Consterna a ONU “uso de la fuerza excesiva” en Melilla

Consterna a ONU “uso de la fuerza excesiva” en Melilla


Publicación:29-06-2022

TEMA: #ONU  

version androidversion iphone
++--

Antonio Guterres, expresó su “consternación” por “la violencia en la frontera” y aseguró que “el uso de la fuerza excesiva es inaceptable”

Madrid. La tragedia de Melilla, en la que murieron entre 23 y 45 personas -la cifra definitiva de fallecidos sigue sin hacerse pública-, provocó una aireada reacción por parte de la Naciones Unidas (ONU), cuyo secretario general, Antonio Guterres, expresó su “consternación” por “la violencia en la frontera” y aseguró que “el uso de la fuerza excesiva es inaceptable”.

El presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, insistió en tildar los hechos de “ataque violento a la integridad territorial” y volvió a elogiar, por tercera ocasión, la actuación de las policías de Marruecos y España.

En la madrugada del pasado viernes, en la frontera entre Nador, Marruecos, y Melilla, España, un grupo de unos dos mil migrantes subsaharianos, la mayoría procedentes de Sudán de Sur, un país en guerra, intentó saltar de forma masiva la valla fronteriza. Es un muro electrificado, ataviado con alambres de púas y un sistema de seguridad sofisticado que mide entre seis y diez metros de altura. En el salto masivo muchos migrantes se quedaron colgados y pasado un tiempo cayeron desde lo más alto, otras resbalaron, otros simplemente tropezaron con sus propios compañeros. Las imágenes difundidas por las organizaciones no gubernamentales, sobre por la Asociación Marroquí de Derechos Humanos y Caminando Fronteras, muestran con nitidez la brutal represión de la gendarmería marroquí y, en menor medida, de los agentes de la Guardia Civil española.

Cinco días después de la tragedia, el gobierno marroquí cerró a cal y canto la zona del drama y se niega a dar información transparente, sobre todo en confirmar la cifra defitiva de muertos, que según la versión oficial marroquí son 23, pero que contrasta con los informes de las ONG, que hablan de 37 e incluso 45.

Ante la masacre, el secretario general de la ONU publicó en sus redes sociales un mensaje: “Estoy consternado por la violencia en la frontera entre Nador y Melilla el viernes, que provocó la muerte de decenas de migrantes y solicitantes de asilo. El uso de la fuerza excesiva es inaceptable, y los derechos humanos y la dignidad de las personas que se desplazan deben ser prioritarios para los países”.

Un mensaje que su suma al del vocero de la ONU, Stéphane Dujarric, quien afirmó: “Ya que me preguntan por eso, quiero expresar, utilizando un término que ya hemos usado, cuán conmocionados estuvimos con las imágenes de la violencia que vimos en la frontera entre Marruecos y España en el norte de África este fin de semana.Vimos también el uso de fuerza excesiva de las autoridades, que debe ser investigado porque es inaceptable. Los estados tienen obligaciones bajo la ley internacional, la ley internacional de los derechos humanos y las leyes de refugiados, y todas deben respetarse”.

A la condena se sumaron 50 eurodiputados, la mayoría procedentes de la izquierda y de los grupos ecologistas, que emitieron un comunicado conjunto en el que expresaron su total rechazo a los hechos y exigieron una investigación independiente que aclare con solvencio lo ocurrido. La carta la dirigieron a la Comisión Europea, en concreto al vicepresidente y jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, y a los comisarios de interior, Ylva Johansson, y política de vecindad, Olivér Várhely, a quienes les instan a que se vigile por el cumplimiento de la legislación europea por parte de todos los Estados miembros, incluida España, y que revise todos los acuerdos con el gobierno marroquí en materia de control migratorio para garantizar el respeto de los derechos humanos. “La Unión Europea no puede seguir siendo cómplice de episodios como estos, ni de más violencia, por lo que pedimos que se aplique una política migratoria basada en la acogida, los derechos humanos y las rutas legales y seguras, que es la mejor garantía de que estos hechos no vuelvan a producirse”, reza la carta.

Mientras crecen las condenas y las exigencias de una investigación imparcial, el presidente español insistió en atribuir el origen de la tragedia a un “asalto violento contra la integridad territorial”, impulsado por “las mafias que trafican con seres humanos”. Y ratificó sus elogios a la actuación de las fuerzas policiales marroquíes y españoles.



« Redacción »