Banner de aplicaciones

Opinión Editorial


Festejosos


Publicación:03-11-2021
version androidversion iphone

++--

Es cierto, Morena tiene posibilidades de ganar en los comicios de 2022, pero también la tienen los otros partidos, incluido el PAN

“Y es que en el mundo traidor, 

 nada hay verdad ni mentira; 

 todo es según el color,

del cristal con que se mir”

Ramón de Campoamor

Todo fue cuestión de que Marko Cortés, el líder nacional del PAN, soltara de su ronco pecho en un evento en Aguascalientes que los albiazules sólo tendrían oportunidad de ganar en una de las seis elecciones estatales a realizarse el año entrante, para que los “morenacos” (no morenazos” de fuego salieran a tronar cuetes y esparcir confeti y serpentinas.

Los mismos que se han especializado en tundir al presidente del PAN y a quienes no comulgan con López Obrador una y otra vez en público y en privado, en las redes y medios de comunicación y que infinidad de veces han descalificado sus declaraciones, ahora las aplaudían y reproducían más que un mimeógrafo de escuela primaria.

¿Por qué el que un día antes mentía, engañaba y le veía la cara de tarugo a los mexicanos de pronto se convirtió en el portador de la verdad absoluta?

Es cierto, Morena tiene posibilidades de ganar en los comicios de 2022, pero también la tienen los otros partidos, incluido el PAN a pesar del derrotismo de un presidente nacional vencido desde antes de que suene la primera campanada del combate.

Y de pronto Marko Cortés, el eterno enemigo, se convirtió en el gurú, el adivinador del futuro, el hombre sabio.

Pero hay que recalcar, Cortés dijo que el PAN no tenía posibilidades den cinco estados, no que Morena la tuviese fácil o ya ganada.

Por principio de cuentas Morena deberá luchar por acabar con las guerras intestinas y unir a los clanes locales, porque si a esas vamos, están más desunidos que los mismísimos panistas y eso es mucho decir.

Sí, el Presidente López Obrador tiene popularidad, pero eso no necesariamente se traduce en votos y no conforma un fenómeno homogéneo a lo largo y ancho de la república. 

Además cada elección es distinta y tiene sus propias características y circunstancias. De la misma manera en que los morenacos cimentan su confianza en AMLO, deben tomar en consideración la actuación de los funcionarios locales, por lo que no está cocido ningún arroz y a pesar de todo lo anterior será necesario ver y analizar el devenir de cada campaña, porque ahí es donde en realidad se decidirán las cosas.

Una cosa es la encuesta hoy y otra, muy distinta, la forma en que se modifica la percepción y simpatía de los votantes en el transcurso de la campaña en la que un error puede significarlo todo y una acción puede ser el detonante que te brinde la victoria.

De verdad, de pena ajena dos o tres amigos que ayer se pasaron el día posteando mensajes en redes sociales y enviando correos, tronando cuetes, bailando zamba y echando porras. “Don’t eat anxiety” diría el pocho.

Mejor guarden las matracas y sus porras para el día en que realmente ganen, porque de aquí a entonces, pueden pasar muchas cosas.

ftijerin@rtvnews.com



« Francisco Tijerina Elguezabal »