Joven TEC


Formación emocional, necesaria en universidades poscovid

Formación emocional, necesaria en universidades poscovid
(De izq. a der.) Los rectores Santos Guzmán, de la UANL; David Garza, del Tec de Monterrey; Mario Páez, de la UDEM; y Ángel Casán, de la Universidad Regiomontana, participaron en la charla moderada por Sofialeticia Morales, secretaria de Educación en Nuevo León (centro).

Publicación:26-10-2021
++--

El rector y presidente ejecutivo del Tec, David Garza, señaló las competencias socioemocionales como relevantes para el desarrollo integral de los estudiantes.

“En las universidades, desde antes de COVID, ya se hablaba a nivel global de una pandemia en el tema de salud mental en jóvenes. Las instituciones tenemos una responsabilidad de desarrollar competencias socioemocionales en los estudiantes”.

Esta fue la reflexión de David Garza, rector y presidente ejecutivo del Tec de Monterrey en su participación en un panel de rectores universitarios del XIII Encuentro Mundial de Valores: Expresiones de un Humanismo con Valores. 

“Está el tema de autoconocimiento, el tema de resiliencia, también el manejo de emociones, de saber interactuar; entonces, aún sin pandemia, hay una necesidad relevante de desarrollar en los jóvenes el aspecto socioemocional”, agregó.

En el panel Restaurando una Formación Integral además participaron Mario Páez, rector de la Universidad de Monterrey; Ángel Casán, rector de la Universidad Regiomontana; y Santos Guzmán, rector designado de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

La charla, que se transmitió vía streaming, fue moderada por Sofialeticia Morales, secretaria de Educación en Nuevo León y docente del Tec.

Universidades necesitan enfocarse a desarrollo socioemocional

Garza comentó que desde antes del contexto de la pandemia ha sido relevante el que las instituciones educativas se enfoquen en el desarrollo socioemocional de los jóvenes durante su etapa universitaria, e incluso, desde preparatoria.

“Es un tramo en el cual se está transitando de la adolescencia a una etapa de un adulto joven, donde todavía hay muchos aspectos importantes que el estudiante debe desarrollar y madurar”, consideró.

La percepción de que las universidades son el lugar al que los jóvenes acuden para aprender habilidades para realizar un trabajo es reduccionista, consideró Garza, pues son más que eso, en estas instituciones los estudiantes pueden obtener una preparación integral.

“Preparar a los estudiantes con esas habilidades sí es uno de los aspectos, pero hay muchos más elementos por los que un joven acude a la universidad.

“Está este concepto de well rounded, una formación redonda en términos de las distintas dimensiones de las personas; hay un aspecto físico, emocional, espiritual, intelectual, y todo eso al final del día es lo que desarrollan los jóvenes en su etapa universitaria", dijo.

Para el rector del Tec las universidades contribuyen de una manera estructurada en el aspecto intelectual, pero también ve la necesidad de tener enfoques que ayuden a los jóvenes a desarrollar habilidades que les permitan integrarse de mejor manera al entorno social.

“En las universidades, desde antes de COVID, ya se hablaba a nivel global de una pandemia en el tema de salud mental en los jóvenes".

La relevancia de desarrollar habilidades socioemocionales

Garza expuso que cuando los jóvenes son preparados en el aspecto socioemocional son capaces de aprender a conocerse ellos mismos, a controlarse, descubrir sus límites y a interrelacionarse con los demás, aspectos importantes en el mercado laboral.

“Cuando me ha tocado platicar con quienes contratan a nuestros egresados y hablamos sobre cómo los ven y qué características tienen, sobresale este aspecto de, no solo qué tan inteligentes o qué tan buenos son en el tema técnico, sino cómo se desenvuelven y su interacción socioemocional”.

Comentó que ha habido al menos 3 estudios que se enfocan en analizar las habilidades más relevantes que los jóvenes deben tener y las que más van a importar para las empresas en los próximos 5 o 10 años.

