Legal General


Busca el desarrollo constante y el crecimiento legal

Busca el desarrollo constante y el crecimiento legal


Publicación:04-02-2020
++--

En su desarrollo profesional se ha dedicado a laborar en el gremio notarial

A fin de encontrar el desarrollo en una gran pasión que era  para él, eso de ayudar a la gente y siempre estar en constante estudio, es lo que motiva a Víctor Manuel Mireles González para ser jurista, y emprender el derecho de manera preventiva.

Hombre visionario que siempre le ha gustado más prevenir que lamentar, se ha desenvuelto en el crecimiento legal ejerciendo mucho el derecho notarial, y aunque  gusta también del litigio, ejerce también el coucheo y el asesoramiento legal.

Nuestro entrevistado nace un 29 de julio del 71 con visión legal, es egresado de la Facultad de Derecho de la UANL de la generación 88-93 y desde siempre fue muy por activo.

Su especialización legal ha sido amplia, fue  Director Jurídico del Infonavit por  más de 13 años, trabajó ahí 15 y fue de los pioneros en la regularización de la tenencia  de la tierra.

Fue un hombre visionario que le tocó ver emprender nuevos proyectos legales en la delegación estatal antes que el Infonavit a nivel nacional.

Además en su desarrollo profesional se ha dedicado a laborar en el  gremio notarial, y aunque ha  querido ser notario, su momento no ha llegado por cuestiones de patentes.

“Me tocó querer entrar a criminología y al final me gusto más el derecho y me quede en la facultad de derecho y salí en el 93 y presente en el 94 y en ese mismo año entro al Infonavit y posteriormente me hacen jefe de área, yo tenía 26 años cuando llegue a ser jefe del jurídico a cargo de 35 personas y ahí me quedé hasta por 15 años que renuncié y quise ver otras vías como es el gremio notarial que es básicamente resolver la tenencia de la tierra”.

“En el Infonavit me tocó más que había fraccionamientos que no estaban regularizados, régimen de economía, juicios, escrituras no hechas. Había un rezago de 50 mil escrituras no hechas, mismas que casi logre regularizar el 100 por ciento”.

Dicho lo anterior al jurista le ha ido muy bien en el gremio de la abogacía, agradece así a Dios el tener trabajo, pero más que eso, la oportunidad de hacerse así mismo cada día,

“Primero empecé haciendo prácticas en un despacho, fue muy breve, duré seis meses y luego me fui al congreso del estado y fui asistente de un diputado y posteriormente se me da trabajar en prácticas con otro abogado de apellido y luego ya entro al Infonavit y prácticamente estuve muy poco en el litigio por fuera y luego entré al Infonavit y obviamente litigaba asuntos institucionales no particulares, toda la experiencia que puede uno agarrar del jefe al jurídico manejando los despachos los juicios laborales y civiles y fiscales porque en ese tiempo también el jurídico veía lo fiscal ya después se fue diluyendo el tema del jurídico el área de los créditos se fue al área de créditos porque en ese entonces el jurídico que era yo firmaba todas las hipotecas y cheques y firmaba las contestaciones y juicios de nulidad y demandas laborales y contestaciones y era una locura”.

Esta etapa fue realmente muy demandante, mandando las funciones a donde debería ser, lo fiscal al área de fiscalización, al área hipotecaria y el área de créditos y se quedó el jurídico con que nada más eran los juicios y la regularización de la tenencia.

“En un principio se lo mandaron a cartera y no funcionó y la volvieron en papel porque nunca dejamos nosotros como jurídico de regularizar la tierra porque sabíamos que pasar los expedientes no iban a caminar, y nos quedamos con menos funciones y obviamente con menos personal, hasta que en el 2010 renuncie para buscar otros aires”.

“Así que he estado trabajando en dos notarias, en la primera hubo el proyecto de que yo fuera el notario suplente y no se dio porque no había cambios en el gobierno y luego salgo de esa notaria y entonces ahora estoy con otro notario. Funciono como un despacho externo que, de las funciones notariales, no soy interno, sino que soy externo, mi despacho funciona como si fuera una notaría”.

