Justicia Muertes


Deja choque frontal un muerto y 7 heridos


Publicación:23-08-2019
++--

Al parecer el presunto responsable se quedó dormido sobre el volante, lo que hizo que invadiera el carril contrario y terminara chocando contra otro auto.

Monterrey N.L.- Una persona sin vida y siete lesionados fue el saldo que dejo un choque frontal entre dos automóviles registrado en un tramo carretero del municipio de Pesquería, Nuevo León.

Al parecer el presunto responsable se quedó dormido sobre el volante, lo que hizo que invadiera el carril contrario y terminara chocando contra otro auto.

Protección Civil del municipio de Pesquería, informó que el accidente se reportó en los primeros minutos de este jueves, en la Carretera a Dulces Nombres a la altura del Anillo Periférico, en Pesquería.

Hasta el momento las autoridades no han revelado la identidad de los lesionados y la víctima.

Indicaron que el presunto responsable conducía un automóvil Nissan, tipo Tsuru con placas del estado de Nuevo León.

Mientras que el segundo de los vehículos implicados es un automóvil Nissan, tipo Altima, donde viajaban cuatro de los lesionados y la persona que falleció.

Según los informes de las autoridades, en ese momento el vehículo Altima se desplazaba hacia el norte de Pesquería.

Mencionaron que en ese momento venía desplazándose a toda velocidad en el carril contrario.

Desafortunadamente, el Tsuru repentinamente invadió el carril del otro automóvil, provocando un choque frontal.

Debido al fuerte impacto, ambos vehículos terminaron totalmente destrozados.

Los hechos ocasionaron la movilización de los puestos de socorro, quienes atendieron a los lesionados.

Mencionaron que lo llevaron de urgencia a distintas clínicas de Apodaca y Monterrey, donde se reportan graves.

Desafortunadamente, uno de los ocupantes del vehículo Altima, murió en forma instantánea.

La vialidad de la carretera a Dulces Nombres, quedó cerrada durante más de dos horas, ya que los dos vehículos quedaron bloqueando los carriles de circulación.



« El Porvenir / Sergio Castillo »