Legal


Mejoran capacitaciones legales en ARSPNE


Publicacion:06-07-2018

+ + - -

Estas tareas fueron llevadas a cabo con esmero de manera reciente y en una ceremonia de clausura del Proceso Nacional de Acreditaci贸n.

Como parte de sus tareas diarias de mejorar el desarrollo legal de sus miembros recientemente ARSPNE concluyó la primera etapa nacional de acreditación de replicadores para la consolidación del Sistema de Justicia Penal.

Estas tareas fueron llevadas  a cabo con esmero de manera  reciente y en una  ceremonia de clausura del Proceso Nacional de Acreditación de Replicadores para la Consolidación del Sistema de Justicia Penal en las instalaciones de la Academia Regional de Seguridad Pública del Noreste (ARSPNE), sede Monterrey.

Donde por cierto  el  evento contó con la participación de autoridades de la seguridad pública y distintas áreas afines de la región: el Lic. Bernardo Jaime González Garza, Secretario de Seguridad Pública del Estado de Nuevo León; Mtro. Óscar Paulino Lugo Serrato, Director de la Facultad de Derecho y Criminología de la Universidad Autónoma de Nuevo León; Lic. Rafael Antonio Torres Fernández, Director del Instituto de la Judicatura del Estado de Nuevo León y el Inspector General Juan Manuel Martínez Luévano, de la Coordinación Estatal de la Policía Federal en Nuevo León, quienes dirigieron un mensaje a las y los elementos graduados; de igual manera se contó con la presencia de invitados especiales, directores de academias e instituciones estatales y municipales, sociedad civil y familiares de los graduados.

Además en  representación de la generación, la Lic. Oralia Cantú Herrera, adscrita a la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Guadalupe, NL., dirigió unas emotivas palabras, donde refirió “la gran responsabilidad que se tiene como policías de capacitarse y actualizarse en el Sistema de Justicia Penal, pero además, el agradecimiento a las autoridades que hicieron posible esta capacitación, al conjuntar esfuerzos y coordinar acciones”.

Dicho ello durante la ceremonia de clausura, se exaltó por parte de las autoridades participantes, que el Proceso anteriormente mencionado, es producto de la coordinación de la ARSPNE con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, puesto que se articulan esfuerzos y acciones encaminadas entre distintas instituciones para sumar a la capacitación, formación, profesionalización y certificación policial.

Además en  esta ocasión dichas acciones derivaron en la impartición de talleres teórico-prácticos, en los cuales se capacitó más de 70 elementos policiales pertenecientes a 6 entidades del país, de la región noreste y occidente.

Por último, el Director de la ARSPNE, el Dr. Israel Ortiz Villar, destacó el firme compromiso de la institución que representa, para dar cumplimiento a la política nacional y a los mandatos contenidos en la legislación correspondiente, en materia de profesionalización policial, exhortando a los hoy graduados, a replicar los conocimientos adquiridos con la mayor responsabilidad posible, pues como protagonistas del nuevo Sistema de Justicia Penal, deben responder eficazmente al llamado ciudadano, de garantizar la paz y tranquilidad de cara a esta nueva forma de hacer justicia.

SUS AVANCES PARA BIEN

Desde hace tiempo el desarrollo de la ARSPNE ha sido para bien, tan solo en sus historia moderna, han aplicado capacitaciones en la  detención en flagrancia, donde ya sus elementos conocen más de los procedimientos policiales como Primer Respondiente en el Sistema Penal Acusatorio

Además de que conoce más de los procedimientos policiales como Primer Respondiente en el Sistema Penal Acusatorio

Por ejemplo se ls ha explicado a los oficiales que al recibir la denuncia, el o la policía debe proceder directamente a la investigación de los hechos. Es importante contar con los datos que faciliten la ubicación y motivo de la denuncia; de igual forma, debe notificarse al personal superior y al Ministerio Público.