El derecho lo ha llevado a tocar puertas y emprender cada vez más sus conocimientos en pro de sus clientes.

“Al final del día estoy más especializado en el área de notarial por el trayecto que tuve en el Infonavit que tengo ya más de 10 años trabajando en el gremio notarial y me fui más para ese lado, litigue  muy poco,  pero en  los quince años que estuve en el Infonavit si leve sus casos a juicio”.

El derecho le gusta  mucho al jurista ejercerlo como una medida preventiva más reactiva, por ello cada vez que tiene a oportunidad de asesorar a alguien, ve que es mejor aplicarlo así y evitarse contratiempos.

“El derecho para mi es preventivo porque al final del día le das seguridad jurídica a las personas que van a hacer alguna compraventa o formar alguna empresa o vayan a hacer su testamento o hacer un fideicomiso y que quieran formalizar un crédito o hacer alguna transacción y notificar alguna diligencia, hay muchas que se pueden notificar a través que el notario. Es más preventivo que reactivo, es más tranquilo, el litigio es más de choque”.

“Me  tocó ejercer el derecho desde siempre,  de muy joven ser jefe del jurídico con una responsabilidad y problemas terribles de ese entonces y me dio una oportunidad de solucionar una gran parte de ellas y obviamente me queda toda la experiencia, me acuerdo que en un principio cuando empecé como jefe de jurídico que trabajaba de lunes a domingo porque en los fines de semana citábamos a la gente a firmar las escrituras que no se habían hecho porque en ese entonces firmaban unas ultimas hojas y la ponían en un expediente y las turnaban a despacho porque en ese entonces había despachos externos para que hicieran la escritura privada. El artículo 42 de la le de Infonavit faculta al instituto a hacer escrituras privadas independientemente del monto e independientemente de lo que marca el código civil, muchos despachos fallaron, no las hicieron y se quedaron las cajas rezagado entonces en el año 98 y 97, derivado de que hicimos un estudio de la problemática de las escrituras privadas que había en muchos años anteriores, desde el 92, desde el 91, al 97 prácticamente no se había hecho ninguna escritura, todos los créditos estaban volando, la gente sin certeza jurídica de su casa, la certeza jurídica es el instituto sin garantía hipotecariamente porque no están las escrituras y vimos la mecánica de cómo cambiar de escrituras privadas a escrituras públicas”.

Recuerda que en aquel entonces el delegado  los citó a todos los notarios al colegio y luego al gremio notario para que empezará a formalizar los créditos contra un pre preventivo escrito para darle certeza jurídica y firmaban la escritura.

Pero para  ese entonces a partir del 97 empezaron los notarios a participar de manera activa en el Infonavit  como debió de haber sido siempre.

“No sé por qué razón los delegados anteriores no lo habían hecho y a partir de ahí el rezago prácticamente se eliminó, todo lo que se firmaba todo se sacaba y todas las escrituras públicas un notario, un fedatario pues obviamente va terminar su chamba, a excreciones de algunos que se atrasaban y algunos fallecían y tenían que terminarlas pero muy contadas excepciones”.

“Entonces se acabó el problema de la certeza jurídica de los trabajadores e incluso en el año que empezamos que fue el 97, a finales del 98 a nivel nacional instauraron que fuera a entrar a través de notarios, nosotros ya teníamos más de un año, nosotros nos adelantamos a la política que se dio un año después, y el director en aquel entonces viene y nos visita y dice que “hay que hacerlo” y no ya tenemos nosotros un año y “¿cómo?” sí pues el problema lo teníamos que pagar, a nivel local porque no teníamos el nivel nacional. Ya teníamos el remedio del trapito prácticamente. Ya para cuando los quisieron instalar la política les dije que ya lo estábamos haciendo”.

Además en esa época hubo inclusive un problema a nivel nacional de unos paquetes de línea 3 que es un esquema de fideicomiso donde aportan la tierra Infonavit, pero ellos ya habrían empezado con ello a darle solución.

Y es que en aquel tiempo ponía el recurso los trabajadores y hacía las viviendas y al final de la construcción se les entregaba entonces a nivel nacional fue un problema muy fuerte porque hacían mal los cálculos y querían poner la vivienda muy barata y no las terminaron.

