Opinión Editorial


Y otra vez


Publicación:02-09-2021
version androidversion iphone

++--

Y a menos de un mes de que los alcaldes entreguen sus cargos, volveremos a padecer los problemas de décadas con las inundaciones y encharcamientos

“Si no quieres repetir el pasado, estúdialo”

Baruch Spinoza

Llega septiembre y con él las tradicionales lluvias de cada año a Monterrey y su zona metropolitana.

Y a menos de un mes de que los alcaldes entreguen sus cargos, volveremos a padecer los problemas de décadas con las inundaciones y encharcamientos, con las vías colapsadas, con los inconscientes que pretenderán cruzar por sitios peligrosos poniendo en riesgo sus vidas; otra vez discutiremos la necesaria falta de un drenaje que sea capaz de desaguar la ciudad de una manera eficiente.

Pero también pondremos en el centro de la discusión la falta de limpieza de los ciudadanos, su tozudez en tirar basura en cualquier sitio y la falta de previsión de las autoridades para limpiar rejillas y alcantarillas con tiempo.

Y ante la acumulación de las aguas volverán a aparecer los baches y todo el dinero invertido en pavimentar nuestras calles se irá por la coladera y volveremos a empezar. Y los nuevos presidentes municipales tendrán materia prima para culpar a los antecesores, aunque los que se reeligieron y aquellos que son continuidad de los antiguos proyectos, tendrán que apechugar callados y simplemente sacar adelante la tarea.

Es verdad que a pesar del enorme esfuerzo que hacen los ediles por mantener limpias las calles, los ejércitos de barrenderos y personal de limpia no se da abasto para dar la batalla a los cochinones ciudadanos que cada vez tiran mayor cantidad de basura en las calles y así es posible ver llantas, sillones, colchones y cualquier cantidad de cosas en la vía pública, sin contar ramas, hierba, basura.

Y todo eso tapa las rejillas y coladeras y crea tapones. Cuando va por cauces abiertos llega el punto en que se forman represas y eso provoca inundaciones en los sectores bajos. Ya los miembros de Protección Civil del Estado y los Municipios tienen identificados los puntos de riesgo y seamos claros, los ciudadanos también los conocen y aún así se la juegan tratando de cruzarlos apostando al “a mi no me va a pasar nada”.

Son las mismas aguas que truenan tuberías y que a su vez provocan enormes socavones en cualquier calle o avenida. Recordemos que no hace mucho en uno de esos cayó el auto de una familia completa y cobró la vida de una mujer.

En los días recientes fueron muchas las personas que se apuntaron para colaborar en la limpieza de las escuelas para el regreso a clases, aunque no las suficientes como para poder sentirnos orgullosos de haber emprendido una campaña exitosa.

Pero en este caso no se trata de ir a desazolvar alcantarillas, simplemente con crear conciencia y depositar la basura en su lugar; basta con levantar lo que vamos encontrando a nuestro paso en la calle. Si todos ponemos de nuestra parte será posible evitar una tragedia que tal vez, Dios no lo quiera, pudiese tocarle a algún familiar o un amigo.

Hagamos comunidad, no repitamos los errores.

ftijerin@rtvnews.com



« Francisco Tijerina Elguezabal »