre los padres, los hermanos, y la familia extendida. Hoy en día, los padres deben optar por tratar de mejorar la salud emocional de sus hijos  y correr el riesgo de que en el intento, se vean alcanzados por la amenaza contra la salud física, considerando el potencial nivel de  contagio en las aulas.

En el año 1348 la peste bubónica, proveniente de Oriente, recorría Europamediterránea, y el nivel de letalidad era muy alto, de cada dos infectados uno moría (50%). No es el caso del Covid-19, el nivel de letalidad es menor, un 8%,  pero aun así es muy preocupante. Quierosuponer que un padre de familia que paga miles de pesos al mes por motivo de colegiaturas, posee un seguro privado de gastos médicos y cuenta también con el efectivo para pagar el deducible. Además, la escuela particular a la que envía a su hijo posee instalaciones en excelente estado y cubre perfectamente las medidas sanitarias dictadas por la autoridad sanitaria. Con este contexto, un padre de familia seguramente se animará a participar eneste movimiento a favor del regreso presencial a las aulas.

Contar con un servicio médico particular permite una sensaciónde confianza considerando que el índice de letalidad en un hospital privado es  de un 31%, menor a un servicio hospitalario público con 45%. Sin embargo, el Covid-19, es un virus relativamente nuevo, aún desconocido en sus efectos a largo plazo  y,además, su comportamiento en niños también ha sido poco estudiado, vale más tenerle respeto al virus, al menos, como padre de familia y abuelo de varios nietos, considero que es lo más prudente.

En lo personal pienso que la educación basada en la presencialidad como la conocimos hasta el 23 de marzo de 2020, nunca más va a regresar, es una normalidad pre-Covid19 que forma parte de un antes y un después, considerando un cambio de época. Vivimos en una realidad post-Covid19 la cual es muy cambiante. No sabemos si lograremos librarnos totalmente del virus en el futuro, pero la realidad post-Covid19 conlleva cambios económicos, culturales, sociales, educativos y tecnológicos revolucionarios.

Ante un cambio de época tan incierto, requerimos aprender a adaptarnos a los nuevos desafíos, que son vertiginosos y drásticos, esta flexibilidad mental debe estar presente de manera permanente en nuestra capacidad de tomar decisiones.  Un esquema educativo hibrido, que conjunte momentos presenciales y actividades en línea  es,en este momento, la opción más viable.

Finalmente, el gobernador de Nuevo Leónllegó a una decisión salomónica, que cada escuela y comunidad educativa decida, de acuerdo a sus condiciones concretas, cuál opción educativa es la más adecuada en ese momento (la presencial, híbrida o en línea). Un 87% de los docentes de educación pública del nivel básico, prefieren esta última opción.




« El Porvenir »