Banner de aplicaciones

Opinión Editorial


Las batallas de los héroes de blanco


Publicación:18-04-2020
version androidversion iphone

++--

Así se vive la guerra en el frente de batalla, los “soldados de blanco” están luchando con varios frentes de batalla, con sus generales, con su pueblo

Los “soldados de blanco” caían  en el frente de las batallas, eran mujeres, jóvenes y hombres  que, por circunstancias  del destino, les había tocado la peor batalla de que se tenga memoria en los tiempos recientes de la humanidad: el Covid 19
Los jóvenes, al fin fuertes, eran los menos vulnerables, decían los expertos. Ellos estaban acostumbrados a laborar hasta 24 horas continuas en sus prácticas profesionales, además las estadísticas indicaban que   tenían  pocas posibilidades de  contagio.  Así que  los jóvenes soldados conformaron la infantería, iban primero,  lo decidieron los generales;  pero era un absurdo de las autoridades de salud mandarlos  al frente de la batalla sin  cubrebocas, guantes, trajes especiales, etc. Cruelmente los  enviaron “A la guerra sin fusil”.
En igualdad de circunstancias se encontraban las mujeres, pues la visión de los altos mandos era que ellas  no son tan propensas al contagio,  según lo hacían constar los índices estadísticos; esas mujeres valientes  ahí estaban en el  frente de guerra:   enfermeras, doctoras,  afanadoras, etc.  Entraban  sin miedo, o al menos sin quererlo demostrar,  a los cuartos de las personas contagiadas, conscientes de que no contaban con el arma vital para defender la vida de los moribundos de la guerra  contra el virus, pues no tenían suficientes  respiradores.
De las oficinas centrales los generales mandaban órdenes secretas, que sólo unos cuantos deberían saber y ejecutar con precisión, de manera discreta;  esto es una guerra, “el fin justifica los medios”, los respiradores para los más jóvenes,  a los viejos  paliativos; total, ellos ya iban a morir  en esta batalla o en cualquier otra.
Las mujeres de  blanco se cimbraban ante el escenario que se les presentaba, se les salían algunas lágrimas,  al igual que a sus compañeros hombres. Se supone que los doctores deben ser fríos, asertivos  al momento de tomar decisiones, ya que están a acostumbrados a ver la muerte rondar  por los pasillos de los hospitales; sin embargo, ante el cansancio y  quizás el temor de que ellos también podían morir en esta batalla, al igual que su seres queridos, porque  ellos  podían  llevar la muerte a sus casas, se les quebraba la voz,  el corazón…
No era  un temor infundado, ya había caído  el primer héroe de guerra en la  batalla en  el hospital  del IMSS, en Monclova, Coahuila;  fue un doctor  que  estaba en urgencias, donde atendió a un enfermo con “neumonía atípica” que resultó ser positivo a Covid19,  al atenderlo sin el equipo y las medidas de precaución necesarias, el médico se contagió y posteriormente murió.
Actualmente van más de 500 soldados blancos heridos, contagiados al estar en el frente de guerra,  eso sólo en el reporte del IMSS; el último caso relevante fue en  Tijuana, en la clínica 20 del  IMSS, donde los “soldados de blanco” denunciaron  la falta de insumos,  por lo que los contagios eran un hecho y la posibilidad de que aumentarán era algo inminente. Los generales desde  el Cuarto de Guerra en  la CDMX mandaron callar a la tropa, pero una actor famoso, Eugenio  Derbez,  se sumó a la petición de “municiones” para los doctores; igual  lo mandaron callar, hasta que otro general, el gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, habló: ”Los médicos del IMSS, están cayendo como moscas en Tijuana.”
Los “soldados de blanco” necesitan refuerzos, armamento para combatir el mortal virus. La sociedad, el pueblo de México, también  se divide en este tema, pues mientras algunos hacen colectas para ellos, en sus casas cosen mascarillas para donárselas y en pequeñas empresas producen insumos para regalarles,  a otros ciudadanos  les sale su parte oscura, el egoísmo, el instinto salvaje de sobrevivencia; los rechaza, los segrega, con amenazas de que no regresen a sus casas o departamentos porque pueden infectar a quienes los rodean   y si regresan  que se atengan a las consecuencias.
Así se vive  la guerra en el  frente de batalla, los “soldados  de blanco” están luchando  con  varios frentes de batalla, con sus generales, con su pueblo y con el mortal enemigo el virus Covid 19; sin embargo, los héroes  y heroínas de blanco siguen de pie en el frente de  la batalla, para salvar nuestra vidas  aunque sea a costa de las suyas.



« El Porvenir »
José Luis Galván Hernández

José Luis Galván Hernández


Publicaciones del autor