Opinión Editorial


¡Mi voto será para…!


Publicación:31-05-2021
version androidversion iphone

++--

Falta menos de una semana para las elecciones, este miércoles 02 de junio se suspenden las actividades proselitistas

Falta menos de una semana para las elecciones, este miércoles 02 de junio  se suspenden las actividades proselitistas de campaña, así que a partir de ese momento, la moneda estará en el aire para determinar quiénes serán los candidatos que las mayoríasnuevoleonesas prefieran para gobernar, en casi todos los ámbitos de gobierno: gubernatura, ayuntamientos, diputaciones locales y federales.

Ha sido esta campaña, especialmente en lo concerniente a nivel local, un proceso lleno de sorpresas, con mucha guerra sucia, con propuestas diversas de los candidatos, sin embargo, con pocas expectativas económicas para poder realizarlas y cumplir con las promesas ofertadas.

Una campaña electoral que ha resultado ser una rueda de la fortuna, en ocasiones a unos ésta les sonríe, en otras los involucrados caen de las preferencias electorales; las encuestas reflejan  ese subibaja en que se ha convertido este proceso electoral.

Aunque faltan unos días, aún podemos estar preparados para recibir más y más sorpresas, especialmente con esta guerra sucia, donde hemos observado el peso político que el estado posee y la relevancia que tiene para la federación,  el poder tener mayor influencia en la toma de decisiones soberanas, especialmente en el ámbito de la gubernatura.

Este aspecto ha sido tan claro en cuanto a la relevancia política que Nuevo León posee para la federación, que hemos observado  en el transcurso de las últimas semanas, cómo  un candidato acusa a otro de ser el preferido del gobierno federal, considerando que esta posibilidad implica una  afectación  en el posible ejercicio de una voluntad federativa soberana que un gobernador(a) debe poseer. Lo observamos cuando Clara Luz, candidata de Morena y la colación que preside, poco a poco, fue asimilando su nueva identidad partidaria. Fue un proceso que tuvo que desarrollarsea contracorriente ya que el tiempo operaba en contra.  Luego observamos al candidato del PRI en alianza con el PRD, De la Garza, señalar que más bien, era el candidato emecista, Samuel García, quien era el preferido del gobierno federal; y finalmente, no podía faltar, el emecista acusa al candidato del PRI (PRD) ser el candidato del centro, es decir, que ha pactado con la federación.

Este hecho no es trivial ya que refleja lo que ha estado en juego en esta elección: un referéndum implícito para el gobierno de la autodenominada 4T. Sabemos que el presidente  aún posee buena aceptación de su gobierno, así que Morena a nivel local, ha tratado de apalancarse  en esta imagen presidencial que le permitió ganar  las elecciones pasadas de manera aplastante.  Los votos que recabe Clara Luz en gran medida van a reflejar este espaldarazo a la 4T por parte de la población nuevoleonesa.  En caso de no ser esto así, estaríamos ante un escenario de rechazo a las acciones y políticas implementadas por parte del gobierno y partido del presidente.

El PRI ha logrado revivir de sus cenizas, está entre los punteros; el candidato De la Garza ha dado golpes mediáticos importantes al exhibir diversos videos que han afectado negativamente la imagen de los otros candidatos (Morena y Movimiento Ciudadano).  Hasta el momento no se han presentado, como parte de la guerra sucia, videos o evidencias que demuestren presuntas acciones de corrupción del candidato priísta, a pesar de ser vinculado laboralmente con el clan Medina. Otra suerte ha tenido el candidato priísta para la alcaldía de Monterrey, Cienfuegos, quien sí ha recibido golpes mediáticos donde se le relaciona con acciones pasadas posiblemente ligadas a situaciones de corrupción.

Con respecto a la candidatura de Samuel García, de Movimiento Ciudadano, si la próxima semana se confirma su tendencia a la alza en las encuestas, estaríamos ante un interesante análisis de éxito en marketing político digno de examen, considerando para este efecto el papel preponderante de las redes sociales, pero para ello deberá librar este último tramo de su campaña, donde seguramente recibirá golpes políticos a través de las presuntasirregularidadesfinancieras que ha tenidodurante la misma.

Para el PAN, tendremos una semana de grandes presiones para Larrazábal, quien tendrá que sostenerse como digno candidato del partido de derecha más importante de México, seguramente intentarán algunos correligionariosconvencerlo que claudique a favor del priísta (perredista) De la Garza, para tratar con ello aventajar   y alcanzar el poder por seis años, donde podrían tener acuerdos de gobierno para ambos grupos políticos.

En el caso de las alcaldías, seguramente Movimiento Ciudadano generará gran presión para las propuestas electorales del PRI y del PAN, especialmente en Monterrey con el hijo de Colosio al frente.

Para las diputaciones, tanto a nivel federal como local, igualmente, los candidatos de Movimiento Ciudadano están representando una fuerte opción para el electorado. El posible éxito en esta propuesta ha sido el lograr que los candidatos representencausas sociales justas, que sean realmente ciudadanos independientes y frescos, sin cola que les pisen. Ésta ha sido la receta de este partido que tiene importantes avances en Nuevo León,  hay que mencionar que no todas sus fórmulas  son así, algunos candidatos generan sospechas de estar presuntamentevinculados con el crimen organizado, lo cual sería  muy delicado.  

Tengo que confesar, estimad@ lector@ que aún no sé por quién  voy a votar. Cuando se dedica uno al análisis político,  es conveniente tomar  cierta distancia para con este proceso, tratando así de ser lo más objetivo posible. No sé si lo lograré, obviamente que este domingo 6 de junio allí estaré a primera hora, con un crayón especial para señalar  mi voto, bien almorzado por supuesto,  dispuesto a realizar la fila que sea necesaria; con todo ello, aún tengo algunas dudas que tendré que resolver en estos días.

Traté de buscar un poco de apoyo en este asunto y pregunté a mis nietos por quién votarán ellos, y la respuesta que encontré me dio cierta tranquilidad: tampoco ellos saben por quién van a votar. Creo es un problema familiar de indecisión  y tengo que reconocer que formamos parte de esa estadística de indecisos que las encuestas generalmente señalan.  Lo que me gustó fue darme cuenta que mis nietos son indecisos pero no apáticos. Me recordaron que este próximo domingo es la fiesta de la democracia, que podemos ejercer nuestra libertad de decisión y que la democracia electoral, nos permite premiar o castigar a los que nos gobiernan o nos han gobernado, de acuerdo a nuestros propios criterios.  En el ejercicio del voto nadie más puede decidir por nosotros.




« El Porvenir »