Justicia Muertes


Ejecutan a hombre en Apodaca

Ejecutan a hombre en Apodaca


Publicación:15-10-2020
++--

En todo momento el presunto responsable, mantuvo su rostro cubierto con el casco de seguridad

Un presunto distribuidor de droga fue ejecutado de varios balazos, por un hombre que se desplazaba en una motocicleta en calles de la colonia Hacienda Las Margaritas en el municipio de Apodaca.

En todo momento el presunto responsable, mantuvo su rostro cubierto con el casco de seguridad, por lo cual, no pudieron reconocerlo. El cual se desplazaba en una motocicleta tipo Cargo, con una bolsa, que simulaba ser un repartidor de alguna empresa de plataforma digital.

Los hechos se registraron alrededor de las 3:00 en la calle Hacienda La Herradura, cerca de su cruce con Hacienda Las Margarita, en la Colonia Hacienda las Margaritas, en Apodaca.

Hasta el momento el ahora occiso no ha sido identificado, siendo una persona de unos 25 años de edad, complexión regular, cabello corto y piel aperlada.

Mencionaron que este vestía un pantalón de mezclilla, una sudadera y tenis.

Los vecinos mencionaron que no lo conocen por nombre, pero saben que este usaba su casa como punto de venta de sustancias prohibidas.

En el lugar, vecinos reportaron haber escuchado por lo menos siete detonaciones y al salir observaron el cuerpo de un hombre tendido sobre la calle, por lo que hicieron el llamado a los cuerpos de auxilio. Paramédicos de Protección Civil de Apodaca llegaron al sitio.

Explicaron que el cuerpo estaba en medio de un charco de sangre.

Desafortunadamente, cuando le realizaban maniobras, para intentar salvarlo, este ya no reacciono, debido a que las balas atravesaron órganos internos importantes.

Elementos de la Policía Municipal y Ministerial, quienes iniciaron las pesquisas, para buscar al responsable.

Mientras que personal de Servicios Periciales, llegó para recabar la evidencia antes de que el cuerpo fuera trasladado en una unidad del Servicio Médico Forense hasta el anfiteatro del Hospital Universitario.



« El Porvenir / Sergio Castillo »