Cultural Más Cultural


Muestran la lucha libre como espacio de unión Japón-México

Muestran la lucha libre como espacio de unión Japón-México
La serie de tres cortos contiene material inédito tanto de México como de Japón

Publicación:24-06-2020
++--

En el documental se muestra la arena Azteca Budokan como un lugar de transculturación entre México y Japón a partir del deporte de la lucha libre

Ciudad de México.-La lucha libre propicia la transculturación, así lo sustenta la realizadora Ana Álvarez Velasco en la serie Arigato Neza, que, en tres cortometrajes, exhibe que el protagonismo de las mujeres en este deporte es latente en zonas periféricas de la Ciudad de México.

Apelé a nuestras conexiones con otras partes del mundo y brindar una mirada hacia afuera para acercarnos con el otro y mostrar que compartimos algo muy cercano: la lucha libre, expresó Álvarez.

Arigato Neza versa sobre un japonés que vino a México para aprender las llaves que se aplican en este país y una luchadora mexicana que vivió 15 años en Japón, así como del espacio central, aunque geográficamente periférico, que ha permitido que existan estos vasos comunicantes de mestizaje y transculturación: la arena Azteca Budokan de Ciudad Nezahualcóyotl.

Este trabajo, que comenzó en 2014, es resultado de un proyecto del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) y de la investigación sobre lucha libre en México y Japón, el cual surgió con el propósito de retratar dos situaciones: el protagonismo de las mujeres en la lucha libre de ambos países, así como los espacios de intercambio cultural.

Centro de articulación comunitaria

Es interesante mostrar cómo un lugar que se percibe periférico, como Nezahualcóyotl, estado de México, se vuelve un centro cultural, a partir de la lucha libre; además, quería mostrar la participación de las mujeres en una esfera dominada por hombres e historias de vida inspiradoras.

También evidencia que la arena es un espacio importante en el que conviven diferentes perspectivas y se convierte en un centro de entretenimiento, pero también de articulación de cultura comunitaria y de conocimiento importante, porque los luchadores japoneses vienen para aprender el estilo mexicano; además de esto, la arena le habla a gente de distintos lugares.

En el documental se muestra la arena Azteca Budokan como un lugar de transculturación entre México y Japón a partir del deporte de la lucha libre, así como la interacción entre la mexicana Esther Moreno y el japonés Yuichiro Tahra.

Diferencias y similitudes

A través de entrevistas y fragmentos de los combates de los luchadores de ambos países, en el documental se pueden observar las diferencias y similitudes culturales entre las dos naciones, al igual que el intercambio de técnicas.

Álvarez Velasco señaló que participó con el propósito de ofrecer una mirada hacia otras naciones y demostrar que hay elementos culturales que las unen.

La serie de tres cortos contiene material inédito tanto de México como de Japón.

Este proyecto fue seleccionado en la convocatoria Movimiento de Arte en Casa y se puede ver en la sección Comunidad Contigo, de la plataforma Contigo en la Distancia.



« Redacción »