Económico Valores


Cumple Slim 80 años


Publicación:29-01-2020
++--

Ahorro e inversión. Estas dos palabras han regido su vida desde muy niño

Este martes uno de los hombres más ricos del mundo y de los de mayor in-fluencia en el sector empresarial de México cumple 80 años. Carlos Slim Helú es, además, patriarca de una gran familia y de los pocos multimillonarios que más donan a las causas humanita-rias.

El ahorro y la inversión desde pequeños

Estas dos palabras han regido su vida desde muy niño. Bien conocida es la anécdota de que, con tan solo 12 años, obtuvo su primera chequera y compró acciones del Banco Nacional de Mé-xico. Su padre Julián Slim Haddad, quien había huido del Líbano, fue quien le enseñó el valor de ahorrar y administrar incluso el dinero que daba como “domingo”.

Ha sido esto uno de los pilares lo que le ha permitido construir y mantener el imperio que tiene desde hace más de 50 años.

Un hombre de familia muy unida

Los seis hijos del empresario más rico de México: Carlos, Marco Anto-nio, Patricio, Soumaya, Vanessa y Jo-hanna son cercanos a su padre y entre sí. Todos participan en las empresas fa-miliares, incluidos sus yernos. Slim siempre ha tenido como su objetivo que su familia sea quien tenga las riendas de todas sus empresas, e incluso en 2016, se dio a conocer que sus dos nietos mayores (Rodrigo y Daniel, hijos de Vanessa y Daniel Hajj) empezaran a integrarse a dos de las em-presas: Daniel Jr. al consejo de Minera Frisco y Rodrigo al del Soinmob Inmo-biliaria Española.

A pesar de su fortuna, todos los hijos del magnate cursaron en México su educación, incluida la universitaria, y así ha sucedido con sus nietos. La fa-milia es el centro de su vida.

¿Quién le conoce un escándalo a Carlos Slim? La respuesta es nadie. En 80 años de vida, el dueño de Telmex se ha sabido manejar con diplomacia, so-briedad y sencillez. A pesar de que en-viudó en 1999, nunca se le ha conocida una novia o siquiera ha habido rumores de algún amor.

Parece que todo lo que ha hecho el empresario es dedicarse a crecer sus empresas y estar cerca de sus hijos y sus nietos. Eso sí, disfruta de la cultura y el arte y es por demás conocidas sus inversiones en estas áreas, como el Mu-seo Soumaya y más recientemente el Museo Soumaya-Casa Guillermo To-var de Teresa, en la Roma.

Aunque muchos morirían por tener una entrevista o encuentro con este millonario, Slim siempre ha mantenido un bajo perfil y no le gustan los reflectores. Desde hace muchísimos años no concede una entrevista y, cuando lo hacía, eran esporádicas. Las pocas pa-labras que dice en público tienen que ver con cuestiones gubernamentales y de inversiones, nunca habla de su vida personal, ni de sus hijos.



« El Universal »