Legal General


Llega López Ruiz al Derecho por la estabilidad social

Llega López Ruiz al Derecho por la estabilidad social
Isaías Alejandro López Ruiz

Publicación:24-02-2020
++--

Su visión y amor por la carrera de las ciencias legales le nació de su tío Amador Márquez.

Buscando el imponer orden en la sociedad, y que las leyes se aplicaran para el bien de todos, fue como el jurista Isaías Alejandro López Ruiz llega a la carrera de Derecho.

Su visión y amor por la carrera de las ciencias legales le nació de su tío Amador Márquez, policía ministerial de la vieja escuela, a quien por admiración y respeto trataba de imitar en el desarrollo profesional.

Con cierto dejo de cariño y admiración, es que Isaías Alejandro López Ruíz nos revela que él deseaba ser policía investigador como su tío, pero este le aclaró que la modernidad de la justicia implicaba estar mejor capacitado y habría de ser abogado o criminólogo.

Fue así que, bajo esta visión de querer hacer justicia opta por estudiar derecho, carrera que al final del día habría de darle múltiples satisfacciones.

Pues esta le da la oportunidad de hacer carrera judicial en el área penal, ser asesor jurídico, ofrecer cátedras en diversas universidades de Nuevo León y ser abogado postulante.

Y es que Isaías Alejandro López Ruíz nace un 21 de agosto de 1980, con estrella legal, por ello egresa de la Facultad de Derecho y Criminología de la UANL, de la generación 2001-2006.

Dicho ello desde sus inicios, en los primeros dos semestres de la carrera, se inclinó por la materia penal y especializarse en ello y es así como se va abriendo camino en el mundo legal.

“Desde muy pequeño me nace el gusto por las leyes, y terminando la secundaria yo tenía la convicción firme de que iba a ser abogado, pero resultó algo muy curioso, por un reflejo de un tío que tuve en aquellos años, en aquel entonces llegó a ser director de la policía rural y siempre era muy firme en su vida personal y profesional y eso lo reflejaba también hacia nosotros, pues era muy estricto. Cada que iba a la casa yo lo veía y siempre pensaba que  era  un hombre muy justo en ese sentido de la vida personal, me acercaba a platicar con él y yo le decía “tío yo quiero ser policía como usted” y el, en aquellos años me decía: “usted no va ser policía, usted va a ser profesionista, usted va ser abogado, porque incluso el policía del futuro va ser profesionista y cualquier corporación policiaca investigadora como la policía ministerial ya tienen que tener una carrera, entonces él ya lo veía como esto a futuro actual ya se materializa”.

Así es que desde entonces se inculcó que habría de ser abogado y que habría de desarrollarse en este aspecto social.

Ya que su tío le decía que ese era el futuro en pro de la estabilidad en la sociedad.

“Entonces desde la secundaria tenía la firme convicción de que sería abogado, ya cuando después entro a la carrera de derecho conozco toda la amalgama y todo el abanico de posibilidades que puede tener un abogado, entonces ante el gusto, desde pequeño por el ambiente policíaco es que decido incursionar en la materia penal”.

“Yo siento que la carrera era lo que esperaba y sabía que iba a ser mucha lectura y mucho estudio, sin embargo, a inicios de los semestres nos fuimos empapando de todo esto y sí había algunas cuestiones desconocidas, la introducción al derecho siempre es bastante difícil los conceptos, pero creo que lo supimos sobrellevar y sacar adelante esos primeros semestres”.

“Para mi creo que después del cuarto semestre todo empezó a fluir de manera más concreta, en el sentido de que siempre combiné mis estudios con la carrera judicial desde el primero y segundo semestre que inicio como meritorio, en aquellos años estaba el Juez Sergio Alanís, quien me daba la posibilidad de entrar como meritorio y pasa un año y medio y posteriormente cambian de adscripción los jueces y llega el Juez Pablo de la Cruz, quien ya falleció hace tiempo tras perder una lucha contra el cáncer, él me dio una oportunidad de iniciar como archivista, porque en aquel entonces era la única plaza que había, me pregunto que si estaba disponibles y le dije que sí”.

Para ese entonces se hace cargo del Archivo, de los expedientes y en aquel entonces el expediente llegaba con todo y sus evidencias y en fin se hacía cargo de la bodega.

Además, un Secretario como sabía que estaba estudiando Derecho le daba la posibilidad de hacer ciertas cosas jurídicas, prescripciones y cuestiones que ya podía manejar desde el Archivo.

“Entonces poco a poco empecé a adentrarme, hasta que pasa un tiempo y me dan la oportunidad como escribiente y es que inicio ya con una mesa a mi cargo y después posteriormente empiezo ya la carrera judicial y es de esa manera como en el juzgado y en las aulas fue como empecé a adquirir toda esta experiencia”.

En aquel entonces laboró en el Juzgado Cuarto Penal, en el Segundo Piso del Palacio de Justicia.

