Justicia Más Justicia


Lo detienen por pornografía infantil

Lo detienen por pornografía infantil


Publicación:12-08-2022
++--

Ante las autoridades el presunto se identificó como Fernando R., quien cuenta con 61 años de edad

Tras ser acusado de pornografía infantil, un hombre fue detenido por elementos de la Secretaría de Seguridad y Protección a la Ciudadanía Monterrey, ya que lo encontraron al interior de un cibercafé observando videos sexuales de niños, además de que tenía en su poder tres memorias USB.

El arresto de la persona se realizó la tarde de ayer alrededor de las 15:20 horas, en un negocio ubicado en el cruce de las calles Matamoros y Rayón, centro de Monterrey.

Ante las autoridades el presunto se identificó como Fernando R., quien cuenta con 61 años de edad.

Uno de los encargados del cibercafé es quien denunció los hechos a los efectivos municipales, luego de verlos pasar cerca del lugar.

La persona dijo a la policía que en el interior del establecimiento había un hombre de cabello canoso, mirando en la computadora videos sexuales de menores de edad.

Con las características del sospechoso, los oficiales ingresaron al local, observando la actividad que realizaba el presunto, quien se encontraba observando videos de pornografía infantil, además de tener tres memorias USB y hojas impresas con fotografías de contenido sexual de menores.

Al cuestionarle sobre lo que estaba realizando, el presunto no supo qué explicar y cayó en contradicciones, por lo que fue detenido de inmediato por los elementos municipales.

Una vez que se realizó la detención de la persona, en una patrulla lo trasladaron a las instalaciones de la Policía de Monterrey, donde quedó a disposición del Agente del Ministerio Público en turno.

El encargado del negocio señaló que la persona había llegado como un cliente más al establecimiento, después se percataron de lo que estaba haciendo por eso decidieron denunciar los hechos a los elementos de la policía.

El personal de la Policía de Monterrey se encontraba en su recorrido de rutina, cuando les pidieron la ayuda y comunicaron de lo que estaba ocurriendo.



« El Porvenir / Gilberto López Betancourt »