Justicia Accidente Viales


Impacta su auto contra la maleza en Montemorelos

Impacta su auto contra la maleza en Montemorelos


Publicación:16-09-2020
++--

Las autoridades mencionaron que el afectado viajaba desde el vecino estado de Tamaulipas y pretendían llegar a la zona metropolitana.

Monterrey N.L.- La falta de buena visión, ocasionó que un hombre de 70 años de edad, perdiera el control del volante y terminara impactándose en la maleza en un tramo carretero del municipio de Montemorelos.

Las autoridades mencionaron que el afectado viajaba desde el vecino estado de Tamaulipas y pretendían llegar a la zona metropolitana.

Protección Civil Municipal, informó que al momento del accidente, el pavimento estaba muy resbaladizo y se percibía una pertinaz llovizna.

Las malas condiciones climatológicas y la falta de visibilidad del conductor, se unieron para provocar el accidente.

El accidente se reportó a las 05:00 horas de este miércoles, en el kilómetro 200 de la carretera Nacional, dentro del municipio de Montemorelos.

El afectado es identificado como Sebastián López Ríos, de 70 años, con domicilio en Carretera Al Aeropuerto, en Nuevo Laredo.

Al momento del accidente, el afectado se desplazaba a bordo de una camioneta de la marca Ford, tipo Explorer, en color blanco con placas de circulación XKK-98-27 del estado de Tamaulipas.

Según la versión del propio conductor, el pavimento estaba muy resbaladizo, lo que hizo que su camioneta derrapara.

El hombre dijo que terminó saliéndose de la carpeta asfáltica, terminando por impactarse en unos arbustos.

Varios automovilistas que en ese momento se desplazaba por la rúa, detuvieron su marcha, para ver que estaba pasando.

Al mismo tiempo, se aproximaron al sitio, personal de Protección Civil de Montemorelos.

Los integrantes del Grupo Dragones, atendieron al conductor, quien solo terminó con golpes leves, que no ameritaron sus hospitalización.

Mientras que personal de tránsito municipal, tomó conocimiento del accidente, para deslindar responsabilidades.




« El Porvenir / Sergio Castillo »