Banner de aplicaciones

Justicia Robos


Cae hombre por robo


Publicación:21-01-2020
++--

La detención de José Alejandro A., de 53 años de edad, se registró a las 03:30 horas, de este lunes

Después de dañar el cristal de una camioneta de donde pretendía robar diversos artículos de valor, un hombre fue detenido por oficiales de la Policía de Monterrey, en el centro de la ciudad.
La detención de José Alejandro A., de 53 años de edad, se registró a las 03:30 horas, de este lunes, en el cruce de la Avenida Madero a la altura de la calle Amado Nervo.
Los elementos de la Policía de Monterrey realizaban su recorrido de vigilancia en la zona, cuando un hombre les hacía señas y les pedía su ayuda, ya que una persona estaba en el interior de su vehículo.
Al llegar el personal de la policía, sorprendieron en flagrancia al presunto tras de que había dañado el cristal de la camioneta e introducirse a la misma para buscar objetos de valor.
José Alejandro, pretendía correr al ver a los oficiales, pero fue detenido a unos metros de donde se encontraba la camioneta que había dañado.
Tras la detención, el afectado les mencionó que se aproximaba a su camioneta Explorer color roja que había estacionado y observó cuando el señalado le quebraba el vidrio y fue en ese momento que pidió el apoyo a los elementos policiacos.
El detenido fue trasladado a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad de Monterrey, en donde quedó a disposición del Ministerio Público.
Más tarde el afectado acudió con las autoridades correspondientes para asentar la denuncia por los daños a su vehículo, el arrestado no alcanzó a llevarse nada de la unidad.
José Alejandro además será investigado por las autoridades, ya que se presume que ha cometido otros delitos similares en otros sectores de la ciudad.
Al suponer que el presunto ladrón se encontraba armado, el afectado decidió pedir la ayuda de las autoridades para que detuvieran al hombre.
El cristalazo a la camioneta fue en la parte posterior del lado izquierdo de la camioneta.



« El Porvenir/ Gilberto López »