Justicia Robos


Encuentran camioneta de escolta, pero sin armas

Encuentran camioneta de escolta, pero sin armas


Publicación:09-10-2020
++--

Desafortunadamente, los delincuentes se llevaron un arma larga y otra corta, que portaba el guarura, quien ya interpuso la denuncia correspondiente.

Monterrey N.L.- Elementos de la Policía preventiva de Escobedo, lograron ubicar en una tienda de conveniencia, la camioneta que fue robada a un escolta del municipio de Sabinas Hidalgo.

Desafortunadamente, los delincuentes se llevaron un arma larga y otra corta, que portaba el guarura, quien ya interpuso la denuncia correspondiente.

La Fiscalía General de Justicia del Estado, intensifico la búsqueda, pues se temen que el arma larga, sea utilizada en hechos delictivos relacionados con la Delincuencia Organizada.

Las autoridades mencionaron que la camioneta fue ubicada en el estacionamiento de una tienda, Oxxo ubicada en el cruce de Fray Servando y Fray Manuel, en la Colonia Portal del Fraile. En ese lugar estaba estacionada la camioneta Chevrolet Cheyenne con placas PK 1172ª.

Esta unidad está asignada al escolta del Alcalde de Sabinas Hidalgo, Daniel Omar González Garza.

Dicha camioneta fue robada el pasado jueves, cuando el escolta, estaba estacionado en la pick color blanca afuera de una bodega en Fomento Agrario y Decreto Presidencial, en la Colonia Plutarco Elías Calles, en el norte de Monterrey.

Según los primeros informes de las autoridades, fueron supuestamente, seis sujetos, que portaban armas cortas, los que sorprendieron al escolta.

Indicaron que estos llegaron a bordo de dos ecotaxis, en los cuales cerraron al oficial, despojándolo de sus armas.

Los pistoleros, lo bajaron con violencia de la unidad, llevándose sus pertenencias y la camioneta oficial.

Al escolta lo despojaron de sus armas de cargo, una pistola calibre 9 milímetros y un rifle AR-15.

Horas más tarde, los uniformados de Escobedo localizaron la camioneta en los cajones de estacionamiento de un Oxxo, en la Colonia Portal del Fraile.



« El Porvenir / Sergio Castillo »