Local Estado


Baja clientela en mercados rodantes

Baja clientela en mercados rodantes
Mercados.

Publicación:21-03-2020
++--

Pocos puestos y poca afluencia es lo que se pudo observar en mercados rodantes de Monterrey y Guadalupe.

Con la directriz estatal que exhorta a quedarse en casa, así como las restricciones impuestas por municipios del área metropolitana, los mercados rodantes son unos de los principales afectados en cuanto el comercio a nivel local debido a las repercusiones que ha causado el brote del coronavirus.

Pocos puestos y poca afluencia es lo que se pudo observar en mercados rodantes de Monterrey y Guadalupe.

En la colonia Nueva Linda Vista, el mercado instalado en la Calle Olympia, se detectan  locatarios sin medidas de salud que ayuden a evitar un brote de Coronavirus.

En un recorrido realizado por El Porvenir, se pudo constatar que se instalaron muy pocos puestos en el mercado semana a semana se instala para ofrecer los diversos productos a los vecinos de Guadalupe.

Sólo en un puesto de comidas y en otro de joyería se observó que los oferentes portaban guantes de látex y cubrebocas para trabajar en la atención a los clientes.

Los locales de jugos, ropa, de productos de limpieza y de frutas y verduras no ostentaban medidas de higiene ni brindaban gel antibacterial.

En Monterrey, el "mercadito" ubicado en la calle Sabino, en la colonia Valle Verde, los locatarios se quejaron de que la alerta sanitaria les ha empezado a afectar.

El mercadito se coloca cada viernes de 7:00 a 12:00 de la mañana entre las calles Ruiz Cortines y Abedul y el vendedor Raúl Castro, quien cuenta con un puesto de frutas y verduras, destacó que "ha bajado mucho, hay veces en las que sí se nota un bajón en la mercancía, pero ahorita (en punto del mediodía) no ha bajado nada. Todavía el viernes pasado tuvimos una jornada normal con mucha gente en los puestitos, pero hoy muy pocas personas son las que vienen, tal vez por miedo a salir de sus casas".

La orden por parte del municipio regiomontano es que los mercados rodantes sigan ofertando sus productos y cancelar actividades recreativas o lúdicas en los mismos, tal como la instalación de juegos infantiles o la realización de la tradicional lotería.

A pesar de que también había puestos con venta de chicharrón o inclusive la típica capirotada de temporada, también se ofertaban prendas de segunda mano, así como artilugios usados como juguetes.

Raúl Castro destacó que a temprana hora elementos del municipio de Monterrey acudieron a la supervisión de los establecimientos en dicha calle, mismos quienes revisaron que aquellos que vendieran comida cuenten con cubre bocas y guantes que no pongan en peligro a los clientes.

Es así como externó su preocupación ante una posible baja constante de ciudadanos que, en el mercadito, tomando en cuenta que cada vez se agrava más el número de casos confirmados en Nuevo León, pues destacó que su sustento económico se basa en sus ganancias a través de las frutas y verduras que vende cada viernes.

"No tenemos otra alternativa. Sin esto no somos nada. De aquí vivimos y de aquí comemos. Imagínese que al rato lleguen a hacer un paro como en otros países donde nadie pueda transitar por la calle; no tendríamos incentivos", indicó el comerciante.





« El Porvenir »