Dicho ello como juristas ellos vieron por estas personas: “Entonces aquí en el estado hubo cerca de 400 créditos que no se podía concretar las obras que es un problema de obra no era un problema jurídico y ya al final lo mandaron a jurídico, que no se pudieran terminar las obras porque ya no había recursos. El trabajador no podía solicitar un crédito porque estaba vinculado”.

“Entonces incluso una buena parte de los acreditados les empezaron a rebajar sin tener vivienda porque la norma decía que al momento de cobrar la tercera administración en un mes más se les empezaba a rebajar, entonces empezaron a rebajar y no entregaban las cajas pues se volvió un problema social prácticamente. 400 familias ahí que no alcanzaban ni para comer pagando rentas y no tiendo casas. Era un problema”.

“Total, fuimos otra vez a ponernos en eso porque en ese entonces no había una normativa de cómo aceptar los inmuebles para quitarles los créditos a los trabajadores. Nosotros lo que hicimos fue recibir orientación en pago de los fidusuarios y de los constructores todas las viviendas como estuvieran”.

Así es que legalmente  hicieron en jurídico lo que le  tocaba a créditos y al final del día atendieron más de 400 inmuebles que dieron de alta en reserva territorial para que se vendieran.

Y a los trabajadores los liberaron y les dejamos el derecho a salvo para que pidieran otro crédito.

“Como al año y medio cayó la normativa muy similar a la que hicimos nosotros. Entonces cuando ya llegaron con nosotros dije que no tenía ese problema, incluso ya cuando yo renuncio me busca la delegación de Tamaulipas...”

“Posterior yo renuncio y la delegada en ese entonces, con quien quede en buenos términos y no quería que me fuera, al final me contrato para seguir regularizando los créditos que faltaban, yo fui despacho externo de Infonavit en Nuevo León y luego Tamaulipas me encuentra aquí en Nuevo León ya estando yo aquí como despacho externo de un notario y me dice que como le hice en Nuevo León y le dije que me contratara y yo sé lo arreglo. Entonces también me contrataron en Tamaulipas para regularizar lo que yo ya había regularizado aquí en Nuevo León”.

En este tema logra tener  contratos en los dos estados y fue una etapa muy bonita porque había que  correr para todos lados con la gente que traía.

“Yo tenía un abogado especialista en regularización que lo hicimos ahí en Reynosa y lo mandaba a Laredo y que eran las dos partes donde estaba más fuerte el problema de los fideicomisos. Nos tocaron balaceras y hubo de todo. Al final concluimos el trabajo y finiquité el contrato y quedé con la puerta abierta y que iban a regularizar ahora las propiedades que estaban pendientes allá, pero tenía que ser un notario. Manejar un notario de aquí allá es muy complicado y entonces la idea era buscar un notario de allá de la región que te ayude. Y ahorita estamos nosotros asociados con otro notario viendo toda la regularización como que se pueda y clientes de todo tipo manejamos créditos de Infonavit y todavía el Infonavit me sigue dando de comer porque el ejercicio de los créditos los mandamos los clientes que yo tengo en la notaria donde estoy ahorita, entonces obviamente una participación de los honorarios es mía”.

En teoría hace años que el dejó el Infonavit  pero se ha mantenido  laborando en asuntos externos a fin de darle soluciones.

Víctor Manuel Mireles González ha logrado trabajar con grandes  personalidades en el Estado, como los abogados Manuel González, Roberto Zavala, Jorge Luis Gutiérrez e Imelda González, esta última delegada del Infonavit, y de todos aprendió el respeto y amor por el trabajo.

Además de ello hizo sinergias con grandes juristas hoy ya en la política  como Clara  Luz Flores Carrales, Alcaldesa de Escobedo, Benito Caballero, ex diputado federal y ex alcalde de Apodaca, además de muchos otros más, como su amigo de la Notaría 115, el Licenciado Gonzalo Galindo García.

Nombre.- Víctor Manuel Mireles González

Fecha de Nacimiento.- 29 de julio del 71

-Es egresado de la Facultad de Derecho de la UANL de la generación 88-93.



« »