“Ya tenía la convicción firme de hacia donde quería llegar, y bueno, inicio con esta carrera judicial, posteriormente voy a una segunda instancia, en aquel entonces era Segunda Sala Penal y el titular era el magistrado  Mata Jiménez, quien me da la posibilidad de formar parte de su equipo en la parte de manejar los expedientes como escribiente y posteriormente ya de la mano con un secretario proyectista y ahí era nada más puro estudio, estudiar los expedientes, las resoluciones, ayudar en el vaciado de constancias al proyectista para que realizara lo conducente”.

“Ahí estuvimos una temporada hasta el 2011, donde fallece el Magistrado y hubo muchos cambios dentro de las estructuras del Poder Judicial, que también fue cuando se hace autónomo el Poder Judicial y fallece el licenciado Obed Renato y llega como interino el Magistrado Gálvez un muy corto tiempo. Pasando esta temporalidad llega el recién nombrado Magistrado Juan Manuel Cárdenas y posterior a ello se hacen los ajustes respectivos porque había mucho cambio y se habían creado nuevas salas y posteriormente de manera definitiva llega el actual presidente del tribunal, en aquel entonces llegó Francisco Mendoza y continuamos trabajando ya en trámite, no como auxiliar o como escribiente de proyectista, sino ya en mesa de trámite y fijando audiencias y todo y viene la reforma constitucional y en aquellos años al ver el alcance de la reforma me decido inscribir a una maestría en juicios orales, que es una especialidad en derecho del procesal penal y en el 2009 concluimos”.

“Y ya es cuando veo inminente que en México las cosas iban a cambiar; iban a tomar otro rumbo, la justicia penal como se conocía, iban a hacer una cosa distinta a como la conocemos actualmente y es como me empiezo a preparar precisamente de la mano del Doctor José Luis Pesina Alcalá, actualmente Juez de Control y Juicio de Oral Penal, que desde aquellos años que él era secretario me decía “es que en México las cosas van a cambiar y la justicia va ser diferente, prepárate, no esperes a que llegue el cambio”.

Prácticamente termina en el 2011 y en Nuevo León se viene la justicia ya como tal, y aunque en Adolescentes, ya se venía aplicando, no fue como tal empatarse en la justicia mexicana en Nuevo León.

“Aquí se implementaron mejoras  en el 2012, que es cuando ya viene de manera definitiva y previamente había lo que se le llamó el sistema hibrido, donde había jueces de preparación y jueces de juicio, pero ya como tal formalmente en una amplia gama de delitos, la primer sección de delitos que se implementaron fue en el 2012 y ya para aquellos años me habían dado la oportunidad de ser secretario de primer instancia y ya lo que hice fue migrar del sistema tradicional, en aquel entonces nuevo sistema de justicia penal, y entonces es que ya empiezo a estar de lleno en el sistema de justicia penal y entonces empiezo a ver y a proyectar y en aquel entonces era el secretario del Licenciado Francisco Sáenz”.

“También conocido como “Paco Sáenz” ,quien posteriormente llega a la jubilación y estoy después prácticamente en la gestión judicial que se reestructura y ya no era un secretario para cada juez, sino que era el equipo de jueces y el equipo de secretarios proyectistas e indistintamente con los jueces proyectábamos y ayudábamos en la elaboración de sentencias, acuerdos, cubrir turnos y toda la exigencia que tenía el sistema penal y la gestión judicial con esos requisitos administrativos y ya posteriormente ante la carga de trabajo y la agenda saturada y las pocas salas que había, se empiezan a hacer las sedes judiciales en universidades y eso nos ayuda a poder cumplir la necesidad de fijar fechas lo más rápido posible”.

Posteriormente ya en el 2018, viene un proyecto piloto que es algo que ya está sentado en el Poder Judicial, y es cuando inicia a tener audiencias de Juicio Oral por la tarde.

“Empezamos a agendar dos audiencias por sala en 5 sedes judiciales diferentes por las tardes, y esto fue un boom y un cambio porque ante el cambio la gente choca y había fiscales y defensores y jueces quienes propiamente tenían una carga de trabajo importante por el día y pedirles todavía que por las tardes atendieran audiencias de juicio que se prepararan tanto fiscales como defensores para enfrentar todo tipo de audiencias”.

Todo ello enfrentó un reto importante para todos los juristas, ya que para la gestión judicial como para la defensoría y la propia fiscalía, pues era más carga de trabajo, y todas las instituciones tuvieron que cooperaron y poner de su parte.

“Logramos así que el poder desahogar más de 180 audiencias de juicio y con ello el siguiente año, lo que inició como un proyecto piloto existe algo fijo y ya existe precisamente una línea de personal de jueces para poder atender este tipo de audiencias, con la atención debida por las tardes y entonces bueno ayudamos a conformar con un granito de arena en la transformación completa”.

