En Escena Cine


No hay nadie más mexicano que el que se va: Iñárritu

No hay nadie más mexicano que el que se va: Iñárritu


Publicación:23-10-2022

TEMA: #Cine  

version androidversion iphone
++--

"Bardo, falsa crónica de unas cuantas verdades", inauguró este sábado el 20 Festival Internacional de Cine de Morelia

Hace más de 20 años que Alejandro González Iñárritu no vive en México, luego de que emigró a Estados Unidos buscando más oportunidades profesionales, tras el boom que significó Amores perros, su ópera prima, pero eso no significa que no sienta a su país.

"No hay nadie más mexicano que el mexicano que deja el país, porque cuando lo dejas, se te acumulan ausencias, la presencia del país se hace más poderosa, hay nostalgia, melancolía", dice el cineasta.

"Hay un sentimiento de pérdidas. Mi familia y yo emigramos hace 21 años, ha habido premios, crecimiento, pero también muchas conversaciones, dificultades, incertidumbres", destaca.

"Bardo, falsa crónica de unas cuantas verdades", que este sábado inauguró el 20 Festival Internacional de Cine de Morelia, es su regreso profesional al país.

En ella, a través del personaje de Silverio (Daniel Giménez Cacho), pone a un documentalista radicado en el país del Norte y quien intenta reencontrarse con México a través de hechos históricos como la guerra con Estados Unidos y la relación entre ambas naciones, la conquista española y problemas cada vez más persistentes como la migración y los desaparecidos.

Pero aunque no lo pareciera, el también director de "Birdman" y "El renacido" siempre ha tenido un pie en el territorio nacional. Desde hace seis años ha estado intentando levantar una escuela de cine, de la cual no quita el dedo del renglón.

"(Se ha detenido) Por cuestiones de no encontrar estacionamiento, luego encontramos un proyecto arquitectónico que se cayó por los precios y luego vino la pandemia, vino una tras otra", detalla.

"Espero el año que entra, si tengo tiempo, volver a empezar a levantarlo y poder generar más que un cine, una especie de espacio que cree una comunidad en la que todas las artes visuales, incluyendo el cine, la realidad virtual, la fotografía, de las ocho a la una la mañana, la gente pueda convivir, hablar, comer de cine", subraya.

Se aleja de lo "real"

Para González Iñárritu, el arte permite ir más allá de la realidad y con la que fantasea. La que necesita, asegura, para sobrevivir. Bardo deambula en varios universos, básicamente la supuesta verdad y lo onírico.

"El arte nos permite imaginar el mundo que no tenemos y eso es lo que me interesa ahorita", expresa.

El mexicano se dio a conocer por su crudeza social en sus inicios, algo que hoy desestima en su propuesta artística.

"Empecé con 'Amores perros' y en ese momento estaba interesado en capturar la realidad. Hoy no hay nada que menos me interese que la realidad, porque la realidad ya me di cuenta que no existe, es la que yo construyo en mi cabeza, es la que quiero ver y no quiere decir negar la realidad, sino aceptar que no sólo mi limitada percepción o estado de ánimo dicte algo, sino que ese espacio donde no domina la razón es mucho más rico", considera.

Incluso, dice a pregunta expresa sobre la polarización que se genera en redes sociales, es algo que no le interesa.

"No tengo Twitter ni redes sociales, no sé cómo funciona. Pero cuando reduces todo a una opinión pequeña, no a un análisis, ni a una reflexión profunda, no a la receptividad, sino a la reactividad, cuando todo esto se subordina a una emoción improvisada del momento, tiende todo esto a no llegar a nada. Finalmente es una especie de desinformación, de pedacería, que no tiene en mí una utilidad".

"Bardo, falsa crónica de unas cuantas verdades" se estrenará en al menos 500 cines el próximo jueves, donde estará siete semanas, antes de su llegada a Netflix, en diciembre.



« El Universal »