Sabias Que Joven


Protestas raciales complican reelección de Trump

Protestas raciales complican reelección de Trump
Aseguran expertos

Publicación:02-06-2020
++--

La pandemia y la reacción del gobierno de Trump podrían extender las protestas hasta la fecha de la elección presidencial.

La postura de Donald Trump ante la escalada de las protestas por racismo en Estados Unidos, sumado a los efectos de la pandemia del COVID-19, podrían poner en riesgo la reelección del presidente en noviembre próximo.

Gabriela de la Paz y Eduardo González, expertos del Tec de Monterrey en política internacional, consideran que con sus declaraciones y actitudes, el presidente estadounidense complica la situación actual de su país.

"Si no se recompone la economía, si no hay mejor respuesta ante el COVID-19 y estas manifestaciones crecen, creo que Trump estaría en condiciones serias de perder la reelección", consideró el profesor.

"Trump está echándole gasolina al fuego, no está cumpliendo con su papel de mediador sino que al contrario, está amenazando con más violencia y de hecho está criticando a los gobernadores que no hacen un uso más excesivo de la fuerza", señaló la profesora.

Las protestas se desataron tras la muerte de George Floyd, hombre afroamericano que clamaba que no podía respirar mientras era sometido por policías de Minneapolis, hecho grabado en un video que se viralizó en redes sociales.

La docente explicó que en el caso de la muerte de Floyd, la sociedad reaccionó porque las autoridades informaron la separación de los implicados, pero no sobre un castigo por los hechos

Esto detonó que las calles de cerca de 50 ciudades de los Estados Unidos fueran escenario de manifestaciones, saqueos, incendios y enfrentamientos entre civiles y policías.

Incluso, durante una protesta violenta en Washington DC, las luces de la Casa Blanca fueron apagadas, algo que no ocurría desde 1889; también, se decretó toque de queda en varias ciudades del país.

PANORAMA INCIERTO 

González, profesor del campus Guadalajara, consideró que a este enojo de la sociedad estadounidense se le suman factores generados por la pandemia y la reacción del gobierno de EU.

"La sociedad vive un cóctel explosivo: por un lado hay 100 mil muertos por COVID-19, hay 40 millones de desempleados nuevos y se visualizan niveles de pobreza muy fuertes en el año (...) a eso le sumamos las acciones policiacas contra los afroamericanos, la situación se desbordó".

Ambos especialistas señalaron que la violencia que se ha visto durante las protestas podría tener una escalada e incluso extenderse, hasta la época de elecciones.

"Creo que el alcance lo podemos ver a lo largo de los siguientes meses con un desenlace el 3 de noviembre (día de la elección presidencial)", consideró el profesor.

Los expertos señalaron que Trump ha generado polémica tras publicar mensajes que supuestamente glorifican la violencia, tal como lo señaló Twitter tras ocultar estos mensajes.

Además, Trump realizó un llamado a los gobernadores para que tomaran medidas más fuertes contra los manifestantes como llamar a la Guardia Nacional.

El presidente de EU también relaciona a los manifestantes con el movimiento Antifa el cual busca declarar como terrorista, algo que puede tener fuertes implicaciones, dijo González.

"En términos legales tiene una implicación muy fuerte, si ya desde la presidencia se está determinando que este grupo es terrorista entonces legalmente la respuesta que puede ofrecer el gobierno a estas movilizaciones es de muchísimo más violencia".

"La respuesta de Trump fue más enérgica diciendo que son grupos extremistas que quieren desestabilizar al país, esto no es otra cosa que una muestra de la violencia racial oficial sistemática contra las minorías en EU", opinó.

UN CONFLICTO CON HISTORIAL

De la Paz, quien es profesora del Tec campus Monterrey, señaló que EU ya cuenta con un historial al hablar de protestas por víctimas afroamericanas por exceso en el uso de la fuerza de la policía.

"Esto ya ha pasado, me puedo ir hasta la época de la lucha por los derechos civiles en los 60, o a los disturbios de Rodney King, en 1992, en Los Ángeles.

"Recientemente, en el 2014, está el caso de Michael Brown y otras personas que tuvieron abusos de la policía y la reacción de muchos grupos; por un lado son  protestas pacíficas y en la noche hay disturbios donde se vandaliza y hay saqueos", dice la profesora.

Para la profesora, el rol del presidente Trump debería estar encaminado a hacer un llamado a la paz y a la tranquilidad, tal como lo hizo Barack Obama tras los disturbios en el 2015.

"Trump tiene que hacer un llamado a la cordura, es parte de las funciones del presidente, él tiene que reforzar la ley y tiene que hacerlo de una manera que sea tenga el menor costo de vidas posible", señaló la docente.



« Especial »