Monitor Más Monitor


Estados Unidos veta a varias empresas chinas

Estados Unidos veta a varias empresas chinas
Otras 16 entidades de China y Pakistán han entrado en la lista

Publicación:26-11-2021
++--

Por suministrar tecnología al ejército de China.

La Oficina de seguridad e industria del Departamento de Comercio de Estados Unidos ha añadido a 27 empresas a su lista de entidades con las que se prohibe hacer negocios a empresas estadounidenses por suponer una amenaza por la seguridad nacional. Una de ellas es una empresa conjunta formada en China por HPE y una empresa local, según The Register.

Se trata de New H3C Semiconductor Technologies Co., y tal como aparece en el anuncio preliminar de la lista de empresas prohibidas, las autoridades estadounidenses la han incluido en ella por «apoyar la modernización militar del Ejército de Liberación Popular«. Los datos de la lista coinciden con los de dicha empresa, creada de manera conjunta por HPE y Tsinghua Unigroup y dedicada al desarrollo de productos de red.

H3C es todavía el proveedor exclusivo de servidores y sistemas de almacenamiento de HPE, así como la prestadora de los servicios técnicos asociados. Y según un portavoz de HPE, esta empresa, en la que no cuenta con una posición mayorista en cuanto a número de acciones en su poder, tiene relación con ellos.

La Secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo, ha calificado a otras ocho empresas chinas recién vetadas de compañías que trabajan para hacer avanzar los esfuerzos del Gobierno de China «de apoyar las aplicaciones militares, como las aplicaciones para revertir los mecanismos de ocultación y contra los submarino, así como la capacidad de romper el cifrado o desarrollar cifrado irrompible«.

Otras 16 entidades de China y Pakistán han entrado en la lista «por sus contribuciones a las actividades nucleares desprotegidas de Pakistán, o a su programa de misiles balísticos«. Tres filiales de Corad Technology Limited, una compañía China que entró en ella en 2019, han entrado ahora también porque, según el Departamento de Comercio de EEUU, han estado vendiendo tecnología estadounidense a los programas militares y espaciales de Irán y Corea del Norte, así como a otras empresas chinas. Estas filiales operan en Singapur, Japón y la ciudad china de Shenzen.

Pero no solo han entrado empresas chinas en la lista. También lo ha hecho una entidad rusa, el Instituto de Física y Tecnología de Moscú, por al parecer fabricar productos militares para un militar sin identificar a quien se los ha vendido a título particular.



« Especial »