Económico Valores


Con comida saludable cara, poco probable efecto antichatarra

Con comida saludable cara, poco probable efecto antichatarra


Publicación:16-09-2020
++--

Dependerá de que las alternativas saludables tengan precios accesibles, dijo la consultora Euromonitor International.

CIUDAD DE MÉXICO.- La prohibición de ventas a niños de productos chatarra en estados como Oaxaca, puede disminuir el consumo de estas mercancías, pero dependerá de que las alternativas saludables tengan precios accesibles, dijo la consultora Euromonitor International.
"Es poco probable que se adopten refrigerios y bebidas más saludables si los padres consideran que los precios unitarios no son realistas. En los refrescos, el jugo 100% natural puede crecer como una opción para los almuerzos escolares, pero el crecimiento será moderado debido a sus precios unitarios más altos. Por el contrario, el cambio de comportamiento podría ser más complicado si se ponen rápidamente a disposición alternativas saludables en lugares frecuentados por menores, lo que lleva a una transición más suave, ya que muchos niños cambian sus bocadillos y bebidas a opciones legales", dijo la firma.
En un artículo sobre la prohibición de la comida chatarra en México, Euromonitor detalla que el mexicano promedio consumió 3.2 onzas de bocadillos sabrosos y bebió 1.9 litros de carbonatos de cola por semana en 2019, siendo las tasas más altas en América Latina.
"Es probable que la promulgación de esta ley interrumpa muchas actividades de consumo diario. Una pregunta importante es la reacción de los padres en Oaxaca. ¿Será más o menos probable que compren productos prohibidos para sus hijos? Según la Encuesta de salud y nutrición de Euromonitor, el 33% de los encuestados mexicanos querían 'mejorar los hábitos alimenticios de sus hijos'. Por lo tanto, es probable que disminuya algo del consumo, sin embargo, otro factor importante es el precio", explicó.
La consultora añadió que la cuestión más importante a considerar está relacionada con la aplicación efectiva, ya que México promulgó previamente un impuesto en 2015 a todas las bebidas endulzadas con azúcar, pero como resultado, el consumo per cápita de refrescos no disminuyó drásticamente y se recuperó a medida que los consumidores se aclimataron al aumento de los precios para mantener sus hábitos.
Así, Euromonitor consideró que el costo de oportunidad es el factor de riesgo más grande en esta situación. Si las alternativas están disponibles rápidamente en los minoristas afectados y los fabricantes pueden responder reformulando sus productos a tiempo, esta ley dejará un impacto positivo duradero en los consumidores más jóvenes en México.


« El Universal »