“Ante las necesidades personales de seguir avanzando, yo siempre le platico a mis alumnos tanto de maestría como de licenciatura que yo ya me sentía, para esos años del 2018, para el último trimestre del año, me sentía como un león enjaulado…”.

Es por ello que poquito antes de esta responsabilidad, de la cuestión judicial en el 2017, tuvo la oportunidad de tener una capacitación con la Universidad de Leyes de California, que le abrió otra ventana que no se da muy comúnmente por toda la experiencia que traen los americanos en este sentido de los juicios orales.

Por lo que su perspectiva era por mejorar el Sistema de Justicia Penal de Corte Adversarial.

“Entonces me abren esta oportunidad para mi propia educación, esta preparación y ya para finales del siguiente año, en el 2018, me sentía como un “león enjaulado”, realmente yo ya quería, que como Secretario formaba parte pero no era operador, al ser alguien que ayudaba en las audiencias pues los operadores definitivamente era el Juez, el Fiscal y la defensa, entonces yo decía y veía las audiencias y decía lo que podían hacer, pero yo desde el silencio y el anonimato de mi lugar, y con la ayuda de mi familia lo estuve meditando unos meses y al final tomé la decisión de dejar la función pública para poder tener una operación real y directa dentro del sistema penal, siempre los 16 años de carrera judicial, lejos de tener un crecimiento en escalafones, la función pública es un servicio a la comunidad y a la sociedad que no se remunera, tal vez uno recibe un salario pero el tiempo invertido en la función pública pues tiene que ser de un gusto y pasión”.

Es así como en su gusto por servir a la gente, dijo para sí mismo: “Puedo sumar un poco más esta sociedad defendiendo a una persona inocente o exigiendo justicia para una víctima que no ha sido escuchado, pues lo voy a hacer y de ahí te tomo la decisión conjunto con mi familia de decir bueno amo y me apasiona la función pública pero creo que es más mi hambre de poder formar parte como operador de este sistema y es que tomo la decisión de dejar la función pública y ahora desde este lado empezar a sumar, pero ofreciendo un poco de ayuda a aquel individuo que enfrenta a la justicia desde la cárcel o que al menos esté en libertad”.

“Pero que también reclame esa justicia por parte de la víctima que exige también su parte en este sentido de no ser victimizada, entonces también abogado y defender sus derechos y es por eso que me encuentro ahora como abogado litigante”.

La vida profesional de nuestro entrevistado ha sido muy apremiante en muchos aspectos, pero también de grandes satisfacciones, llevándolo así a ser maestro de diversas universidades del estado donde imparte clases de Derecho a nivel Maestría Post-grado.

“También soy maestro, empecé a impartir clases en el 2011 y la primera universidad que me dio oportunidad fue la Universidad Alfonso Reyes, y mi gusto anterior al 2011 de manera extraoficial cubría a ciertas personas, ciertos maestros, que por ciertas circunstancias no podían cubrir sus clases de vez en cuando, yo acudía como suplente y es así como en 2011 formalmente me uno a las filas de la Universidad Alfonso Reyes”.

Así es que ahí estuvo algunos tetramestres y posteriormente en la Universidad Pedro de Gante, que forma parte del mismo gremio y familia de estas universidades.

Posterior a ello emigra a la UANL, a devolver un poco de lo mucho que le ha brindado la educación en esta universidad, da clases algunos semestres.

“Aunado a esto una de las personas que me marcó en un inicio fue el Doctor José Luis Pesina, es un investigador dentro de la Universidad de Monterrey y tiene muchísimos años ahí y paralelamente también cubro las clases como maestro adjunto en la UDEM, donde además he impartido cursos y cátedras en esta universidad, tanto en maestría y algunos cursos especiales”.

“Posteriormente el último año que estuve dando clases, en el 2017, fue en la Universidad Tec Milenio, que estuve año y medio, tres semestres. Tuvimos la grata fortuna de que en Tec Milenio uno de los grupos e alumnos que tenía a mi cargo lograron llegar a la final de aquel año del concurso nacional auspiciado por el gobierno de Estados Unidos y coordinado por el USAID aquí en México y muchas universidades de todo México”.

Y es que como abogado el jurista siempre lleva a las siete universidades ese espíritu de seguirse preparando, de tener la satisfacción y el conocimiento y la intención de aprender mucho y desempeñar un buen papel en el Derecho.

TABLITA

Nombre: Isaías Alejandro López Ruíz.

Fecha de Nacimiento: 21 de agosto de 1980.

Padres: Higinio López Rodríguez y Esperanza Ruiz.

Hermanos: Gabriela López, Fabiola López, e Higinio López.

-Es egresado de la Facultad de Derecho y Criminología de la UANL, de la generación 2001-2006 y cuenta con Maestría en Juicios Orales, en la Especialidad en Derecho Procesal Penal, 2009.



« El Porvenir »