Sabias Que Internacional


Las redes, cada vez más tóxicas

Las redes, cada vez más tóxicas


Publicación:17-10-2021
++--

En un informe interno que se filtró a la prensa, Facebook reconoce que Instagram afecta a la salud mental de los jóvenes

MADRID, España.- La aplicación Instagram se revela cada vez más como una red tóxica, sobre todo para las adolescentes, entre otras razones porque transmite de manera insistente mensajes que pueden resultar dolorosos, excluyentes y distorsionadores para aquellos jóvenes que no se sienten a gusto con su cuerpo.
En un informe interno que se filtró a la prensa, Facebook reconoce que Instagram afecta a la salud mental de los jóvenes porque propicia la comparación social negativa, que hace que los usuarios se valoren con base en su atractivo, riqueza y éxito respecto a los otros.
Alrededor de 32% de las mujeres que usan la red se sienten peor con sus cuerpos, alerta el informe interno de Facebook sobre los perjuicios de una plataforma que actualmente cuenta con mil 221 millones de usuarios en todo el mundo y que registra el mayor crecimiento de su sector.
La preocupación por la propia imagen, la sensación de FOMO (miedo a quedarse fuera del mundo en línea), el acoso en línea, la ansiedad y los problemas para dormir derivados de la inquietud son algunos de los efectos negativos más comentados en otros informes sobre la influencia negativa de Instagram en la juventud. "Algunas aplicaciones como Instagram afectan a los usuarios, sobre todo a los más vulnerables en este caso al peso de la imagen, como los adolescentes; ellas, más que ellos. Que esa toxicidad fuera aprovechada en beneficio del régimen de la economía de atención, que es una economía basada en la absorción masiva de la atención del usuario a partir de la conexión, todo eso formaba parte de las reglas del juego que ya conocíamos", señala a EL UNIVERSAL José Ramón Ubieto, sicoanalista y profesor de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), en referencia al informe de Facebook.
"Se trata de sujetos muy vulnerables al reconocimiento que encuentran acerca de ellos mismos, de lo que es su identidad y su valía, que pasa mucho por la exhibición del cuerpo. La toxicidad perjudica básicamente a aquellos que no tienen una respuesta clara a sus dudas o interrogantes que se hacen sobre su propia vida, muchas veces de forma descarnada", agrega el experto de la UOC, quien analizó el impacto de la red próxima a cumplir su undécimo aniversario.
Cuando alguien no está seguro de algo trata de buscar respuestas en los otros. En el mundo analógico esas respuestas se buscan en los amigos, en la familia, en los ídolos conocidos. En el mundo digital las preguntas se dirigen directamente a ese otro digital, que son las redes.
"Las respuestas de estas redes tienen algunas lógicas impuestas por los algoritmos que no benefician. Si alguien tiene dudas sobre si vale la pena vivir y se dirige a las redes sociales, se produce una cámara de eco, le repiten esa duda y le multiplican hasta el infinito testimonios como el suyo, con lo cual refuerzan esa idea de que a lo mejor vivir no vale la pena; de ahí que haya sobre todo suicidios de chicas que han preguntado directamente si deberían suicidarse y han recibido respuestas en un 90% afirmativas", alerta el docente.
Son cinco las causas de que Instagram se haya convertido en una red social potencialmente tóxica, argumenta el sicólogo de la UOC y el también investigador y profesor de los Estudios de Ciencias de la Información de la universidad catalana, Ferran Lalueza. La primera, relacionada con el hecho de que la imagen es el rasgo casi único de presentación en la red, porque compararse con miles de fotos hace más complicado que el adolescente pueda habitar su propio cuerpo. Instagram presenta una realidad falsa, pero siempre perfecta. El mundo que se exhibe en Instagram es un mundo irreal fruto de una selección sesgada (mostramos lo mejor y obviamos lo peor) y con filtros embellecedores. Si nos comparamos con este mundo sin ser conscientes de que es ficticio, nuestra realidad acaba resultando bastante deprimente, señalan los expertos.
Otra razón es la existencia de un público objetivo muy sensible. "En edades en que todavía estamos formando nuestra personalidad y aprendiendo a aceptarnos tal como somos, el contraste mencionado antes puede resultar particularmente demoledor", advierten los investigadores de la UOC.
Algo que también aumenta la peligrosidad de Instagram es que es muy difícil cerrar la sesión, debido a que tiene una alta capacidad de absorción de interés, tiempo y dedicación, lo que les priva a los jóvenes de otras actividades. Por último, hay una reverberación tóxica, porque esta red funciona como una cámara de eco, al multiplicar y reforzar las ideas o deseos negativos del usuario.
La eliminación de los "me gusta" podría paliar el efecto de comparación social, pero restaría valor a la red propiciando el surgimiento de nuevas redes diseñadas de otro modo, pero con los mismos efectos perjudiciales, apuntan los especialistas. La mejor aplicación móvil de control parental es el apoyo de los padres, en el sentido de que acompañan a alguien en la construcción y en su desarrollo. "Lo mejor es tener un influencer que no se ocupe de recabar tu atención, sino de prestarte atención. Y ese influencer puede ser un adulto, los padres, algún familiar cercano, un amigo más maduro o un profesional", alega Ubieto, tras recalcar que a las redes no les suele importar el usuario en sí, sino los datos que produce.
El uso de las redes no se puede criminalizar; lo que hay que hacer es controlar y vigilar por parte de las administraciones y del Estado algunas de las astucias de las redes, porque las lógicas de los algoritmos desbordan muchas de las líneas rojas que tenemos como sociedad, tanto de privacidad como de vulneración de derechos de niños y jóvenes, concluye el sicoanalista de la UOC tras subrayar que la regulación de las plataformas tecnológicas no es un asunto fácil.
La polémica creada por el informe filtrado de Facebook ha puesto de manifiesto que la tecnológica era consciente del daño que provoca el funcionamiento de algunas de sus aplicaciones, pero que ha estado ignorándolo, dicen los profesores de la UOC.
A pesar de las evidencias, el consejero delegado y cofundador de Facebook, Mark Zuckerberg, negó que su compañía anteponga los beneficios a la seguridad y el bienestar de los usuarios, tal como aseguró Frances Haugen, exempleada de la plataforma, en su declaración ante un subcomité del Senado de EU, tras filtrar el reporte interno.


« El Universal »