Inclusive que al  llegar al lugar, deben corroborarse los hechos y datos aportados en la denuncia y reportar de inmediato al Ministerio Público. Si se presenta una emergencia que implique víctimas o personas heridas, debe darse prioridad a su atención y posteriormente reportar al Ministerio Público.

Es por ello que en  caso de un hecho delictivo en flagrancia, debe procederse a la detención de la persona imputada. Se trata de una de las labores más complejas del policía como primer respondiente, pues ante todo debe preservarse la integridad de la víctima, de la sociedad en general, de la persona imputada y la del propio personal policial. 

Las situaciones que se presentan en una detención en flagrancia son varias, como en el momento de la consumación del delito o instantes después del mismo, sin que se haya interrumpido la búsqueda o localización de la persona imputada.

En caso de que la persona imputada tenga posesión de un artículo reportado como robado.

Y se ha visto en adiestramientos y capacitación el como  proceder a la detención debe evaluarse las circunstancias para determinar su viabilidad; en caso de riesgos o la necesidad de apoyo, se informa al Ministerio Público y se atiende lo que instruya. Es importante mencionar que no puede detenerse a una persona bajo la sospecha de que se está cometiendo o podría cometerse un delito, ni por testigos de oídas, conjeturas o asuntos personales.

“En el Sistema Penal Acusatorio el objetivo principal es esclarecer los hechos y hacer cumplir la ley sin violentar los derechos humanos. En una detención solo se debe recurrir al uso de la fuerza racional para proteger la vida e integridad física de las personas involucradas”.

Esto quiere decir que se debe usar la fuerza únicamente para garantizar el éxito de la detención y no como testigo, aleccionamiento o represalia.

Legalmente en el uso de la fuerza pública se deben aplicar cuatro principios y seis niveles.

La oportunidad, que implica que la acción debe orientarse a neutralizar el daño inminente o que está sucediendo. 

La necesidad, que se refiere a aplicar la fuerza cuando sea estrictamente necesario. 

La proporcionalidad, que indica que la fuerza debe ser igual a la resistencia  o agresión recibida, a su intensidad, duración y magnitud. 

La racionalidad, que establece que se debe emplear con lógica y no en respuesta a insultos, amenazas o intentos de soborno; hay que mantener la calma, la dignidad y el honor policial en todo momento. 

Los seis niveles en el uso de la fuerza dependen de la resistencia de la persona imputada en la detención y se refieren a los siguientes puntos: 

La presencia, en donde el o la policía debe presentarse utilizando de manera adecuada el uniforme y equipo, con una actitud diligente. 

La verbalización, que implica que lo primero que se debe hacer es disuadir de la actividad delictiva o acto hostil, además de advertir de que en caso de negase se hará uso de la fuerza. 

El control policial, donde se deberán realizar movimientos de contención para impedir cualquier resistencia de la persona imputada. 

La reducción física de movimientos, que implica que se proceda a la inmovilización y control de la persona imputada cuando se presente resistencia violenta; ello incluye técnicas de combate control cuerpo a cuerpo y/o cinchos de seguridad, verificando que se encuentren colocados de forma correcta para evitar daños físicos a la persona detenida. 

El uso de la fuerza no letal, que refiere que si excepcionalmente es necesario hacer uso de la fuerza no letal, se emplea el bastón policial u otros objetos como medio de control, procurando que no causen daño físico severo. 

El uso de la fuerza letal, que es el resultado de repeler una agresión real, inminente y actual que lleve a la defensa de la propia vida o la de otra persona. Si a consecuencia de la detención, alguna de las personas involucradas resulta lesionada, el o la policía debe brindar atención médica y contactar inmediatamente a los servicios de emergencia. 

“Cuando la persona imputada está asegurada y se encuentre en pleno conocimiento de ninguno de los o las intervinientes corre peligro o requiere de asistencia médica de emergencia, lo primero que debe hacerse es informarle sus derechos”.



« El Porvenir / Alberto Medina »
No hay comentarios
Para publicar un comentario relacionado a la nota por favor llene todos los campos del siguiente formulario