Opinión Editorial


Resultados


Publicación:17-08-2022
version androidversion iphone

++--

Parte importante también es la forma en que aquel político responde a los imponderables y enfrenta los problemas y situaciones que de pronto aparecen

“El mundo exige resultados. No le cuentes a otros tus dolores del parto. Muéstrales al niño”

Indira Gandhi

En política las promesas de campaña ganan elecciones, pero en el gobierno son los resultados, incluidos los incumplimientos de aquellas promesas de antaño, las que construyen la calificación y la historia.

Parte importante también es la forma en que aquel político responde a los imponderables y enfrenta los problemas y situaciones que de pronto aparecen; hacerlo con aplomo e inteligencia, sin detenerse a culpar a lo ocurrido para utilizarlo como pretexto para justificar su inacción, es uno de los puntos que más impacto tienen en el electorado.

Dicho lo anterior, dejemos en claro que el servicio de transporte público en Nuevo León es responsabilidad del Gobierno del Estado quien lo concesiona a particulares, al tiempo que lo supervisa y dirige. Hay un Consejo del Transporte, pero repetimos, la rectoría del transporte urbano la tiene la Administración Estatal.

Así, el embargo mercantil que detuvo las operaciones de la Ruta 131 afectando a un importante número de usuarios, debió de ser atendido de inmediato por la administración de Samuel García, aportando soluciones para apoyar a la ciudadanía en tanto se dirimen los asuntos jurídicos de la línea de transportes.

Pero no, no fue así y por ello cientos de pasajeros llegaron tarde a sus trabajos y clases el lunes, sin que la Secretaría de Movilidad moviese un solo dedo para arreglar el problema.

Tuvo que ser la capacidad, empatía, sensibilidad y buenos oficios de la alcaldesa de Guadalupe, Cristina Díaz, quien pusiera manos a la obra y ordenase un operativo de emergencia utilizando unidades de la Secretaría de Seguridad para apoyar a los ciudadanos en el traslado de manera gratuita.

Pensar primero en la gente, hacerlo rápido y bien, solucionar un problema sin crear otros (porque el patrullaje se siguió dando de manera normal en todos los sectores del Municipio), habla de una mente creativa y brillante, una mujer con arrestos y capacidades y con la suficiente claridad de ideas para resolver un problema en corto.

¿Y los políticos de Movimiento Naranja y sus diputados en el Congreso? Jugando a echarse completito el bote de la crema y tirando aceite en informes en los que presumieron millones de logros de cosas en su mayoría inservibles o de un impacto mínimo.

La solución a los problemas de verdad es lo que la gente aplaude. Así, Cristina ha estado pendiente con un operativo de emergencia denominado “Colibrí”, llevando agua a las colonias que más lo requieren en su municipio; igualmente ha implementado un programa de apoyo con útiles escolares para las familias que así lo necesitan.

Incansable, imparable, comprometida, la vez un día sí y otro también al lado de la gente, en la calle, resolviendo problemas, apoyando causas, impulsando a niños y jóvenes. Sin choro, sin rollos ni mentiras, con acciones medibles y cuantificables.

Ahí estriba la gran diferencia, en eso se basa la calificación pública, en los resultados, porque como dice el refrán: “Prometer no empobrece, dar es lo que aniquila” y en ello Cristina les lleva muchos kilómetros de ventaja.



« Francisco Tijerina Elguezabal »