“Uno del Foro Económico Mundial, otro de McKenzie y otro del American Chamber Foundation y distintas organizaciones de EU. Son estudios muy completos en los que se identifica que dentro de esas habilidades importantes están los temas socioemocionales".

Retos socioemocionales, desde la era prepandemia

Para el rector del Tec el aspecto socioemocional no es coyuntural del tema de la pandemia.

“Un libro de la socióloga Jean Twenge, publicado antes de la pandemia, estudia los comportamientos de los jóvenes y en su último estudio habla de cómo han decrecido aspectos asociados a la socialización, la autoestima y el sentido de propósito”, comentó.

Garza también citó a la investigadora del MIT, Sheryl Turkle, que estudia temas de convivencia y socialización, y que ha señalado que hoy los jóvenes tienen una disminución de empatía de hasta un 40%.

“Estamos viviendo en una sociedad donde desafortunadamente hay más elementos de polarización cada día y también hay un factor en el tema de las redes sociales, que se usan de una manera tóxica, más que de una manera constructiva. 

“Somos universidad, unidad en la diversidad. Debemos aprender a ver en las diferencias elementos de unidad y de entendimiento, porque al final del día somos una sociedad”, agregó.

Garza señaló que para atender estos retos, además de ser una institución high tech y aprovechar la tecnología al máximo, es indispensable tener también un enfoque high touch, es decir, de mucha cercanía.

“Somos universidad, unidad en la diversidad. Debemos aprender a ver en las diferencias elementos de unidad y de entendimiento, porque al final del día somos una sociedad”.

Así aborda el Tec el aspecto socioemocional

Al hablar sobre las iniciativas que ha desarrollado el Tec de Monterrey, Garza dijo que dentro del Modelo Educativo Tec21 fueran definidas 7 competencias transversales para el desarrollo integral de los estudiantes.

“De estas competencias transversales, 2 tienen que ver con el aspecto socioemocional: la inteligencia social, y el autoconocimiento y gestión.

“La idea es que se desarrollen a lo largo de su experiencia en el Tec. Adicional a esto, diseñamos e implementamos un modelo de bienestar, el cual incluye 7 dimensiones en aspectos como físico, emocional, espiritual, ocupacional, etcétera”, agregó.

Como parte de este modelo también hay figuras que fueron transformadas, por ejemplo, los directores de carrera, quienes tenían responsabilidades principalmente académicas; hoy, hay 3 roles que abarcan una visión más amplia en la formación de los estudiantes:

-Mentor de éxito

-Mentor académico

-Director de programa

Señaló que para atender el aspecto socioemocional de su comunidad, el Tec implementó programas como TQueremos, el cual tiene distintas iniciativas como Testigo Activo y la metodología QPR (siglas que se traducen al español como preguntar, persuadir y referir).

“Son cursos con los que capacitamos a los alumnos para que puedan identificar situaciones de riesgo en sus compañeros, y a su nombre enviar un mensaje o acudir para dar seguimiento al caso.

“Hoy tenemos que 1 de cada 5 estudiantes ha tomado esa capacitación. A los padres de familia también les ofrecemos estas capacitaciones de Testigo Activo y de QPR”, añadió.

Para los profesores, la institución también desarrolló programas y capacitaciones en el tema de ayuda socioemocional, algunos desde antes de la pandemia. Actualmente al menos un 30% de los profesores ha tomado una capacitación.

“Algo que también funciona mucho es esa propia vocación del profesor como un formador, el cual es empático y sensible a las necesidades de sus alumnos. El de los profesores es un papel fundamental para dar seguimiento a los estudiantes”, comentó.

El Modelo Tec 21 está basado en un aprendizaje con retos, en el que se busca que los alumnos adquieran mucha más experiencia con pruebas como las que enfrentarán fuera de la universidad.



« Especial »