Joven TEC


Aprendizajes y retos de una madre junto a su hijo autista

Aprendizajes y retos de una madre junto a su hijo autista
"Para mí las pequeñas cosas, los pequeños avances, son grandes logros que nos hacen llegar a las metas", señala Cristy sobre su hijo Said.

Publicación:02-04-2021
++--

Cristina Requejo, colaboradora del Tec campus Laguna, comparte su testimonio de vida y el de su hijo en el Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo.

"Said vino a cambiarme la manera de ser, de pensar y de actuar. Yo era una persona muy estructurada y exigente; con él he desarrollado la paciencia y he aprendido a sorprenderme por las pequeñas cosas".

Así resume Cristina Requejo el aprendizaje y las experiencias junto a su hijo de 7 años, quien tiene autismo, condición ubicada en lo que se conoce como Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Cristy, como es conocida en el Tec campus Laguna en donde coordina el Centro de Desarrollo Docente e Innovación Educativa (CEDDIE), combina su vida profesional con la de mamá de tiempo completo.

En el marco del Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo, que se celebra el 2 de abril, la profesora y colaboradora del Tec comparte su testimonio.

"El principio fue lo más difícil"

Cristy comparte que el conocer la condición de su hijo la enfrentó a algo que nunca se imaginó.

"Es complicado, tienes sueños, te creas una vida ideal y fácil y te das cuenta de que va a ser diferente, que tendrás que trabajar más que los demás. El principio fue lo más difícil".

Así recuerda el momento en el que se percató de la situación de Said.

"Yo estaba en un congreso fuera de la ciudad y hacía videollamadas para ver al niño y le decía a mi mamá que sentía que estaba enojado conmigo porque no me volteaba a ver".

"A los 2 años, decidimos que era tiempo de meterlo a la escuela porque ya teníamos sospechas de que algo pasaba, se ponía muy callado, rechazaba alimentos que ya comía, le hablabas por su nombre y no volteaba", detalló.

"'¿Señora, su hijo escucha bien? Es que le hablamos y no voltea'", fue el comentario que le compartieron tras dos días de Said en la escuela, situación que le hizo acudir a un centro de estimulación temprana.

"En el centro nos confirmaron que era autismo; fue la noticia más dura porque nos dijeron que era autismo severo", afirmó.

Cristy relata que con la ayuda de terapias físicas, de lenguaje y de integración sensorial, Said comenzó a mejorar, pero eso solo la incentivó a ir por más.

"Con las terapias comenzó a mejorar, pero nos dimos cuenta de que su desarrollo iba desfasado y empezamos a buscar más opciones.

"Ahora estamos en un centro que nos brinda equinoterapia, terapia acuática, integración sensorial y nos ayuda muchísimo", destaca.

Con el esfuerzo de Cristy, Said se mantiene en clases durante la mañana en una escuela regular y durante la tarde acude a sus terapias.

 "La integración sensorial es la base de todo", considera la colaboradora Tec, al referirse a actividades que ayudan al cerebro a tomar la información que se reciben de los 5 sentidos.

Principales retos

De acuerdo a información del Hospital Zambrano-Hellion, el trastorno autista es la forma más grave de los desórdenes que se engloban dentro del Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Cristy lo vive de esta forma: "lo notas en la falta de comunicación, no sólo verbal, sino en toda ausencia de interacción social.

"Otros aspectos es que a veces no pueden tener cierto tipo de ropa, porque les lastima; cortarles el pelo y las uñas es un reto. También hay niños que son muy selectivos con la alimentación, otros que hacen movimientos repetitivos".

También compartió que son muy estructurados en cuanto a su rutina y actividades diarias.

Consejos para otros padres y madres 

Desde su experiencia, Cristy asegura que el primer consejo para enfrentar esta condición como padre o madre es entrar al proceso de aceptación mediante terapia.

"Lo primero es ir con un psicólogo que te ayude a aceptarlo; segundo, sería buscar la atención para el niño y te ayuden a descubrir cuáles son sus necesidades".

También destaca la importancia de la observación desde pequeños."Entre más temprano se empieza con ellos, más les puedes ayudar a mejorar su calidad de vida", aseguró.

También, recomendó terapias sensoriales, de lenguaje y conductuales, además de la atención de un nutriólogo, ya que ha visto cómo la alimentación juega un rol importante para su sistema nervioso.

"Cuando desarrollan todo esto comienzan a progresar, mejoran en su atención, contacto visual, la repetición y aprenden cosas. Esto es la base y es como el primer paso a donde tienes que llegar primero y obviamente la alimentación".

También sugirió, que cuando ingresen a una institución educativa, dar a conocer el diagnóstico del menor para una atención adecuada.

En casa, recomienda mantener el contacto en todo momento, además del uso de juguetes didácticos, así como dispositivos como columpios y escaleras para la realización de ejercicios básicos.

"Lo mejor es tenerlos conectados, y qué mejor manera de estarlo que conviviendo contigo".

"Mi sueño es que él sea independiente"

Pequeños pasos, grandes logros

El trabajar al ritmo de Said es lo que motiva a Cristy a no bajar la guardia en su dedicación como mamá.

"Para mí las pequeñas cosas, los pequeños avances, son grandes logros que nos hacen llegar a las metas.

"Mi niño ahorita ya está con sumas, sabemos que lee porque le empiezas a dictar, pero poco a poco comienza a escribir algunas sílabas o letras y para nosotros es un gran logro", afirmó.

Sobre la importancia de sensibilizar más a la sociedad sobre personas con esta condición, aseguró que cada persona con austimo, al igual que Said, se encarga de esta misión.

"Creo que cada niño viene y se hace cargo de su entorno. Yo nunca me imaginé que la gente a mi alrededor iba a conocer del tema, pero una vez que identificas a una persona con autismo, ya no discriminas y ya no los ves raro porque conoces ese caso".

Si bien el camino apenas empieza, Cristy asegura que su objetivo de vida es velar siempre por el bienestar de su hijo.

"Mi sueño es que él sea independiente. ¿Me va a costar más? Sí, pero a final de cuentas queremos lo que toda familia quiere: que sean independientes y sean incluidos, que él pueda hacer su vida cómo debe ser cuando yo ya no esté", culminó.



« Especial »